El of icio y la vo­lun­tad

Kiko Pé­rez y Car­los Maciá pre­sen­tan sen­das ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les en la Fun­da­ción Luis Seoa­ne de­mos­tran­do que la pin­tu­ra es­tá más vi­va que nun­ca gra­cias a re­gis­tros re­no­va­do­res y a nue­vas for­mas de ha­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EXPOSICIÓN • LO QUE HAY QUE VER - TEX­TO Y FO­TOS: VITOR ME­JU­TO

a pin­tu­ra tie­ne que ver con las co­sas más sen­ci­llas. En­ro­lar­se en es­ta o en aque­lla co­rrien­te; ele­gir un te­ma o un mo­ti­vo; de­ci­dir có­mo y so­bre qué apli­car la pin­tu­ra; tran­si­tar por las fe­rre­te­rías has­ta dar con el lí­qui­do o el aglu­ti­nan­te; pro­bar has­ta en­con­trar el as­pec­to que de­be te­ner la pin­ce­la­da o la su­per­fi­cie de la man­cha. To­do es­te con­jun­to de de­ci­sio­nes son pen­sa­mien­to y hay una ri­ca ex­pe­rien­cia in­te­lec­tual aso­cia­da al sin­ce­ro ac­to de mo­jar una bro­cha en una es­pe­sa so­lu­ción de pig­men­to so­bre acei­te o so­bre lá­tex.

Kiko Pé­rez en­con­tró una ma­ne­ra per­so­nal y bio­grá­fi­ca de afron­tar es­tos pro­ble­mas gra­cias a un via­je al nor­te. El pan­to­ne que ha­bi­ta en su pa­le­ta es­tá to­ma­do de la pin­tu­ra con que los pue­blos nór­di­cos pin­tan y pro­te­gen sus ca­sas. Es una ga­ma aus­te­ra, po­co sa­tu­ra­da. Pe­ro ro­tun­da, fun­cio­nal y es­cue­ta co- mo la men­ta­li­dad de sus usua­rios. La elec­ción, ca­si for­tui­ta, tra­jo una ines­pe­ra­da con­se­cuen­cia: Kiko se tra­jo el co­lor del nor­te. La fría luz sep­ten­trio­nal.

La na­tu­ra­le­za de su tra­ba­jo tie­ne que ver con una pin­ce­la cor­ta, en­tre el pun­ti­llis­mo y la reali­dad con­tem­po­rá­nea ob­te­ni­da, pí­xel a pí­xel, gra­cias a un con­fu­so mo­sai­co di­gi­tal. Así la man­cha en Kiko no se cons­tru­ye en el cua­dro a la ma­ne­ra tra­di­cio­nal si no por adi­ción de re­cor­tes de pa­pel y es­ta for­ma de frac­cio­nar el ges­to con­vier­te la obra en una cons­truc­ción. Es inevi­ta­ble sen­tir un aro­ma so­vié­ti­co de van­guar­dia.

La pe­ga­da ma­nual es una cons­tan­te reivin­di­ca­ción. Kiko Pé­rez tie­ne una ex­tra­or­di­na­ria ha­bi­li­dad ma­nual. Es­to pue­de lle­gar a ser un obs­tácu­lo cuan­do es me­ro vir­tuo­sis­mo, pe­ro en el ca­so de Kiko es una ven­ta­ja pa­ra que el ar­tis­ta, sin in­ter­me­dia­rios, eje­cu­te la obra ima­gi­na­da. El ofi­cio no sue­le ser la vir­tud más va­lo­ra­da en un ar­tis­ta pe­ro ayu­da a ca­na­li­zar el ge­nio. Las ma­nos son más elo­cuen­tes cuan­do las ma­ne­ja el pro­pio au­tor que cuan­do lo ha­ce un asistente. Las ma­nos son la cla­ve.

No es­tá tan le­jos de la pin­tu­ra de Seoa­ne co­mo po­dría pa­re­cer, pe­ro mien­tras que en Seoa­ne el te­ma es re­le­van­te y atien­de a sus in­quie­tu­des po­lí­ti­cas y aún na­cio­na­les, en el ca­so de Kiko el te­ma es hu­mil­de y es­tá des­pro­vis­to de car­ga. Pe­ro pin­tar gran­des ideas, in­cor­po­ran­do ras­gos iden­ti­ta­rios, no es ne­ce­sa­ria­men­te me­jor que pin­tar al­go in­sig­ni­fi­can­te. Kiko mi­ra por la ven­ta­na y la som­bra de un ár­bol, las ho­jas caí­das y va­rios chi­cles pe­ga­dos en la ace­ra son su­fi­cien­tes pa­ra cons­truir un cua­dro. Mi­rar y pin­tar. El des­en­ca­de­nan­te es mis­te­rio­so y mu­chas ve­ces ar­bi­tra­rio. Sin las­tres ideo­ló­gi­cos. Li­bre.

Car­los Maciá es un ar­tis­ta ca­paz de to­do. Cuan­do el es­pa­cio ar­qui­tec­tó­ni­co le nie­ga las so­lu­cio­nes, Maciá en­cuen­tra res­pues­tas, co­la­bo­ra con el error sir­vién­do­se de él. In­ter­vie­ne en los már­ge­nes y sa­le a flo­te por su pro­pia fe. Hay al­go de aven­tu­ra y de ries­go. La va­len­tía en el ar­te, por ser tan in­fre­cuen­te, es muy de agra­de­cer. En el mu­ral de la en­tra­da Maciá tras­la­da el sal­va­je gra- fi­ti de Sâo Pau­lo, los pi­xos con los que los ar­tis­tas ca­lle­je­ros mar­can la ciu­dad, a un en­torno ins­ti­tu­cio­nal. Trae la ca­lle al mu­seo. Du­ran­te 36 ho­ras se en­fren­tó a una pa­red de 150 me­tros cua­dra­dos. Hay que te­ner muy bien alo­ja­da la obra en la ca­be­za pa­ra tras­la­dar­la a la pa­red sin aso­mo de du­da. Maciá se agran­da en es­te ti­po de re­tos. Le am­pa­ra su de­ter­mi­na­ción. La obra del claus­tro, en la que cie­ga con pin­tu­ra acrí­li­ca los vi­drios a tra­vés de los que se ve el mar, nos re­mi­te a los cam­pos de co­lor del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to. Es co­mo si Bar­nett New­man pin­ta­se con la pa­le­ta de Seoa­ne. Es en reali­dad un do­ble ho­me­na­je a sus co­lo­res y a su bio­gra­fía: Maciá ocul­ta el mar que año­ra­ba Seoa­ne. Lo opa­co y lo tras­lú­ci­do vi­bran lu­jo­sa­men­te so­bre el vi­drio. Tam­bién en los mar­kers se apre­cia el su­cu­len­to ras­tro de las ca­pas de pin­tu­ra aun­que es­ta se ad­mi­nis­tre con ro­tu­la­dor. Un en­tra­ma­do de líneas de es­mal­te va te­jien­do una hur­dim­bre cu­yo re­sul­ta­do re­cla­ma a gri­tos su li­qui­dez en los plie­gues de la cha­pa. Maciá siem­pre es pin­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.