Vivir el cam­pus

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - FERROL - No­na Inés Vi­la­ri­ño

Pa­ra quien vi­vió des­de su ini­cio —en mi ca­so, co­mo con­ce­ja­la res­pon­sa­ble de los asun­tos re­la­cio­na­dos con la Uni­ver­si­dad de A Co­ru­ña— la trans­for­ma­ción del Vie­jo Hos­pi­tal de Ma­ri­na en cam­pus uni­ver­si­ta­rio, hay po­cas co­sas más sa­tis­fac­to­rias que po­der re­cor­dar a los ciu­da­da­nos su na­ci­mien­to y va­lo­rar un pro­ce­so del que los fe­rro­la­nos de­be­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos. Por­que gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de va­rias ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas fue po­si­ble con­ver­tir en es­cue­las, fa­cul­ta­des uni­ver­si­ta­rias y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción unas ins­ta­la­cio­nes va­cías y, pro­ba­ble­men­te, des­ti­na­das a un per­ma­nen­te de­te­rio­ro (ob­sér­ve­se el Sán­chez de Agui­le­ra)

Ana­li­zar hoy la reali­dad uni­ver­si­ta­ria de Fe­rrol, aun­que que­de mu­cho ca­mino por re­co­rrer, in­vi­ta a la es­pe­ran­za de que, en ese te­rreno, una ciu­dad, en per­ma­nen­te cri­sis de su prin­ci­pal te­ji­do pro­duc­ti­vo, pue­da pre­sen­tar una ofer­ta de ca­li­dad que res­pon­da a los pa­rá­me­tros que una so­cie­dad avan­za­da de­be exi­gir en la for­ma­ción de los ti­tu­la­dos uni­ver­si­ta­rios. El cam­pus tec­no­ló­gi­co ha te­ni­do un no­ta­ble y sos­te­ni­do desa­rro­llo. Y los pro­yec­tos de fu­tu­ro son ilu­sio­nan­tes. Pe­ro mi prin­ci­pal ob­je­ti­vo de hoy es reivin­di­car un desa­rro­llo más com­ple­to en el cam­po de las Hu­ma­ni­da­des, que las con­tem­plen co­mo al­go más que un com­ple­men­to.

La exi­gen­cia de una es­pe­cia­li­za­ción res­trin­gi­da a cam­pos con­cre­tos de la Cien­cia y la Tecnología ha ido mi­no­ran­do la for­ma­ción hu­ma­nís­ti­ca de los es­tu­dian­tes de es­tas áreas. Y la his­to­ria de­mues­tra que sin un co­no­ci­mien­to, aun­que sea bá­si­co, de dis­ci­pli­nas hu­ma­nís­ti­cas co­mo la Li­te­ra­tu­ra, la His­to­ria o la Fi­lo­so­fía, los cien­tí­fi­cos y los téc­ni­cos ten­drán siem­pre una ca­ren­cia im­por­tan­te pa­ra al­can­zar la for­ma­ción idó­nea. Así lo en­tien­den los paí­ses que dis­po­nen hoy de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do.

Ade­más, es una ver­dad in­dis­cu­ti­ble que con esa for­ma­ción es más fá­cil de ad­qui­rir cual­quier otra. Ejem­plos hay de hom­bres y mu­je­res de bri­llan­te tra­yec­to­ria cien­tí­fi­ca que eran, tam­bién, gran­des hu­ma­nis­tas de pres­ti­gio.

Pe­ro pa­ra que to­dos sea­mos la fuer­za com­ple­men­ta­ria que ne­ce­si­ta nues­tro cam­pus pa­ra al­can­zar es­tas me­tas, es pre­ci­so vi­vir­lo. Y vi­vir­lo es dis­fru­tar de su ofer­ta aca­dé­mi­ca, de sus jar­di­nes, de sus ac­ti­vi­da­des, in­cor­po­rar­lo a la vi­da ciu­da­da­na, ex­pre­sar pú­bli­ca­men­te el or­gu­llo de te­ner­lo e in­cor­po­rar­lo a la vi­da ciu­da­da­na co­lec­ti­va con la nor­ma­li­dad que per­mi­te te­ner­lo tan cer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.