As Pon­tes rin­de ho­me­na­je a uno de sus ve­ci­nos más que­ri­dos, Pe­drón do Frei­xo

Atra­pa­do por su his­to­ria, Án­gel Cor­de­ro es­tam­pa la bio­gra­fía de es­te ve­cino pon­tés

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - PORTADA - MA­RÍA MEIZOSO

«Cuan­do lo co­no­cí su­pe que la su­ya era una gran his­to­ria, la de un ni­ño que no fue que­ri­do, pe­ro que con el tiem­po se ha trans­for­ma­do en una de las per­so­nas más apre­cia­das de esa zo­na». Así des­cri­be Án­gel Cor­de­ro —pro­fe­sio­nal del au­dio­vi­sual con 30 años de ex­pe­rien­cia— el im­pac­to que le pro­vo­có co­no­cer al que, in­me­dia­ta­men­te su­po, se­ría el pro­ta­go­nis­ta del do­cu­men­tal que ha di­ri­gi­do y que, tras años de tra­ba­jo, se es­tre­na es­te sá­ba­do en As Pon­tes.

Cor­de­ro, acom­pa­ña­do de un equi­po de 13 per­so­nas «que se han ido enamo­ran­do de él na­da más co­no­cer­lo», na­rra la vi­da de Jo­sé Ma­ría To­jei­ro Pi­ta, más co­no­ci­do co­mo Pe­drón do Frei­xo, des­de su ni­ñez has­ta la ac­tua­li­dad. «Su ma­dre lo de­jó al cui­da­do de sus tías y lo iba a ver po­co o na­da. A par­tir de ahí, fue sor­tean­do to­dos los pro­ble­mas que fue­ron sur­gien­do. Lo hi­zo con mu­cha dig­ni­dad y sin guar­dar ren­cor na­die. Lo cuen­ta to­do des­de la com­pren­sión», ex­pli­ca Cor­de­ro. Y así lo con­fir­ma­mos al ha­blar con el que a sus ca­si 85 años —los cum­pli­rá en ma­yo— se ha con­ver­ti­do en un ac­tor «co­mo la co­pa de un pino, da a cá­ma­ra de una for­ma es­pec­ta­cu­lar». Pe­drón re­cuer­da có­mo a los tres años «dei­xou­me mi­ña nai na mes­ma ca­sa na que si­go vi­vin­do. Dei­xou­me ao cui­da­do de dúas tías e da mi­ña avoa». «Foi­se —aña­de— ao xor­nal, pa­ra vi­vir, nun­ha épo­ca na que non ha­bía nin pa­ra co­mer».

El do­cu­men­tal, es­truc­tu­ra­do en cua­tro par­tes, se po­ne en mar­cha con un ins­tan­te que Pe­drón, ase­gu­ra el di­rec­tor, «tie­ne gra­ba­do a fue­go, al­go es­pe­cial­men­te in­ten­so pa­ra él». Se re­fie­re al día en el que co­no­ce a su pa­dre. «Fue en una fies­ta, te­nía 13 años y se acer­có a él. A par­tir de ahí se pue­de de­cir que tie­ne un pa­dre, em­pe­za­ron a tra­tar­se», re­la­ta. Y fue pre­ci­sa­men­te de su pa­dre, pa­ra­do­jas de la vi­da, de quien to­mó su apo­do. «Vi­vía nun lu­gar que se cha­ma­ba Pe­drón e por iso era co­ñe­ci­do co­mo An­drés do Pe­drón e por iso ta­mén me que­dou a min», in­di­ca Pe­drón do Frei­xo.

Un su­per­vi­vien­te

Con­fia­do y hos­pi­ta­la­rio, lle­gar a su ca­sa es lle­gar a la ca­sa de uno. Así se lo ha­ce sen­tir a quien lo vi­si­ta y así lo ha com­pro­ba­do el equi­po que du­ran­te más de un año gra­bó el do­cu­men­tal. En los días pre­vios al prees­treno, Pe­drón se mues­tra ilu­sio­na­do, «cla­ro que me fai gra­cia», pe­ro, son­rien­do, ma­ti­za que «can­do non me pu­xen ner­vio­so an­tes, ago­ra non vai ser». Cor­de­ro, que se ha ga­na­do su ca­ri­ño y ami­sO tad, des­ta­ca de su tre­men­da ex­pe­rien­cia vi­tal que «es un se­ñor que ha dor­mi­do a la in­tem­pe­rie la mi­tad de su vi­da. Ha ca­za­do, ha pes­ca­do, fue pio­ne­ro en el mun­do de las se­tas, tie­ne abe­jas... Es to­do un su­per­vi­vien­te. Se fue a Fran­cia a tra­ba­jar a un fá­bri­ca de que­so, pe­ro des­de su re­gre­so em­pe­zó a so­bre­vi­vir ha­cien­do de to­do». Tam­bién Pe­drón echa la vis­ta atrás pa­ra re­cor­dar có­mo se fue a Fran­cia y có­mo, tras pa­sar unos días de des­can­so en Frei­xo, «mi­ña abue­la cho­ran­do pe­diu­me que non me mar­cha­ra e fun es­tan­do, fun es­tan­do e que­dei­me». Y di­ce, «gra­cias a Dios, non es­tou arre­pen­ti­do».

Prees­treno

El Alo­vi pon­tés se ren­di­rá a Pa­drón es­te sá­ba­do. Un es­treno en el que Cor­de­ro es­pe­ra que «se vea a una per­so­na ca­paz de su­pe­rar to­das las di­fi­cul­ta­des que po­ne la tie­rra y un na­cer di­fí­cil». Y que, a pe­sar de to­do, «ate­so­ra una gran cul­tu­ra, la au­tén­ti­ca, la que apren­des con la vi­da. Se ha con­ver­ti­do en una per­so­na muy que­ri­da». A unos días de co­no­cer la reac­ción del pú­bli­co, el ma­yor pi­ro­po ya lo ha re­ci­bi­do: «La que hoy en día es su fa­mi­lia, la de Sa­lo­mé, me di­jo que Pe­drón ya se po­día mo­rir tran­qui­lo por­que con es­te do­cu­men­tal nun­ca se iría del to­do».

C. TOIMIL

La cin­ta arran­ca en los años de ni­ñez de Pa­drón y fi­na­li­za con una re­fle­xión del pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.