Es­pa­ña uni­da

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - AGENDA - Mar­ta Sei­jas

Pa­ra al­guien cre­yen­te co­mo yo, tal vez es­ta afir­ma­ción ro­ce la blas­fe­mia, pe­ro sin du­da mi pa­dre era y si­gue sien­do mi Dios. Allá por el año 50, aban­do­nó su tie­rra rum­bo a As­tu­rias bus­can­do un fu­tu­ro me­jor, y con tra­ba­jo y es­fuer­zo (que es co­mo se con­si­guen las co­sas por mu­cho que los de la nue­va po­lí­ti­ca no lo en­tien­dan) lo lo­gró. ¿Por qué os cuen­to es­to?, sen­ci­llo, por­que si al­go me in­cul­có y en­se­ñó aquel are­sano fue a apren­der a amar a su tie­rra, or­gu­llo­so de ser de una al­dea, or­gu­llo­so de ser de Chan­te­iro, de su playa, de su Vir­gen de la Mer­ced, de su Ares y su Se­ma­na San­ta; de su Ga­li­cia del al­ma, de Ro­sa­lía y Cu­rros En­rí­quez, de Ana Ki­ro, A Ro­da, Los Ta­ma­ra, Pu­cho Boe­do… De su Após­tol San­tia­go, de su Fe­rrol de­par­ta­men­tal, de su pul­po, su co­ci­do y su vi­ño da te­rra; de nues­tro Su­per Dé­por que tan­to nos ha­cía su­frir… Y de su mar, ese atlán­ti­co en­fu­re­ci­do que en su re­la­to era un mar en cal­ma. Ama­ba a la Ga­li­cia que le vio na­cer —y a la que, pa­ra­do­jas de la vi­da yo hi­ce mi ho­gar ha­ce 21 años—, a la As­tu­rias que le aco­gió con los bra­zos abier­tos y an­te to­do a Es­pa­ña, y así nos edu­có a mí y a mi her­ma­na. Con la ne­ce­si­dad de una Es­pa­ña uni­da pa­ra ser más fuer­te en be­ne­fi­cio de to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas; con el res­pe­to a nues­tra Cons­ti­tu­ción y a las nor­mas es­ta­ble­ci­das. Con la pre­mi­sa siem­pre de que la li­ber­tad de ex­pre­sión del otro ter­mi­na don­de em­pie­za la mía… Por eso me en­tris­te­ce lo que es­tá pa­san­do en Ca­ta­lu­ña, esa Ca­ta­lu­ña que le pe­se a quien le pe­se es Es­pa­ña. Don­de los se­ce­sio­nis­tas pre­ten­den adoc­tri­nar a nues­tros hi­jos, don­de in­ten­tan ais­lar a quien no com­par­te su idea­rio, don­de al­gún char­ne­go co­mo Ru­fián in­ten­ta dar lec­cio­nes de ca­ta­la­ni­dad a los que se sien­ten ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les —eso sí, mien­tras co­bra en el Con­gre­so de los Dipu­tados e in­sul­ta a la Cons­ti­tu­ción que per­mi­te que se ha­ya pre­sen­ta­do a unos co­mi­cios elec­to­ra­les gra­cias a los cua­les tie­ne su es­ca­ño—. Por fa­vor, cal­ma, bas­ta de en­fren­ta­mien­tos te­rri­to­ria­les, bas­ta de rein­ven­tar la his­to­ria, bas­ta de ju­gar con la uni­dad de la na­ción con desafíos sui­ci­das a la Car­ta Mag­na, por­que hoy más que nun­ca Es­pa­ña so­mos to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.