Águas do Ge­rês, una al­ter­na­ti­va pa­ra dis­fru­tar de la tran­qui­li­dad en la tierra del vino ver­de.

A po­co más de 20 ki­ló­me­tros de Ponte de Li­ma, au­tén­ti­ca ca­pi­tal del vin­ho ver­de por­tu­gués y en las cer­ca­nías del par­que na­cio­nal Pe­ne­da Ge­rês, sur­gen las aguas ter­mo­me­di­ci­na­les más fa­mo­sas de Por­tu­gal. En Vi­la de Ge­rês ya se re­la­ja­ban los ro­ma­nos ha­ce más

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO C.O. BOUZA

P

or aquí pa­sa­ba la Vía No­va que, con 300 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do, unía Bra­ga con Astorga, atra­ve­san­do la re­ser­va na­tu­ral de Pe­ne­da Ge­rês, pa­ra en­trar en Galicia por los mon­tes de O Xu­rés. Y los ro­ma­nos, aman­tes del ter­ma­lis­mo, ya apro­ve­cha­ron las aguas mi­ne­ro me­di­ci­na­les de Vi­la de Ge­rês, Por eso es­tá es­cri­ta en una ro­ca gra­ní­ti­ca jun­to a la Fuen­te de la Bi­ca, la ins­crip­ción en la­tín «Ae­gri Sur­gunt Sa­ni» (los en­fer­mos sa­len sa­nos) aun­que «en exca­vaciones que se hi­cie­ron a prin­ci­pios del si­glo XVIII —ex­pli­ca Manuel An­dra­de, uno de los mé­di­cos más ve­te­ra­nos de Ter­mas do Ge­rês— se en­con­tra­ron ob­je­tos y mo­ne­das con una an­ti­güe­dad su­pe­rior a los 3.000 años, lo que prue­ba que es­te lu­gar es­tu­vo po­bla­do mu­chos si­glos an­tes».

Pe­ro la vi­lla ter­mal ac­tual tie­ne su es­plen­dor a par­tir del año 1.889, que es cuan­do se cons­tru­yen los pri­me­ros ho­te­les y se ade­cuan las ter­mas, con­vir­tién­do­se en el cen­tro de ter­ma­lis­mo por ex­ce­len­cia del norte de Por­tu­gal. «Las aguas sur­gen a 47 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra —con­ti­núa el fa­cul­ta­ti­vo— y son bi­car­bo­na­ta­das só­di­cas, No tie­nen azu­fre en su es­ta­do más ba­jo de sul­fu­ro, de ahí que sean lím­pi­das y sin olor, re­co­men­da­das pa­ra mu­chas do­len­cias, pe­ro en es­pe­cial pa­ra la ve­sí­cu­la, dia­be­tes, obe­si­dad e hi­per­ten­sión, ade­más de las afec­cio­nes he­pá­ti­cas».

Tra­ta­mien­tos de 12 a 14 días

Son aguas úni­cas en el mun­do, di­cen en es­ta vi­lla por­tu­gue­sa y su fa­ma tras­pa­sa fron­te­ras, lle­gan­do has­ta aquí gen­tes de to­dos los lu­ga­res del mun­do. La reali­dad es que la fe po­pu­lar atri­bu­ye las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas del agua al mi­la­gro de San­ta Eu­fe­mia, que es la pa­tro­na de la vi­lla y que fue des­pe­ña­da des­de lo al­to de la sie­rra por ne­gar­se a ofre­cer sa­cri­fi­co a los fal­sos dio­ses. Pe­ro la cien­cia tam­bién tie­ne al­go que de­cir, por­que mu­chos fue­ron los cien­tí­fi­cos que ana­li­za­ron es­tas aguas «ya que, ade­más de pre­ve­nir, lle­gan a cu­rar mu­chas en­fer­me­da­des».

Los tra­ta­mien­tos sue­len du­rar en­tre 12 y 14 días e in­clu­yen una die­ta per­so­na­li­za­da, que nos re­ce­ta un es­pe­cia­lis­ta del bal­nea­rio.

Tam­bién en es­ta vi­lla exis­te otro bal­nea­rio, con aguas ade­cua­das pa­ra tra­ta­mien­to del apa­ra­to di­ges­ti­vo. Pe­ro a to­das es­ta pro­pie­da­des que se le atri­bu­yen al agua, es­te es el lu­gar ideal pa­ra es­ta­ble­cer­nos du­ran­te unos días, por­que des­de aquí po­de­mos tam­bién

Los pre­cios del ho­tel par­ten de 53 eu­ros dos per­so­nas, con desa­yuno in­clui­do”

dis­fru­tar y re­la­jar­nos con la exu­be­ran­te na­tu­ra­le­za del lu­gar y la tran­qui­li­dad de la vi­lla, sin rui­dos ni aglomeraciones que en­tor­pez­can nues­tro des­can­so. Y, si nos ape­te­ce, a muy po­cos ki­ló­me­tros es­tán tan­to las tie­rras de Bas­tos co­mo Ponte de Li­ma, don­de el fa­mo­so vino ver­de por­tu­gués ha­rá las de­li­cias de nues­tras co­mi­das y ce­nas.

Alo­ja­mien­to y tra­ta­mien­tos

Y pa­ra cum­plir to­das es­ta pre­mi­sas ele­gi­mos el ho­tel Spa Águas do Ge­rês, si­tua­do en el cen­tro de la vi­lla, uno de los dos pri­me­ros de es­te lu­gar, to­tal­men­te re­mo­za­do y a unos pre­cios real­men­te atrac­ti­vos «en la tem­po­ra­da me­dia —ex­pli­ca Ma­ría José Díaz, asis­ten­te del di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to— es­tán en­tre los 53 eu­ros, la ha­bi­ta­ción do­ble, con desa­yuno in­clui­do y los 99 eu­ros, cual­quie­ra de las cua­tro sui­tes que te­ne­mos. Ade­más ofre­ce­mos un res­tau­ran­te que es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los me­jo­res de la zo­na y pa­que­tes que in­clu­yen spa y tra­ta­mien­tos de to­do ti­po, co­mo ba­ños de in­mer­sión, con ma­sa­je sub­acuá­ti­co, tur­co, sau­na, pis­ci­na hi­dro­di­ná­mi­ca, du­cha Vichy, o ma­sa­jes re­afir­man­tes, de re­la­ja­ción, adel­ga­zan­tes, pie­dras vol­cá­ni­cas, an­ti­ce­lu­li­tis o cu­pi­do, en el que se dan a dos per­so­nas al mis­mo tiem­po».

Alo­ja­mien­to y tra­ta­mien­tos

Tam­bién en es­te ho­tel nos pre­pa­ra­rán las die­tas que nos re­ce­ten en el bal­nea­rio y, si lo pe­di­mos, nos or­ga­ni­za­rán ex­cur­sio­nes de to­do ti­po con la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da Ge­res­mont. «Des­de aquí —con­ti­núa Ma­ría José— se pue­den ha­cer ru­tas en au­to­mó­vi­les to­do­te­rreno, vi­si­tan­do lo más im­por­tan­te de la sie­rra, co­mo mi­ra­do­res, res­tos ro­ma­nos o al­gu­nas de las her­mo­sas cas­ca­das que nos ofre­ce el par­que. Pa­seos a ca­ba­llo o en bi­ci­cle­ta, pa­ra lo que la em­pre­sa nos lle­va­rá las bi­ci­cle­tas a lo al­to del mon­te y así dis­fru­ta­re­mos de la ba­ja­da, de­por­tes de aven­tu­ra, ca­noas...»

To­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar en po­cos días, de lo mu­cho que nos ofre­ce es­te lu­gar pri­vi­le­gia­do.

UNA FA­CHA­DA DEL SI­GLO XIX

ÁGUAS DO GE­RÊS fue re­mo­de­la­do y mo­der­ni­za­do re­cien­te­men­te en su in­te­rior, pe­ro si­gue con­ser­van­do la ar­qui­tec­tu­ra de las ca­sas no­bles del si­glo XIX, cuan­do es­ta vi­lla ter­mal por­tu­gue­sa vi­vió su má­xi­mo es­plen­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.