Em­pren­de­do­res con ga­nas de «rein­ven­tar» el Mer­ca­do Cen­tral

Los re­cién lle­ga­dos a la pla­za de abas­tos creen que ha­ce fal­ta más pro­mo­ción y nue­vas ideas para re­vi­ta­li­zar la ac­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - FERROL - BEA­TRIZ AN­TÓN

Ilu­sio­na­dos por el camino que aca­ban de em­pren­der, aunque al­go «cha­fa­dos» por la fal­ta de aten­ción y el aban­dono que creen que su­fre el es­pa­cio que han ele­gi­do para abrir­se hue­co en el mun­do la­bo­ral. Así es co­mo se sien­ten los nue­vos ope­ra­do­res que han des­em­bar­ca­do es­te año el Mer­ca­do de A Mag­da­le­na, un pu­ña­do de em­pren­de­do­res que se pue­den con­tar con los de­dos de las dos ma­nos y que, aunque muy po­co a po­co, es­tán con­tri­bu­yen­do a que los pues­tos va­cíos de la pla­za vuel­van a su­bir la per­sia­na tras la mar­cha de sus an­te­rio­res res­pon­sa­bles.

La úl­ti­ma en llegar ha si­do So­nia Ro­drí­guez, una jo­ven de San Sa­dur­ni­ño que ayer mis­mo se es­tre­nó en el mer­ca­do con É con til, un pues­to en el que se pue­den en­con­trar fru­tas y ver­du­ras «sen quí­mi­cos, de ki­ló­me­tro ce­ro e de tem­pa­da». To­dos ellos, sal­vo las pa­ta­tas —de cul­ti­vo eco­ló­gi­co y traí­das des­de Chan­ta­da—, pro­ce­den de bio­pro­duc­to­res de la co­mar­ca y de las dos ex­plo­ta­cio­nes que So­nia y su pa­re­ja tie­nen en San Sa­dur­ni­ño y Se­des. «Nós xa hai tem­po que ven­día­mos a do­mi­li­cio, pe­ro que­ría­mos am­pliar mer­ca­do e de­ci­di­mos apos­tar por A Mag­da­le­na por­que a mín gús­ta­me moi­to Fe­rrol e a esta pla­za té­ño­lle moi­to ca­ri­ño, por­que é a pla­za á que ve­ño des­de que te­ño uso de ra­zón», di­ce esta nue­va pla­ce­ra que se con­fie­sa emo­cio- na­da con la aven­tu­ra que aca­ba de em­pren­der, aunque no ocul­ta su en­fa­do con el Con­ce­llo. «A tra­mi­ta­ción é moi te­dio­sa; pe­dín o posto en ou­tu­bro e ata esta se­ma­na non pui­den ins­ta­lar­me. E por ri­ba di­so, en­tre­gá­ron­me o lo­cal en pre­ca­rio, sen luz», di­ce So­nia al tiem­po que de­man­da más apo­yo por par­te del Ayun­ta­mien­to. Ade­más, esta jo­ven em­pren­de­do­ra apues­ta por «rein­ven­tar» el mer­ca­do con nue­vas ini­cia­ti­vas y pro­yec­tos, co­mo, por ejem­plo, abrir por las tar­des al me­nos un día por se­ma­na, lo que a su jui­cio fa­vo­re­cía la lle­ga­da de clien­tes jó­ve­nes que, por su ho­ra­rio la­bo­ral, no pue­den com­prar por las ma­ña­nas.

En la pes­ca­de­ría

El re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la clien­te­la tam­bién es un re­to para los ne­den­ses Ma­nuel y Án­gel Pe­na, re­cién lle­ga­dos a la na­ve de Ucha —don­de atien­den Pes­ca­dos Galicia—, quie­nes re­cla­man al Con­ce­llo más «pro­mo­ción» para re­vi­ta­li­zar la pla­za y me­nos «bu­ro­cra­cia» para fa­ci­li­tar la lle­ga­da de nue­vos ope­ra­do­res. A sus reivin­di­ca­cio­nes se su­man, tam­bién, Ni­co­lás Pe­drei­ro y Va­nes­sa No­voa, la jo­ven pa­re­ja de ce­dei­re­ses que des­de ha­ce sie­te me­ses co­man­dan Pes­ca­dos Ni­co. A su jui­cio, la «de­sidia» del Con­ce­llo que­da pa­ten­te en su pues­to, sin ha­ló­ge­nos des­de ha­ce mes y me­dio, y en la mis­ma en­tra­da de la na­ve de la Pes­ca­de­ría, don­de fal­ta una de las dos ho­jas de la puer­ta. «Es­ta­ba así cuan­do lle­ga­mos en abril y así si­gue», di­ce con ca­ra de re­sig­na­ción Ni­co.

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, tan­to él co­mo Va­nes­sa creen que la pla­za po­dría re­lan­zar el vue­lo si el Con­ce­llo la pro­mo­cio­na­se más y hu­bie­se más apar­ca­mien­tos. Con 23 oto­ños ya cum­pli­dos, Ni­co­lás y su pa­re­ja son los nue­vos ope­ra­do­res más jó­ve­nes. Su ca­so con- tras­ta con el de Do­lo­res San­tia­go, una ama de ca­sa de Es­me­lle que, tras más de trein­ta años de­di­ca­da al cui­da­do de sus hi­jos y sus ma­yo­res, qui­so pro­bar la aven­tu­ra de co­man­dar un ne­go­cio pro­pio.

Con 53 años y sin haber tra­ba­ja­do nun­ca an­tes, el pa­sa­do 2 de no­viem­bre se pu­so al fren­te de Mer­ce­ría Loly, un pues­to en el que ven­de ma­te­rial de cos­tu­ra, pe­ro tam­bién ropa in­te­rior o los clá­si­cos man­di­lo­nes de se­ño­ra. Aunque con ga­nas de tra­ba­jar y echar­le es­fuer­zo al ne­go­cio, Loly no ocul­ta su de­silu­sión. «Hu­bo un día que so­lo ven­dí una bo­bi­na de hi­lo, vie­ne po­ca gen­te, pe­ro no pien­so de­jar­lo. Si es­to no va bien, cam­bia­ré de ac­ti­vi­dad, pe­ro quie­ro se­guir aquí».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.