El cuar­to cam­bio en el go­bierno fe­nés

La ines­ta­bi­li­dad y los pac­tos han mar­ca­do el rum­bo de la al­cal­día des­de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del 2015

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - COMARCAS - CAR­LA ELÍAS

Fe­ne se en­fren­ta es­te mes a la cuar­ta mo­di­fi­ca­ción del go­bierno mu­ni­ci­pal tras los re­sul­ta­dos de las úl­ti­mas elec­cio­nes ce­le­bra­das en ma­yo del 2015. La mo­ción de cen­su­ra pre­sen­ta­da el miér­co­les por el PP y So­mos Fe­ne ha desata­do una nue­va ma­re­ja­da en una al­cal­día na­cio­na­lis­ta que nun­ca con­si­guió guar­dar la cal­ma.

¿Cuá­les fue­ron los re­sul­ta­dos de los co­mi­cios?

El PP con­si­guió al­zar­se co­mo la fuer­za más vo­ta­da en las úl­ti­mas elec­cio­nes ob­te­nien­do sie­te con­ce­ja­les. No obs­tan­te, la fal­ta de apo­yo ini­cial del res­to de fuer- zas, ubi­ca­das en la izquierda del ar­co po­lí­ti­co, los re­le­gó a la opo­si­ción. El na­cio­na­lis­ta Ju­ven­tino Tri­go con­si­guió sin em­bar­go asen­tar­se al fren­te de la al­cal­día su­man­do, a los cua­tro edi­les del BNG, tres del PSOE y dos de So­mos Fe­ne.

¿Cuán­to du­ró el tri­par­ti­to?

Ofi­cial­men­te po­co más de un año. La ex­pul­sión de hi­zo pú­bli­ca en agos­to del año pa­sa­do tras vo­tar los so­cios en contra de los pre­su­pues­tos. En­ton­ces alu­die­ron que el BNG in­cum­plió acuer­dos del pac­to co­mo in­vo­lu­crar a los vecinos en el do­cu­men­to, que no se les ha­bía en­tre­ga­do con an­te­rio­ri­dad pa­ra es­tu­diar y cri­ti­ca­ron que se pre­sen­ta­sen en for­ma de mo­ción de ur­gen­cia. Y una vez se ma­te­ria­li­zó la ex­pul­sión se ini­ció un cru­ce de acu­sa­cio­nes en­tre los com­pa­ñe­ros has­ta en­ton­ces.

¿Có­mo se apa­ci­guó la cri­sis?

El des­en­cuen­tro no hi­zo más que acre­cen­tar­se. Du­ran­te dos me­ses el BNG si­guió al fren­te en so­li­ta­rio con cua­tro edi­les de una cor­po­ra­ción de 17. Y, a pe­sar de que el blo­que de la opo­si­ción —en esos mo­men­tos PP, PSOE y So­mos Fe­ne— apo­ya­ban pleno tras pleno mo­cio­nes re­pro­ban­do la ac­ti­tud del al­cal­de y pi­dien­do su di­mi­sión, nun­ca tu­vo con­se­cuen­cias. Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción acer­có a EU, tam­bién en la opo­si­ción, al BNG fra­guán­do­se un nue­vo bi­par­ti­to en oc­tu­bre. Real­men­te EU ya ha­bía fir­ma­do tam­bién el pac­to al ini­cio del go­bierno aun­que no ha­bían en­tra­do.

¿Con­si­guie­ron la es­ta­bi­li­dad?

Su­man­do so­lo cin­co edi­les, la alian­za en­tre el BNG y EU no lle­gó a te­ner nun­ca la ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra apa­ci­guar la si­tua­ción. De es­ta for­ma no lle­ga­ron a apro­bar, cri­ti­có la opo­si­ción, cues­tio­nes de vi­tal re­le­van­cia co­mo los pre­su­pues­tos o avan­zar en el plan de ur­ba­nis­mo. Y du­ran­te el úl­ti­mo año los ru­mo­res e in­ten­tos pa­ra pre­sen­tar la mo­ción de cen­su­ra han si­do cons­tan­tes. El acer­ca­mien­to en­tre el PP, PSOE y So­mos Fe­ne pro­vo­có, por ejem­plo, las di­mi­sio­nes del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE lo­cal, Joaquín Aya­la, y el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción, Jo­sé Pi­co; o la ex­pul­sión de los edi­les de So­mos Fe­ne de Par­ti­ci­pa­ción De­mo­crá­ti­ca Di­rec­ta, el par­ti­do ins­tru­men­tal con el que con­cu­rrie­ron, sus­pen­di­da re­cien­te­men­te de for­ma cau­te­lar por el juz­ga­do.

¿Có­mo ha si­do po­si­ble un pac­to en­tre el PP y So­mos?

Una vez los dos edi­les de So­mos han de­ja­do de ser con­si­de­ra­dos no ads­cri­tos por re­so­lu­ción ju­di­cial las ma­te­má­ti­cas han vuel­to a cua­drar pa­ra pre­sen­tar la mo­ción de la que se ha des­mar­ca­do ini­cial­men­te el PSOE. Y el acer­ca­mien­to ya es­ta­ba más que consolidado ba­jo la pre­mi­sa del «des­go­bierno» ac­tual. Ya ha te­ni­do con­se­cuen­cias con las du­ras crí­ti­cas de En Ma­rea, par­ti­do al que apo­ya­ron los edi­les de So­mos pú­bli­ca­men­te en las elec­cio­nes. La nue­va aca­de­mia de Ope­ra­ción Triun­fo (OT 2017) abri­rá sus puer­tas el lu­nes 23 de oc­tu­bre. Y allí es­ta­rá la jo­ven can­tan­te eu­me­sa Mi­riam Ro­drí­guez

Gallego, que en una en­tre­vis­ta a

La Voz es­te ve­rano ex­pli­ca­ba que se ga­na­ba la vi­da ac­tuan­do en con­cier­tos y bo­das mien­tras es­pe­ra­ba ser una de las ele­gi­das.

M. Ro­drí­guez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.