«Aquí na­die se sien­te fo­ras­te­ro»

Di­fe­ren­tes ra­zas, re­li­gio­nes y has­ta trein­ta na­cio­na­li­da­des con­flu­yen en las cla­ses de es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros que im­par­te de for­ma al­truis­ta la aso­cia­ción Goet­he

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - LA VOZ DE FERROL - BEATRIZ AN­TÓN

Si la To­rre de Ba­bel que pin­ta la Bi­blia en sus pá­gi­nas era un ras­ca­cie­los de dis­cor­dia y con­fu­sión, la que ha le­van­ta­do pel­da­ño a pel­da­ño la aso­cia­ción Goet­he en la Es­co­la de Idio­mas de Fe­rrol se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co vehícu­lo de in­te­gra­ción so­cial. Ha­ce ya dos cur­sos aca­dé­mi­cos que los vo­lun­ta­rios de es­ta agru­pa­ción cul­tu­ral tu­vie­ron la fe­liz idea de em­pe­zar a im­par­tir cla­ses de es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros de for­ma to­tal­men­te al­truis­ta en el cen­tro de la ca­lle Real. Y su ini­cia­ti­va tu­vo tan­to éxi­to que lo que co­men­zó co­mo un au­la con ape­nas diez per­so­nas se ha con­ver­ti­do en un pro­gra­ma que cuen­ta ya con 62 alum­nos de trein­ta na­cio­na­li­da­des de los cin­co con­ti­nen­tes. «El bo­ca a bo­ca ha he­cho mu­cho y los in­mi­gran­tes que lle­gan a la ciu­dad ya sa­ben que aquí van a po­der apren­der es­pa­ñol, pe­ro tam­bién co­no­cer gen­te y ha­cer ami­gos», ad­vier­te sa­tis­fe­cha la pre­si­den­ta de Goet­he, Lu­cía Saa­ve­dra.

La fra­se sa­le de su bo­ca po­co an­tes de que Ma­nuel Yá­ñez, otro de los vo­lun­ta­rios de la aso­cia­ción, co­mien­ce una de las cla­ses de es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros que se ce­le­bran en la Es­co­la de Idio­mas to­dos los mar­tes y vier­nes del cur­so. «Aquí na­die se sien­te fo­ras­te­ro, al re­vés, to­do el mun­do se sien­te arro­pa­do y el res­pe­to es un elemento fun­da­men­tal; en es­tas au­las hay alum­nos ju­díos, mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos con­vi­vien­do sin nin­gún pro­ble­ma, apo­yán­do­se mu­tua­men­te., y eso es al­go muy bo­ni­to», di­ce es­te li­bre­ro ya ju­bi­la­do y re­con­ver­ti­do en pro­fe­sor con el úni­co áni­mo de echar una mano a los ex­tran­je­ros que lle­gan a la ciu­dad per­di­dos y mu­chas ve­ces sin sa­ber ni pa­la­bra de es­pa­ñol.

En la cla­se de hoy le acom­pa­ña un gru­po de alum­nos va­rio­pin­to, que re­fle­ja bien el per­fil he­te­ro­gé­neo de los es­tu­dian­tes del pro­gra­ma. Y es que a las cla­ses de es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros de Goet­he acu­den mu­chos in­mi­gran­tes que lle­gan a la ciu­dad en bus­ca de un por­ve­nir, pe­ro tam­bién es­tu­dian­tes Eras­mus o pro­fe­sio­na­les que es­tán en Fe­rrol pa­ra tra­ba­jar en Na­van­tia o en otras em­pre­sas de la zo­na so­lo por una tem­po­ra­da.

Jack, por ejemplo, ate­rri­zó en la ur­be na­val el pa­sa­do mes de oc­tu­bre pa­ra dar cla­ses de in­glés en una aca­de­mia de idio­mas. «Cuan­do lle­gué no ha­bla­ba na­da de es­pa­ñol y aho­ra ya me ma­ne­jo bas­tan­te bien. Aquí me ayu­da­ron mu­cho», cuen­ta con una son­ri­sa es­te bri­tá­ni­co de Lei­ces­ter. Cer­ca de él, Yuan, de Chi­na, ex­pli­ca que gra­cias a las cla­ses de Goet­he por fin se sol­tó con el cas­te­llano, un idio­ma que ya en­ten­día, pe­ro que no se atre­vía a ha­blar. Y Ale­xan­dra, de Es­ta­dos Uni­dos y lec­to­ra de in­glés en el ins­ti­tu­to So­fía Ca­sa­no­va, ano­ta que ella sí lo ha­bla­ba, pe­ro ne­ce­si­ta­ba «per­fec­cio­nar la gra­má­ti­ca».

Co­mo ellos, Sop­hie, de Aus­tria —au­xi­liar de ale­mán en la Es­co­la de Idio­mas—, agra­de­ce el em­pe­ño de los vo­lun­ta­rios de Goet­he por ha­cer­los sen­tir co­mo en ca­sa en una tie­rra que no es la su­ya, al­go que tam­bién ex­tra­po­la al res­to de la ciu­dad. «Por re­gla ge­ne­ral, la gen­te de Fe­rrol me pa­re­ce mu­cho más ama­ble con los ex­tran­je­ros que la de Viena», co­men­ta agra­de­ci­da, aun­que Ma­nuel Yá­ñez no com­par­te del to- do su opi­nión. «Pue­de que aquí no ha­ya los pro­ble­mas de xe­no­fo­bia y ra­cis­mo que se dan en otras ciu­da­des más gran­des, pe­ro la ver­dad es que des­de la aso­cia­ción he­mos pe­di­do ayu­da a gen­te de Fe­rrol pa­ra que co­la­bo­re de­sin­te­re­sa­da­men­te en es­ta ini­cia­ti­va y no he­mos ob­te­ni­do mu­cha res­pues­ta», co­men­ta el vo­lun­ta­rio de Goet­he.

Don­de sí ha en­con­tra­do res­pal­do el pro­gra­ma de la aso­cia­ción es en el equi­po di­rec­ti­vo de la Es­co­la de Idio­mas, que siem­pre se ha pres­ta­do a co­la­bo­rar ce­dien­do las au­las pa­ra la cla­ses. Ade­más, Ele­na de Pa­blo, una de las pro­fe­so­ras del cen­tro, tam­bién ayu­da coor­di­nan­do las se­sio­nes de los vier­nes, de­di­ca­das a con­ver­sa­ción. Y Vir­gi­nia Fer­nán­dez, la bi­blio­te­ca­ria, ha crea­do es­te año una nue­va sec­ción de li­bros en es­pa­ñol pa­ra ex­tran­je­ros. «No es por echar­les flo­res, pe­ro la aso­cia­ción fun­cio­na tan bien que no po­día­mos ne­gar­nos a co­la­bo­rar», ad­vier­te De Pa­blo.

CÉ­SAR TOI­MIL

En la ima­gen, par­te de los alum­nos que asis­ten a las cla­ses, con las ban­de­ras de sus paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.