“El vino es el gran di­na­mi­za­dor de la Ri­bei­ra Sa­cra”

Ha­ce 25 años un gru­po de vi­ti­cul­to­res y bo­de­gue­ros de la Ri­bei­ra Sa­cra, en­tre los que ya es­ta­ba Jo­sé Manuel Ro­drí­guez, op­ta­ron por crear una De­no­mi­na­ción de Ori­gen pa­ra sus vi­nos, con el ob­je­ti­vo de «te­ner más vi­si­bi­li­dad y ofre­cer ma­yo­res ga­ran­tías de ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Entrevista - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Nos mue­ve so­bre to­do nues­tro amor por la tie­rra y con­ti­nuar con la ta­rea de nues­tros an­te­pa­sa­dos”

Jo­séMa­nuel Ro­drí­guez es el úni­co pre­si­den­te que ha te­ni­do la D. O. Ri­bei­ra Sa­cra des­de su crea­ción. «Son ya mu­chos años, pe­ro si mis com­pa­ñe­ros y los or­ga­nis­mos ofi­cia­les si­guen eli­gién­do­me, yo no voy a de­frau­dar­los, por­que per­so­nal­men­te tam­bién es muy re­cor­for­tan­te ver co­mo se ha trans­for­ma­do la Ri­bei­ra Sa­cra y que pa­pel tan im­por­tan­te tu­vo y si­gue te­nien­do el vino en ese cam­bio». —¿Cuán­tos bo­de­gue­ros y vi­ti­cul­to­res ini­cia­ron es­te proyecto? —Em­pe­za­mos 16 en el año 1.991 y co­mer­cia­li­zá­ba­mos 200.000 ki­los de uva. Hoy, 25 años des­pués, so­mos 90 bo­de­gas y ca­si 3.000 vi­ti­cul­to­res, pro­du­cien­do en­tre 6 y 7 mi­llo­nes de ki­los, con el ob­je­ti­vo de lle­gar a los 10 mi­llo­nes. —Pe­ro con las di­fi­cul­ta­des que pre­sen­ta el te­rreno tie­ne que ser muy di­fí­cil au­men­tar la pro­duc­ción. ¿ Qué les mue­ve a se­guir su­frien­do en la ri­be­ra? —So­bre to­do nues­tro amor por la tie­rra, con­ti­nuar la ta­rea de nues­tros an­te­pa­sa­dos y la ca­li­dad úni­ca de nues­tras uvas. Es­tas la­de­ras son una ben­di­ción pa­ra ellas, que son el al­ma de nues­tros vi­nos. Sin eso es ver­dad que se­ría im­po­si­ble, por­que el tra­ba­jo e in­clu­so el ries­go, que con­lle­va man­te­ner los vi­ñe­dos, ha­ría in­via­ble ela­bo­rar un vino que ten­ga, co­mo el nues­tro, un pre­cio ra­zo­na­ble en el mer­ca­do. Pe­ro cuan­do ves los pre­mios que nos dan en cer­tá­me­nes mun­dia­les, que nos co­dea­mos con los me­jo­res, que el con­su­mi­dor res­pon­de... te car­gas las pi­las pa­ra se­guir ade­lan­te y aco­me­ter nue­vos pro­yec­tos. —¿Qué sig­ni­fi­có la crea­ción de la D.O. pa­ra es­ta zo­na? —Con la de­no­mi­na­ción co­men­zó una nueva eta­pa en es­tas tie­rras úni­cas de los ríos Mi­ño, Sil y Ca­be, de­li­mi­tan­do un te­rri­to­rio que no se sa­bía muy bien don­de em­pe­za­ba y don­de aca­ba­ba, fi­jan­do la po­bla­ción y di­na­mi­zan­do los con­ce­llos en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, en es­pe­cial el tu­ris­mo. Sin es­te se­llo de ca­li­dad y la pro­mo­ción que nues­tros vi­nos ha­cen por to­do el mun­do, hoy no exis­ti­rían las in­fra­es­truc­tu­ras de las que dis­fru­ta­mos, no ten­dría­mos los es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros de pri­mer nivel que tenemos y, des­de lue­go, no lle­ga­rían has­ta aquí los cien­tos de mi­les de tu­ris­tas que fa­vo­re­cen las in­ver­sio­nes y ayu­dan en el man­te­ni­mien­to del em­pleo. Tam­bién tenemos que pen­sar que son mi­les las per­so­nas que vi­ven di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te del vino. Ade­más nos pu­so en el ma­pa mun­dial de los me­jo­res des­ti­nos y, tan­to pa­ra los fo­rá­neos co­mo pa­ra los ga­lle­gos, vi­si­tar la Ri­bei­ra Sa­cra es uno de esos ob­je­tos de de­seo pa­ra co­no­cer un pai­sa­je, irre­pe­ti­ble, vi­si­tar los mo­nu­men­tos, es­pe­cial­men­te el le­ga­do que los mon­jes nos de­ja­ron, con igle­sias, ca­pi­llas y mo­nas­te­rios ro­má­ni­cos; los via­jes en ca­ta­ma­rán, pa­ra co­no­cer es­tas tie­rras des­de un águ­lo iné­di­to o dis­fru­tar con la

El Go­de­llo tie­ne un gran fu­tu­ro por de­lan­te por sus mu­chas cua­li­da­des. Mu­chos bo­de­gue­ros ya es­tán ela­bo­ran­do más can­ti­dad»

gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal ga­lle­ga. —Y tam­bién con­tri­bu­ye la bue­na im­pre­sión que tie­nen los más in­flu­yen­tes pres­crip­to­res mun­dia­les. —Exac­ta­men­te. ten­go que de­cir, co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble del Con­se­llo Re­gu­la­dor, que los gran­des pres­crip­to­res nos tra­tan con un gran ca­ri­ño y nues­tros vi­nos ob­tie­nen im­por­tan­tes pre­mios in­ter­na­cio­na­les, es­pe­cial­men­te en los con­cur­sos a los que acu­den so­la­men­te bo­de­gas de vi­ti­cul­tu­ra de mon­ta­ña. —Es­ta es tie­rra de tin­tos, pe­ro tam­bién se dan las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra los blan­cos. ¿En la Ri­bei­ra Sa­cra es­tá cre­cien­do su pro­duc­ción? —De lo que co­se­cha­mos, el 93% es tin­to, que­dan­do pa­ra los blan­cos el 7% res­tan­te y, en es­te por­cen­ta­je, la es­tre­lla es el Go­de­llo. Es­ta va­rie­dad, que pa­re­ce que es­ta­mos des­cu­brien­do aho­ra, en reali­dad lle­va cien­tos de años en nues­tros ban­ca­les. Pe­ro es aho­ra cuan­do se co­mien­za a va­lo­rar. Tie­ne, por sus mu­chas cua­li­da­des, un gran fu­tu­ro por de­lan­te, lo que ha­ce que mu­chos bo­de­gue­ros ya es­tén ela­bo­ran­do ma­yor can­ti­dad. —En­tre el 14 y el 16 de es­te mes se ce­le­bra el pri­mer fes­ti­val de la Ri­bei­ra Sa­cra. ¿ Na­ce con es­pí­ri­tu de con­ti­nui­dad o se li­mi­ta a es­te 25 aniver­sa­rio? —Es un ac­to fes­ti­vo que se ce­le­bra­rá anual­men­te. Que­re­mos que sea un ho­me­na­je a nues­tros vi­nos, a nues­tras gen­tes y a es­ta tie­rra úni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.