Ma­ría Ló­pez Mo­ra­do, in­ge­nie­ra na­val y em­pren­de­do­ra pre­mia­da por Co­ca Co­la

El pro­gra­ma «Gi­ra mu­je­res» de Co­ca Co­la aca­ba de ga­lar­do­nar a es­ta in­ge­nie­ra por On­da no­sa, una fac­to­ría de ar­tícu­los ar­te­sa­na­les fa­bri­ca­dos con re­si­duos ma­ri­nos

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - PORTADA - BEA­TRIZ ANTÓN

Ma­ría Ló­pez Mo­ra­do (Fe­rrol, 1991) es una ra­ra avis den­tro de una so­cie­dad ab­du­ci­da por el con­su­mis­mo y po­co sen­si­ble ha­cia el su­fri­mien­to del pla­ne­ta. Fren­te al co­mún de los mor­ta­les, ella se lim­pia los dien­tes con un ce­pi­llo de ma­de­ra, com­pra la le­che en bo­te­llas de vi­drio re­tor­na­ble, se vis­te con ro­pa de se­gun­da mano y, siem­pre que pue­de, cam­bia el co­che por la bi­ci­cle­ta. «É que eu creo de ve­ras na uto­pía dun mun­do me­llor, pe­ro, co­mo di­cía sem­pre a mi­ña tía, a uto­pía non de­be ser o ob­xec­ti­vo, se­nón aqui­lo que che fai ca­mi­ñar», co­men­ta con ale­gría es­ta jo­ven in­ge­nie­ra na­val de 27 años.

Pues bien, esa uto­pía que ella di­ce que le ha­ce ca­mi­nar fue lo que un buen día la em­pu­jó a re­co­ger los re­si­duos que el mar arras­tra­ba has­ta la pla­ya, des­de bo­yas has­ta cuer­das, pa­san­do por tro­ci­tos de plás­ti­co o ma­de­ra. Y fue tam­bién esa mis­ma uto­pía la que la ins­pi­ró pa­ra que la co­sa no se que­da­se ahí, sino que fue­se más allá y, apro­ve­chan­do su bue­na ma­ña pa­ra la ar­te­sa­nía, con­vir­tie­se to­dos esos re­si­duos en ob­je­tos bo­ni­tos, «sos­te­ni­bles» y con mu­cha per­so­na­li­dad, co­mo pul­se­ras, lla­ve­ros, bol­sas...

Sus ami­gos y co­no­ci­dos le em­pe­za­ron a pe­dir esos ar­tícu­los, los en­car­gos co­men­za­ron a cre­cer y fue así co­mo ha­ce muy po­cos me­ses Ma­ría de­ci­dió po­ner en mar­cha On­da no­sa, un pro­yec­to em­pre­sa­rial que aca­ba de ser ga­lar­do­na­do con uno de los tres pre­mios del pro­gra­ma de em­pren­di­mien­to fe­me­nino «Gi­ra mu­je­res», de la fun­da­ción Co­ca Co­la. «Es­toy con­ten­tí­si­ma por­que gra­cias a es­te ga­lar­dón voy a po­der a re­ci­bir for­ma­ción y ase­so­ría de Im­pact Hub (un or­ga­nis­mo que fo­men­ta el es­pí­ri- tu em­pre­sa­rial), ade­más de tres mil eu­ros pa­ra re­lan­zar el ne­go­cio», cuen­ta en­tu­sias­ma­da Ma­ría, que aho­ra com­pa­gi­na su la­bor co­mo artesana con el tra­ba­jo que desem­pe­ña co­mo in­ge­nie­ra en el astillero Blas­car de A Gra­ña.

Ade­más de pul­se­ras, lla­ve­ros y bol­sas, en la tien­da on-line de On­da no­sa tam­bién se pue­den en­con­trar ta­blas de body­surf (una mo­da­li­dad que per­mi­te que el pro­pio cuer­po sur­fee so­bre las olas con la ayu­da de una pe­que­ña ta­bla de ma­de­ra que va en­gan­cha­da a la mano), ca­mi­se­tas eco­ló­gi­cas pin­ta­das por ella mis­ma y unas fun­das de te­la pa­ra ta­blas de surf muy es­pe­cia­les. «Pa­ra fa­cer es­tas fun­das bo­to man de rou­pa ve­lla que te­ño po­la ca­sa, de se­gun­da man, ou re­tais de te­la que ato­po na ten­da de tro­co Ar­me­ria», ex­pli­ca Ma­ría, que sue­le acu­dir a es­te lo­cal de Ca­ran­za pa­ra ad­qui­rir otras mu­chas co­sas.

Ade­más, si ne­ce­si­ta hi­lo o al­gu­na cin­ta pa­ra re­ma­tar sus crea­cio­nes siem­pre re­cu­rre a tien­das de la zo­na —«por­que pen­so que é moi im­por­tan­te apoiar ao co­mer­cio lo­cal»— y tra­ta por to­dos los me­dios de evi­tar los com­pues­tos sin­té­ti­cos. «Por iso, a par­tir de ago­ra, pa­ra fa­bri­car as tá­boas de body-surf vou em­pre­gar ma­dei­ra de pau­lo­nia, por­que é un­ha ma­dei­ra que non re­quie­re bar­niz e así po­de­rá ser un pro­duc­to cen por cen or­gá­ni­co e li­bre de quí­mi­cos», ad­vier­te la artesana.

Su de­vo­ción por los pre­cep­tos eco­ló­gi­cos y por mo­vi­mien­tos co­mo el Ze­ro Was­te (Re­si­duos Ce­ro) es tan exa­ge­ra­do que Ma­ría ase­gu­ra que en ca­sa ya tie­ne fa­ma de «fri­ki». Pe­ro lue­go re­fle­xio­na y re­co­no­ce que, si ella es co­mo es y es­tá tan con­cien­cia­da, es pre­ci­sa­men­te por sus pa­dres. Por Ti­no­lo y Me­li. «Meu pai foi ma­ris­ca­dor —re­la­ta—, e su­po­ño que gra­zas a el apren­dín a que­rer­lle ao mar. E mi­ña nai sem­pre me en­si­nou a non ti­rar na­da, a non mal­gas­tar. Na mi­ña ca­sa, se al­go se rom­pía, arran­xá­ba­se. E se a rou­pa se es­tro­pea­ba, mi­ña nai co­sía­no­la», ex­pli­ca con or­gu­llo de hi­ja.

Se­gu­ro que sus pa­dres tam­bién se sien­ten or­gu­llo­sos de ella. Or­gu­llo­sos de su afán por cui­dar el pla­ne­ta y dar nue­va vi­da a los re­si­duos. Pe­ro, so­bre to­do, or­gu­llo­sos de su fe en la uto­pía.

CÉ­SAR TOIMIL

Ma­ría Ló­pez Mo­ra­do, re­tra­ta­da ayer con al­gu­nas de las crea­cio­nes de su mar­ca «On­da no­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.