“La suer­te so­lo pa­sa una vez y hay que sa­ber co­ger­la”

La gran da­ma del tea­tro es­pa­ñol ate­rri­za en Carballo con «In­cen­dios», un des­ga­rra­dor tex­to de Waj­di Moua­wad en el que com­par­te la in­ter­pre­ta­ción del per­so­na­je prin­ci­pal con Laia Ma­rull

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ENTREVISTA . SEIS DÉCADAS EN LOS ESCENARIOS - TEX­TO: MAR­TA LÓ­PEZ

Más de seis de­ce­nios lle­va la ca­ta­la­na Nú­ria Espert (Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat, 1935) so­bre los es­ce­na­rios. Con un ta­len­to des­ga­rra­dor pa­ra la tra­ge­dia y una vas­ta tra­yec­to­ria co­mo ac­triz y di­rec­to­ra, Espert lle­ga a Carballo en el mar­co del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal Ou­tono de Tea­tro con In­cen­dios tras ha­ber si­do re­co­no­ci­da con el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Ar­tes en el 2016.

—¿Qué ve­re­mos en «In­cen­dios»?

— Es un tex­to mag­ní­fi­co: trá­gi­co, poé­ti­co y te­rri­ble­men­te be­llo. Un via­je que co­mien­za con una jo­ven enamo­ra­da y em­ba­ra­za­da. Laia Ma­rull y yo in­ter­pre­ta­mos a la pro­ta­go­nis­ta: ella nos mues­tra sus pe­ri­pe­cias has­ta los cua­ren­ta y tan­tos años y yo apa­rez­co an­te un tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal por los de­re­chos hu­ma­nos, ya con se­ten­ta.

—Gran com­pe­ne­tra­ción en­tre am­bas.

—En to­do mo­men­to se ha tra­ta­do de un tra­ba­jo con­jun­to, pues te­nía­mos que en­con­trar aque­llo que nos iden­ti­fi­ca a am­bas. Laia es tam­bién una mag­ní­fi­ca ac­triz de tra­ge­dia, ha si­do muy fá­cil tra­ba­jar a su la­do.

—Dos­cien­tas re­pre­sen­ta­cio­nes con «In­cen­dios», aun­que le­jos aún de las 2.000 ve­ces que in­ter­pre­tó «Yerma».

—Eso fue al­go que no ha­bía ocu­rri­do an­tes y que no creo que vuel­va a su­ce­der. Esa ci­fra mo­nu­men­tal, que has­ta a mí mis­ma me asus­ta, se desa­rro­lló a lo lar­go de quin­ce años. Fue en Ar­gen­ti­na, aun­que se­gui­mos du­ran­te años, has­ta ter­mi­nar en Japón, por lo que la ci­fra se ele­vó aún más.

—¿Co­mo se pre­pa­ra pa­ra re­pre­sen­tar dos mil ve­ces al mis­mo per­so­na­je?

—Yo me ima­gino que en una co­me­die­ta la mo­no­to­nía lle­ga­rá an­tes. En Yerma prác­ti­ca­men­te te ju­ga­bas la vi­da en ca­da fun­ción, con lo cual la pa­la­bra abu­rri­mien­to no te­nía lu­gar. Siem­pre ha­bía una ten­sión que fa­vo­re­cía mu­chí­si­mo a la in­ter­pre­ta­ción.

—¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do la fi­gu­ra de Lor­ca a lo lar­go de su ca­rre­ra?

—Le de­bo mu­chí­si­mo. Em­pe­cé a re­ci­tar­le cuan­do ape­nas era una ni­ña y des­pués ha ido mar­can­do mi ca­rre­ra de di­fe­ren­tes for­mas. Le de­bo mu­chí­si­mo, y no ten­go otra ma­ne­ra de pa­gar­le más que amán­do­lo y re­pre­sen­tán­do­lo.

—¿Han de­ja­do hue­lla los per­so­na­jes fe­me­ni­nos que ha in­ter­pre­ta­do?

—No lo no­to, pe­ro sé que sí. In­cen­dios, por ejem­plo, to­ca unas zo­nas de do­lor que yo creo que no he to­ca­do en nin­gún otro es­pec­tácu­lo. Es un do­lor más pro­fun­do, que no ata­ñe tan­to a la in­ter­pre­ta­ción co­mo a la vi­ven­cia pro­pia. Exi­ge unos sen­ti­mien­tos que no pue­den imi­tar­se, que no son los mis­mos de ayer,

Me me­rez­co unas Na­vi­da­des sin tra­ba­jar

ni se­rán los de ma­ña­na.

—Seis de­ce­nios so­bre las ta­blas, y la pro­fe­sión con­ti­núa sor­pren­dién­do­la.

—Es un pri­vi­le­gio. Cuan­do in­ter­pre­té

Rey Lear en Barcelona, ha­ce ya un par de años, pen­sé que na­da po­dría pa­re­cér­se­le. ¿Co­mo po­dría yo se­guir en los es­ce­na­rios tras ha­cer esa obra, que po­dría con­si­de­rar­se la cús­pi­de pa­ra cual­quier ac­tor del mun­do? Y, sin em­bar­go, apa­re­ció el tex­to de In­cen­dios y to­mé la de­ci­sión en ape­nas cin­co mi­nu­tos. Rom­pí con mis pla­nes de va­ca­cio­nes y tran­qui­li­dad y me pu­se a es­tu­diar. El

—Cam­bió una épo­ca de des­can­so por una gi­ra por una vein­te­na de ciu­da­des.

—Sí. Las gi­ras son du­rí­si­mas y tie­nen mu­chos in­con­ve­nien­tes aña­di­dos: los via­jes, las ma­le­tas, los ho­te­les, las al­moha­das de los ho­te­les... Pe­ro es­ta ha si­do una fe­li­ci­dad pa­ra to­dos no­so­tros. So­mos un gran equi­po, muy ne­ce­sa­rio pa­ra una obra co­ral en la que to­dos de­pen­de­mos de to­dos, co­mo era el ca­so.

«ME­DEA» —¿Fue «Me­dea» el de­to­nan­te que la lle­vó a abra­zar la in­ter­pre­ta­ción?

—Yo creo que ya la ha­bía des­cu­bier­to an­tes, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en el tea­tro Ro­mea de Barcelona. Lo que Me­dea me en­se­ñó fue que po­dría en­ca­mi­nar mi ca­rre­ra ha­cia la tra­ge­dia. Eso no lo sa­bía ni yo, ni los que me die­ron el pa­pel, pues me lo con­ce­die­ron de­ses­pe­ra­dos, al no te­ner a na­die más pa­ra dár­se­lo. Me ve­nía gran­de por to­das par­tes, pe­ro el he­cho de que sa­lie­ra bien de­fi­nió que ti­po de ac­triz iba a ser yo el res­to de mi vi­da.

—¿Qué ca­mino cree que ha­bría to­ma­do su vi­da si El­vi­ra No­rie­ga no hu­bie­se en­fer­ma­do y hu­bie­se in­ter­pre­ta­do el pa­pel fi­nal­men­te?

—Pro­ba­ble­men­te to­do hu­bie­ra ve­ni­do mu­cho más tar­de, o qui­zá no hu­bie­ra lle­ga­do nun­ca. Qui­zá no me ha­bría es­pe­cia­li­za­do tan­to en un ti­po con­cre­to de tea­tro por­que por aquel en­ton­ces, co­mo to­das las ac­tri­ces jó­ve­nes, es­ta­ba bus­can­do con­tra­tos y pa­pe­les pa­ra sa­lir ade­lan­te. Si hu­bie­se lo­gra­do el éxi­to con una co- me­die­ta, pro­ba­ble­men­te hu­bie­se pa­ra­do mi cre­ci­mien­to has­ta des­cu­brir que po­día ser más co­sas.

—Es in­creí­ble co­mo una ca­sua­li­dad o in­for­tu­nio pue­de mar­car el de­ve­nir de to­da una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

—Me ima­gino que pa­ra la se­ño­ra fue un mo­men­to tris­te, pe­ro pa­ra los pro­duc­to­res es­toy se­gu­ra de que fue una ca­tás­tro­fe. Yo en aquel mo­men­to te­nía un pa­pe­li­to pe­que­ño en Me­dea, pe­ro tam­bién en otras obras al mis­mo tiem­po: Fuen­teo­ve­ju­na y Las mo­ce­da­des del Cid. Hay que ver co­mo cam­bió to­do, pues al fi­nal pa­sé a te­ner los ro­les prin­ci­pa­les.

—Al fi­nal, a los pro­duc­to­res no les sa­lió tan mal la ju­ga­da.

—Po­dría ver­se una si­mi­li­tud con la pe­lí­cu­la Eva al des­nu­do, en la que le fin­gen un in­for­tu­nio a la pri­me­ra ac­triz pa­ra que una de­bu­tan­te pue­da te­ner su opor­tu­ni­dad. To­dos ne­ce­si­ta­mos que al­guien nos mues­tre su con­fian­za pa­ra po­der con­fiar no­so­tros mis­mos y sa­ber quie­nes so­mos en reali­dad.

—¿Cuán­to hay de suer­te y cuán­to de sa­cri­fi­cio en su ca­rre­ra?

—Tam­bién hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra sa­ber pi­llar la suer­te. Yo creo que so­lo pa­sa una vez, pe­ro hay que sa­ber sal­tar y co­ger­la, que no siem­pre es fá­cil.

—De­cía en su día que es una per­so­na tí­mi­da e in­tro­ver­ti­da. ¿Es el tea­tro su par­ti­cu­lar pun­to de fu­ga?

—Si qui­tas el tea­tro, me que­da una vi­da fa­mi­liar. Mu­chas ga­nas de sa­ber y mu­cha cu­rio­si­dad por el mun­do, eso sí, pe­ro po­co más. Soy muy sen­ci­lla.

—¿Que sin­tió cuan­do re­ci­bió el Pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Ar­tes?

— Fue una sor­pre­sa ex­tra­or­di­na­ria. Al ser un pre­mio in­ter­na­cio­nal, pa­re­cía im­po­si­ble que le to­ca­se al tea­tro. ¡Y mu­cho me­nos a mí! Era al­go in­men­so, pues otras mil qui­nien­tas per­so­nas as­pi­ra­ban al ga­lar­dón: gen­te del tea­tro in­glés, fran­cés, ame­ri­cano... Y en­ton­ces, de pron­to, sa­lió mi nom­bre. Siem­pre se di­ce ‘yo no me lo es­pe­ra­ba’, pe­ro te pro­me­to que, en es­te ca­so, es com­ple­ta­men­te cier­to.

—Hay quien afir­mó, en su día, que el tea­tro no es una for­ma de ar­te.

—Me pa­re­ce un pen­sa­mien­to ne­cio, se­ría co­mo de­cir que Pi­cas­so es un pin­tor me­dio­cre.

—¿Se plan­tea re­ti­rar­se?

—Un ac­tor nun­ca se lo plan­tea. Si vie­ne, vie­ne so­lo. O bien por­que fa­llan las fa­cul­ta­des, la me­mo­ria, los con­tra­tos o el pú­bli­co. Eso es lo que re­ti­ra a un ac­tor. Eso si, me to­ma­ré un des­can­so cuan­do ter­mi­ne­mos la gi­ra de In­cen­dios. Me me­rez­co unas Na­vi­da­des sin tra­ba­jar. Tam­bién hay via­jes que nun­ca he he­cho y que me gus­ta­ría mu­cho ha­cer mien­tras es­toy en es­te mun­do, y no en el si­guien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.