Gra­ni­to de A Bai­la­do­ra pa­ra el mun­do

Es­tá le­jos de las ci­fras de an­ta­ño, pe­ro los due­ños con­fían en re­cu­pe­rar­se con las ex­por­ta­cio­nes

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - FERROL - ÁLVARO ALON­SO TEX­TO JO­SÉ PAR­DO FOTOS FE­RROL / LA VOZ

En el ki­ló­me­tro 4 de la ca­rre­te­ra de Co­vas, en ple­na subida de A Bai­la­do­ra, los ojos de los con­duc­to­res siem­pre se van a uno de los cos­ta­dos. Allí es­tá, des­de 1957, la que hoy en día es la úni­ca can­te­ra de gran­des di­men­sio­nes de la zo­na. Des­de fue­ra so­lo se apre­cian mon­to­nes de ári­dos, pe­ro no se ve prác­ti­ca­men­te na­da de su ex­ten­sión. Ocu­pa unas 60 hec­tá­reas, aun­que, eso sí, la ac­ti­vi­dad es­tá le­jos de los pi­cos de pro­duc­ción de­ri­va­dos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, que en los pri­me­ros años de es­te si­glo lle­vó a la em­pre­sa, Can­te­iras Fe­rro­la­na, S. A., a fac­tu­rar más de dos mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras la pre­vi­sión pa­ra es­te año es de unos 400.000, un 75 % me­nos de aque­llas ci­fras. Sin em­bar­go, la vía de la exportación pa­re­ce ser una ven­ta­na más que in­tere­san­te pa­ra los pro­pie­ta­rios, que ya co­mer­cia­li­zan el gra­ni­to de Co­vas en Fran­cia, Ru­sia, los Paí­ses Ba­jos, Sudamérica y, po­si­ble­men­te den­tro de po­co, tam­bién Áfri­ca.

«En es­te mo­men­to no hay ofer­ta pú­bli­ca ni pri­va­da y eso lle­va consigo que la ven­ta ha­ya ba­ja­do un mon­tón», va­lo­ra Ro­ber­to Ro­drí­guez (Fe­rrol, 74 años), que lle­va co­mo due­ño des­de 1982. Ocho per­so­nas «re­pre­sen­ta­ti­vas» de Fe­rrol, ex­pli­ca, fue­ron los fun­da­do­res ha­ce 61 años. Más ade­lan­te en­tra­rían los her­ma­nos Co­be­lo y su fa­mi­lia, que fi­nal­men­te aca­ba­ría que­dán­do­se con to­do. A fi­na­les del úl­ti­mo año, los tres hi­jos de Ro­ber­to —uno con su mis­mo nom­bre, Fer­nan­do y Ma­ria­ne­la— pa­sa­ron a ser co­pro­pie­ta­rios, con un 5 % ca­da uno, y se­rán los que bus­quen dar con­ti­nui­dad al ne­go­cio. «Siem­pre me gus­tó el mun­do de la cons­truc­ción. Te­ne­mos ga­nas de co­ger el re­le­vo pa­ra sa­car ade­lan­te la em­pre­sa y dar­le una vi­da lar­ga», ex­pre­sa Fer­nan­do (Fe­rrol, 45 años), el más im­pli­ca­do en la com­pa­ñía, que se to­ma con op­ti­mis­mo el fu­tu­ro: «Hay po­si­bi­li­da­des y las pri­me­ras ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les han si­do po­si­ti­vas».

En­víos por vía ma­rí­ti­ma

Los ári­dos y la es­co­lle­ra de A Bai­la­do­ra se en­cuen­tran, di­ce, en una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra su en­vío a otras par­tes del mun­do por vía ma­rí­ti­ma. Por un la­do, por­que la ciu­dad es­tá en una es­qui­na bien ubi­ca­da y, a ni­vel in­terno, por­que tie­nen cer­ca el puer­to ex­te­rior, des­de don­de par­ten la ma­yo­ría de los pe­di­dos. Ade­más, pron­to se aña­di­rá el ac­ce­so fe­rro­via­rio. «In­ten­tar abrir nue­vos mer­ca­dos es fun­da­men­tal pa­ra po­der man­te­ner es­te ti­po de in­dus­tria», aña­de Fer­nan­do.

Los pe­di­dos se di­ri­gen so­bre to­do al sec­tor ma­rí­ti­mo, pa­ra pro­tec­ción de cos­tas y de puen­tes, se­gu­ri­dad sub­ma­ri­na, eó­li­ca offs­ho­re y un lar­go et­cé­te­ra. «Es una ma­te­ria pri­me­ra muy ne­ce­sa­ria, siem­pre va a ha­cer fal­ta», se­ña­la Fer­nan­do. Mien­tras an­tes la can­te­ra pro­du­cía más ári­dos —pie­dra pe­que­ña—, aho­ra la es­pe­cia­li­dad, por la de­man­da, es la es­co­lle­ra, que va de los 5 ki­lo­gra­mos a más de 10 to­ne­la­das por pie­za. «Pe­sa­mos pie­dra a pie­dra pa­ra lle­nar bar­cos de has­ta 40.000 to­ne­la­das. Por la exi­gen­cia que pi­den en el pro­duc­to, a ve­ces pa­re­ce que pro­du­ci­mos oro», agre­ga el due­ño. El ma­te­rial de la en­se­na­da de A Ma­la­ta o de la ca­rre­te­ra de la Trin­che­ra pro­vino, por ejemplo, de aquí.

Nue­ve em­plea­dos

En la can­te­ra, ade­más de los due­ños, hay en la ac­tua­li­dad nue­ve em­plea­dos. En los me­jo­res tiem­pos, la plan­ti­lla ro­za­ba la trein­te­na. «Nos en­can­ta­ría no echar a la gen­te, pe­ro es me­jor que tra­ba­jen nue­ve que que no lo ha­ga nin­guno», di­ce Ro­ber­to, que echa so­bre to­do la cul­pa a las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Al año pa­gan unos 700.000 eu­ros de gas­tos fi­jos, unas ci­fras «que obli­gan a co­la­bo­rar a que es­to cie­rre».

De he­cho, cuan­do an­tes se rea­li­za­ban cua­tro vo­la­du­ras al mes, aho­ra esa ci­fra es al año, y a ve­ces ni eso: des­de ha­ce ocho me­ses no se es­cu­cha una ex­plo­sión en el fren­te de la can­te­ra —ca­da al­tu­ra tie­ne unos 15 me­tros—. Allí es don­de co­mien­za el pro­ce­so. A con­ti­nua­ción, se trans­por­ta al mo­lino pri­ma­rio, uno de los más gran­des de Ga­li­cia, de 25 me­tros de al­tu­ra. De allí cae, sa­le por unas cin­tas y el gra­ni­to gris bio­tí­pi­co se di­vi­de por me­di­das. Des­pués va pa­san­do por más mo­li­nos y por las cri­bas, has­ta que va aca­ban­do en los di­fe­ren­tes mon­to­nes. El en­car­ga­do, Iván Gó­mez, con 17 años de ex­pe­rien­cia, cree que lo más du­ro es la me­teo­ro­lo­gía, al tra­ba­jar en el ex­te­rior. «Y la ma­qui­na­ria pe­sa­da, que es­to no es una re­lo­je­ría», bro­mea. Se­gún Ro­ber­to, hay can­te­ra «pa­ra 5.000 años más».

«Ca­si no hay ofer­ta pú­bli­ca ni pri­va­da, y eso lle­va consigo que la ven­ta ha­ya ba­ja­do un mon­tón»

Ro­ber­to Ro­drí­guez y su hi­jo Fer­nan­do, pro­pie­ta­rios, po­san pa­ra La Voz de­lan­te del fren­te de la can­te­ra, don­de co­mien­za to­do el pro­ce­so.

Cuen­ta con uno de los mo­li­nos pri­ma­rios más gran­des de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.