“Los Chi­chos so­na­ban sin pa­rar en el co­che de nues­tro pa­dre”

El dúo ca­ta­lán es­ta­rá en Bueu el pró­xi­mo agos­to en­ca­be­zan­do el car­tel del So­nRías Bai­xas. Es­ta­rán jun­to a Nar­co, Am­pa­ra­noia, To­dos Tus Muer­tos, Da­ki­da­rria o SES en una de las ci­tas cla­ves del fes­ti­va­leo gallego que vie­ne

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

No son Es­to­pa un gru­po es­pe­cial­men­te fes­ti­va­le­ro, pe­ro cuan­do ter­mi­nan en uno sue­len triun­far. Lo vol­ve­rán a de­mos­trar en el So­nRías Bai­xas (Bueu, del 3 al 5 de agos­to, abono con acam­pa­da 35 eu­ros). «Nos mo­la mu­cho eso de es­tar con otros gru­pos en ese am­bien­te de fies­ta. Cuan­do los ha­ce­mos, plan­tea­mos con­cier­tos más ca­ñe­ri­tos, sin ba­la­das y sin ese punto de ba­jar pa­ra lue­go su­bir. Es, di­ga­mos, to­do más pun­ki», ex­pli­ca Jo­se Muñoz, mi­tad del dúo que com­ple­ta su her­mano Da­vid. —Su úl­ti­mo dis­co, «Rum­ba a lo des- co­no­ci­do», cons­ta­ta que el so­ni­do de Es­to­pa es el que es. ¿Lo tie­nen tan cla­ro co­mo pa­ra ape­nas va­riar­lo? —Yo creo que sí, no es que lo ten­ga­mos cla­ro, es que es lo que sa­le [ri­sas]. Lo tra­ta­mos de ha­cer lo me­jor po­si­ble y el so­ni­do es una con­se­cuen­cia de tus gru­pos, de tu ma­ne­ra de can­tar y esas co­sas. —Hay quien ne­ce­si­ta rein­ven­tar­se. ¿Us­te­des, co­mo sus ad­mi­ra­dos Chi­chos, es­tán con­de­na­dos a sonar igual? —Sí, so­mos du­ros de ma­du­rar. Cuan­do la gen­te ma­du­ra se tien­de a ba­la­di­zar, a ha­cer te­mas más tran­qui­li­tos. No­so­tros, de mo­men­to, no. Es­ta­mos en­can­ta­dos en el rum­be­ris­mo, mez­clan­do nues­tra rum­bi­ta con el po­de­río de la gui­ta­rra eléc­tri­ca. No nos can­sa. —En es­te dis­co su­ma­ron al gran­des éxi­tos «Pas­ti­llas pa­ra dor­mir». ¿Cues­ta am­pliar­lo des­pués de tan­tos hits? —Eso es­tá muy bien, va­mos por la ca­lle y a los ni­ños pe­que­ños les di­cen: «Mi­ra hi­jo, los de Pas­ti­llas pa­ra dor­mir». Eso me gus­ta mu­cho. An­tes éra­mos «los de La Ra­ja». Evo­lu­cio­na­mos. —En al­gu­na oca­sión les es­cu­ché de­cir que la cla­ve es­ta­ba en el pri­mer ver­so. ¿Lo si­guen de­fen­dien­do? —No so­lo el pri­mer ver­so, sino la pri­me­ra me­lo­día que tie­ne la can­ción. Eso es lo que abre to­do un uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des pa­ra lue­go es­cri­bir la le­tra. —Los ex­per­tos en pop di­cen que ac­tual­men­te hay que impresionar al oyen­te en los pri­me­ros 20 se­gun­dos. Si no, sal­tan a otro te­ma. —Bueno, no sé. Lo que es­tá so­nan­do en las ra­dios más es­cu­cha­das aho­ra es re­gue­tón. Y creo que ese gé­ne­ro se lle­va mal con el pop. No creo que sea una com­bi­na­ción muy bo­ni­ta. Des­de mi punto de vis­ta, ¿eh?, que ha­brá a quien le gus­te el re­gue­tón. Mis per­do­nes. —¿De quién eran de pe­que­ños: de Los Chi­chos o de Los Chun­gui­tos? —Mi pa­dre no te­nía ese pro­ble­ma. Te­nía Chi­chos, Chun­gui­tos, Bor­dón 4, Chi­que­te­te, Ca­ma­rón, Pe­ret... Yo creo que es­cu­chá­ba­mos más a Los Chi­chos, pe­ro Los Chun­gui­tos tam­bién en­tra­ban en la gra­mo­la del co­che de mi pa­dre. In­clu­so Pim­pi­ne­la [ri­sas]. Co­mo di­ce Ferran Adrià: «So­mos lo que co­me­mos». Pues no­so­tros so­mos lo que oí­mos. So­mos el re­sul­ta­do de to­do eso y Los Chi­chos so­na­ban sin pa­rar en el co­che de nues­tro pa­dre. Ha si­do nues­tra Bio­dra­mi­na na­tu­ral pa­ra no ma­rear-

El que ha es­ta­do en una fá­bri­ca sa­be lo que de­ci­mos”

nos en los via­jes. —Siem­pre han des­pren­di­do una ac­ti­tud po­si­ti­va. ¿Qué fi­lo­so­fía de vi­da quie­ren plas­mar en la mú­si­ca? —Bueno, no­so­tros in­ten­ta­mos pa­sar­lo lo me­jor po­si­ble y sa­car lo más po­si­ti­vo a cual­quier si­tua­ción, sin com­pli­car­nos mu­cho. Eso po­dría ser un pe­que­ño re­su­men de có­mo so­mos no­so­tros. So­mos op­ti­mis­tas, a ve­ces in­clu­so ex­ce­si­va­men­te, que pue­de ser ma­lo. —Son uno de los gru­pos que me­jor le ha to­ma­do el pul­so a la cla­se obre­ra en Es­pa­ña. ¿Qué pien­san de ello? —He­mos he­cho al­gu­na can­ción en la que con­ta­mos muy de­ta­lla­da­men­te lo que es el día a día en una fá­bri­ca. Qui­zá por eso la gen­te se sien­te iden­ti­fi­ca­da, por­que el que ha es­ta­do en una fá­bri­ca sa­be por qué lo de­ci­mos. El que no ha es­ta­do, pues se ha­ce una idea con ella [ri­sas]. —Pe­ro más allá de eso, es­tá ese len­gua­je sen­ci­llo y sin pre­ten­sio­nes, el que se es­cu­cha en los ba­res. —Eso es por­que nues­tros pa­dres te­nían un bar. No­so­tros na­ci­mos ahí, en ese am­bien­te. Nos cria­mos con eso y he­mos asi­mi­la­do to­do ese len­gua­je —¿Con el éxi­to tu­vie­ron mie­do al des­arrai­go? —No, al es­tar los dos com­par­tien­do la ex­pe­rien­cia nos evi­ta mu­chos psi­có­lo­gos. Des­pués del se­gun­do dis­co sí que tu­vi­mos que pa­rar, por­que el ca­mino no se de­te­nía nun­ca. Des­de en­ton­ces, tras ca­da dis­co y gi­ra nos to­ma­mos un tiem­po tran­qui­los pa­ra com­po­ner. Es al­go ne­ce­sa­rio. —¿Cuál era su ído­lo? —Joaquín Sa­bi­na. No es que nos qui­sié­ra­mos pa­re­cer a él, pe­ro siem­pre nos ha en­can­ta­do la fi­lo­so­fía que des­pren­den las can­cio­nes. Pe­ro tam­bién nos gus­ta la gen­te del tú a tú, sin que sean fa­mo­sos. El pri­mer co­le­ga que nos im­pre­sio­nó con la gui­ta­rra, Al­ber­to en Bar­ce­lo­na, nos mar­có to­tal­men­te. Vi­mos por pri­mer vez ha­cer ma­gia con la voz y la gui­ta­rra. Eso nos hi­zo que no­so­tros le to­má­se­mos ca­ri­ño al ins­tru­men­to y la voz. —¿Có­mo se to­ca a es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la «La ra­ja de tu fal­da»? —Va por ra­tos. Hu­bo una épo­ca en la que la qui­ta­mos in­clu­so del re­per­to­rio. Es­tá­ba­mos muy can­sa­dos de ella. Pe­ro lue­go la he­mos vuel­to a me­ter. Le de­be­mos mu­cho a esa can­ción y es muy di­ver­ti­do can­tar­la, por­que la gen­te se lo pa­sa muy bien.

—Cuan­do vi­nie­ron en el 2008 al Co­li­seo de A Co­ru­ña pre­gun­ta­mos por su cá­te­ri­ng. Es­pe­rá­ba­mos bo­te­llas de Moët & Chan­don, 100 toa­llas o co­sas así. Hu­bo sor­pre­sa. So­lo una pe­ti­ción: tor­ti­lla de pa­ta­tas, pe­ro es­pe­ci­fi­can­do en­tre pa­rén­te­sis «ca­se­ra». ¿La si­guen pi­dien­do? —[Ri­sas] ¡Es que ca­se­ra es­tá mu­cho más ri­ca que la pre­fa­bri­ca­da! Eso es una co­sa más de los má­na­gers, que así ade­más apro­ve­cha­mos la vi­si­ta pa­ra co­mer pa­ta­ta ga­lle­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.