Fac­to­ro hu­man

Sa­ri Ala­bau, pre­si­den­ta de As­fe­dro: «El cen­tro ha ayu­da­do a mucha gen­te a sa­lir del po­zo»

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - PORTADA - BEATRIZ AN­TÓN

A Sa­ri Ala­bau (Va­len­cia, 1944) siem­pre le han preo­cu­pa­do los pro­ble­mas so­cia­les, in­clu­so cuan­do to­da­vía era una ni­ña pe­que­ña. «Creo que eso es al­go que le de­bo a mis pa­dres. Los dos eran muy bue­nas per­so­nas y siem­pre nos in­cul­ca­ron que la for­ma­ción y el co­no­ci­mien­tos nos ha­rían más li­bres y res­pon­sa­bles, pe­ro que eso nun­ca nos de­be­ría ser­vir pa­ra mi­rar a na­die por en­ci­ma del hom­bro», re­cuer­da. En los años de la dic­ta­du­ra, su com­pro­mi­so con la jus­ti­cia so­cial la lle­vó a lu­char por la de­mo­cra­cia y el mo­vi­mien­to obre­ro. Y aho­ra, ya re­ti­ra­da de to­da una vi­da de­di­ca­da a la en­se­ñan­za, se de­di­ca a dar rien­da a suel­ta a ese em­pe­ño por trabajar por el bien co­mún des­de el seno de la aso­cia­ción de dro­go­de­pen­den­cias As­fe­dro, de la que es pre­si­den­ta des­de el pa­sa­do 6 de ma­yo.

—Aho­ra es la nue­va ca­be­za vi­si­ble de la aso­cia­ción, pe­ro us­ted lle­va ya mu­chos años in­vo­lu­cra­da con As­fe­dro...

—Así es. Soy so­cia des­de su fun­da­ción y en el año 2012 en­tré en la jun­ta di­rec­ti­va por­que al­guien le ha­bló de mí a la pre­si­den­ta sa­lien­te, Ol­ga Bas­te­rre­chea, que con­tac­tó con­mi­go y me pi­dió que co­la­bo­ra­se. No le pu­de de­cir que no, por­que yo siem­pre he pen­sa­do que el tra­ba­jo que desa­rro­lla As­fre­do en Fe­rrol es im­pre­sio­nan­te, ade­más de im­pres­cin­di­ble.

—¿Qué ob­je­ti­vos se ha mar­ca­do co­mo nue­va pre­si­den­ta?

—La nues­tra es una jun­ta de con­ti­nui­dad, por­que se­gui­mos los mis­mos y, afor­tu­na­da­men­te, se ha su­ma­do gen­te nue­va con mu­chas ga­nas de trabajar. Aho­ra mis­mo nues­tros prin­ci­pa­les ob- je­ti­vos son dos. Por un la­do, lle­var a ca­bo una re­for­ma in­te­gral de la co­mu­ni­dad te­ra­péu­ti­ca de O Con­fur­co, por­que en el 2020 cum­pli­rá trein­ta años y prác­ti­ca­men­te no se ha he­cho nin­gu­na me­jo­ra en to­do es­te tiem­po. Y por otra par­te, re­cla­mar que As­fe­dro se in­te­gre den­tro del sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co, pues­to que los dro­go­de­pen­den­cias son una cues­tión de sa­lud pú­bli­ca y de­ben ser tra­ta­das co­mo tal. No de­be­ría ha­ber pa­cien­tes de pri­me­ra y de se­gun­da.

—¿Con qué ayu­das cuen­ta ac­tual­men­te la aso­cia­ción pa­ra desa­rro­llar su la­bor?

—En es­tos mo­men­tos, re­ci­bi­mos una sub­ven­ción anual de la Con­se­lle­ría de Sa­ni­da­de de 844.000 eu­ros. Es­te año ha subido por pri­me­ra vez un 5 % des­de que yo en­tré en la jun­ta di­rec­ti­va en el 2012, pe­ro nues­tro re­to es lle­gar al mi­llón de eu­ros que re­ci­bía la en­ti­dad an­tes de la cri­sis. So­lo así los tra­ba­ja­do­res po­drán re­cu­pe­rar el suel­do que te­nían en­ton­ces y que no du­da­ron en ba­jar­se cuan­do las ayu­das se re­du­je­ron de for­ma drás­ti­ca. Las sub­ven­cio­nes se re­cor­ta­ron, pe­ro, en cam­bio, la aten­ción y el es­fuer­zo de esos pro­fe­sio­na­les se man­tu­vo y gra­cias a ellos la en­ti­dad pu­do se­guir fun­cio­nan­do con nor­ma­li­dad.

—¿Han cam­bia­do mu­cho las adic­cio­nes en es­tos años? —Es cier­to que en es­tos mo­men­tos no hay la alar­ma so­cial de los años ochen­ta, cuan­do mucha gen­te se que­dó en el ca­mino, pe­ro el pro­ble­ma si­gue ahí. Lo que más nos preo­cu­pa aho­ra es que el ini­cio del con­su­mo se da ca­da vez a eda­des más tem­po­ra­das, tan­to de las dro­gas le­ga­les co­mo de las ile­ga­les. Es­to es muy se­rio, por­que los pro­fe­sio­na­les ad­vier­ten de que a esas eda­des la adic­ción a cier­tas sus­tan­cias pue­de te­ner efec­tos irre- ver­si­bles, ya el or­ga­nis­mo aún se es­tá desa­rro­llan­do. Y lue­go, gra­cias al ac­ce­so de los ado­les­cen­tes a las nue­vas tec­no­lo­gías, tam­bién es­tán au­men­tan­do los pro­ble­mas de adic­ción al jue­go y las apues­tas.

—¿Qué le di­ría a un pa­dre o a una ma­dre que sos­pe­che que su hi­jo ado­les­cen­te pue­de te­ner un pro­ble­ma con las dro­gas? —Que no es­pe­re y que acu­da a As­fe­dro, por­que allí van a ser bien re­ci­bi­dos. Hay que per­der la ver­güen­za a pe­dir ayu­da por un pro­ble­ma de adic­ción, co­mo tam­bién hay que lu­char con­tra el es­tig­ma so­cial del dro­go­de­pen­dien­te. La pues­ta en mar­cha de la co­mu­ni­dad te­ra­péu­ti­ca de O Con­fur­co pro­vo­có en su día mu­chas pro­tes­tas y re­cha­zo so­cial, pe­ro el tiem­po ha de­mos­tra­do que ese mie­do era to­tal­men­te in­fun­da­do. El cen­tro fun­cio­na de for­ma efec­ti­va y ha ayu­da­do a mucha gen­te a sa­lir del po­zo.

CÉ­SAR TOIMIL

Sa­ri Ala­bau ha to­ma­do el tes­ti­go de Ol­ga Bas­te­rre­chea en la pre­si­den­cia de As­fe­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.