Ga­li­cia no es de cuen­to, es de no­ve­la

Es­ta tie­rra tie­ne his­to­ria, le­tras con gran­des vis­tas que su­pe­ran de lar­go la ex­ten­sión de un cuen­to. Asó­men­se a es­te es­ca­pa­ra­te de li­bros y es­co­jan des­tino. Via­ja­rán de­pri­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LITERATURA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

Via­jes y li­bros ha­rían un bo­ni­to es­ca­pa­ra­te jun­tos. Leer es via­jar, no so­lo a exó­ti­cos des­ti­nos, sino vol­ver de otra for­ma, inad­ver­ti­da, a esos si­tios nues­tros. Ga­li­cia es de no­ve­la, tie­ne es­ce­na­rios que dan pa­ra un re­la­to lar­go. Un pri­mer flash. La Ri­bei­ra Sa­cra es un Pla­ne­ta.

To­do es­to te da­ré le va­lió a Do­lo­res Redondo el pre­mio co­mer­cial de las le­tras; y a sus lec­to­res, una in­mer­sión en un pa­tri­mo­nio em­pa­pa­do de cul­tu­ra mi­le­na­ria, has­ta ha­ce po­co ca­si se­cre­to y hoy pro­pi­cio al tu­ris­mo «co­ol­tu­ral» que com­bi­na a so­laz el vino y la le­tra. Cu­rio­so que La ca­sa del na­zi, pre­mio Ar­zo­bis­po de San Cle­men­te a la me­jor no­ve­la del año, nos lle­ve tras los pa­sos de los na­zis al co­ra­zón de la Ri­bei­ra Sa­cra, por la Ru­ta de las Ra­tas. Si quie­ren que­dar­se por es­tos pa­gos de otra ma­ne­ra, si­gan el ras­tro de la última fi­na­lis­ta del Pla­ne­ta, Cristina Ló­pez Ba­rrio, en Tie­rra de Bru­mas.

Emi­lia Pardo Bazán es uno de los re­fe­ren­tes de es­ta, y la me­jor ci­ce­ro­ne pa­ra la vi­si­ta a pa­zos co­mo el de Es­po­sen­de o el de Li­ña­res, don­de la au­to­ra de Los pa­zos de Ulloa, que se ju­ró se­xo eterno con Pérez Gal­dós (¡gran epi­so­dio na­cio­nal!), pa­só lar­gas tem­po­ra­das y lle­gó in­clu­so a bau­ti­zar co­mo «el pa­la­cio del re­cuer­do».

De ol­vi­do vi­ve el hom­bre (di­jo un tal Eliot...) y de re­cuer­dos la mu­jer. Así que me sien­to lla­ma­da a ha­cer me­mo­ria an­tes de en­trar en la fá­bri­ca de ca­ra­me­los de A Co­ru­ña (Ve­nus es­tu­vo en la pla­za de Lu­go. ¿Re­cuer­dan las len­guas de ga­to, y esas dul­ces pe­ga­ti­nas? Mmmm...) o pa­tear El­vi­ña y Mon­te Al­to pi­san­do ra­ya de me­mo­ria en las le­tras de Ma­nuel Ri­vas.

El bos­que ani­ma­do, de Fer­nán­dez Fló­rez, es­tá muy cer­ca, en la fra­ga de Ce­ce­bre, y el al­ma en pe­na de Fiz de Co­to­be­lo es hoy guía tu­rís­ti­ca n el cementerio de San Ama­ro. ¡No sub­es­ti­men el po­der real de una no­ve­la! En La hi­ja del mar, Rosalía in­vi­ta a ir a Mu­xía en un li­bro de obli­ga­da lec­tu­ra pa­ra fe­mi­nis­tas, y aún más, pa­ra quie­nes es­tán pez en igual­dad. En la Cos­te da Mor­te, jun­to a la Vir­xe da Bar­ca, les aguar­da la in­tri­ga psi­co­ló­gi­ca con que Víctor del Ár­bol se lle­vó el Pre­mio Na­dal.

A Es­me­lle no de­ja­mos de vol­ver con Mer­lín y Cun­quei­ro. Y con To­rren­te Ba­lles­ter al fren­te, he­mos lle­va­do el pe­so de Los go­zos y las som­bras de Pue­bla­nue­va del Con­de (Bueu) al Fe­rrol de los Chon Re­cal­de o a Cas­tro­for­te de Ba­ra­lla, ciu­dad fan­tas­ma su­pues­ta­men­te si­tua­da a 55 ki­ló­me­tros de San­tia­go que nos ha­ce le­vi­tar en la lec­tu­ra. Ade­más de La Ca­sa de la Tro­ya (Pérez Lu­gín), Com­pos­te­la tie­ne th­ri­ller.

Del Cri­me de Reigosa al Con­du­ce rá

pi­do de Amei­xei­ras, vi­vi­mos con rit­mos mor­ta­les lon­gas noi­tes de pe­dra.

Los vivos que via­jan de­pri­sa de­be­rían se­guir, si no lo han he­cho, a la ins­pec­to­ra Va­len­ti­na Ne­gro has­ta la la­gu­na de Ei­rís. Ella les ha­rá en­trar tam­bién en el sa­na­to­rio del So­co­rro o em­pren­der una per­se­cu­ción por A Za­pa­tei­ra. A Co­ru­ña, edén ur­bano emo­cio­nal en las no­ve­las de Cel­so Cas­tro, se ve ne­gra y fe­roz en Crí­me­nes ex­qui­si­tos y El

hom­bre de la más­ca­ra de es­pe­jos, de Nie­ves Abar­ca y Vi­cen­te Ga­rri­do.

Si en Vi­vei­ro ha­bi­ta el mun­do li­te­ra­rio de Ramón Per­nas (El li­bro de Jo

nás), O es­pe­llo do mun­do es­tá en San Pe­dro de Ra­mi­rás (si­gan la luz de la le­tra de Ramón Ni­co­lás). En Ce­la­no­va sen­ti­rán El des­or­den que de­jas, pre­mio Pri­ma­ve­ra pa­ra Car­los Montero. Mien­tras Leo Cal­das nos con­du­ce a Moa­ña en Cru­ces de pie­dra, de Domingo Vi­llar, hay una ópe­ra pri­ma que sue­na a Leo­nard Cohen. La ga­bar­di­na azul nos de­ja, fi­nal­men­te, tem­blan­do en la me­jor pla­ya del mun­do.

Que el via­je sea lar­go. Y no ol­vi­den

To­do can­to fo­mos (que é moi­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.