La nue­va fa­ce­ta de Ca­ye­tano

Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo, hi­jo de la du­que­sa de Al­ba, Gran­de de Es­pa­ña y du­que de Ar­jo­na, en­tre otros tí­tu­los no­bi­lia­rios, vi­si­tó Fin­ca Mon­tes­quei­ro (Olei­ros) re­pre­sen­tan­do a su mar­ca, Ca­sa de Al­ba, en la ex­po­si­ción que, con pro­vee­do­res y clien­tes, anua

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEXTO J. M. ORRIOLS

El hi­jo de la du­que­sa de Al­ba ha­bla en ex­clu­si­va pa­ra el HUM so­bre su di­fí­cil ate­rri­za­je en el mun­do de la empresa

Esa­fa­ble, agra­da­ble, y muy fá­cil de en­tre­vis­tar, por­que no elu­de nin­gu­na pre­gun­ta. Ade­más, no ocul­ta que su sa­li­da de la bur­bu­ja en la que lo te­nían ais­la­do le su­pu­so un au­tén­ti­co trau­ma. «Su­frí un im­pac­to bru­tal al ver la reali­dad, al ba­jar al sue­lo, don­de vi­ven el res­to de los hu­ma­nos. No co­no­cía na­da del mun­do co­mer­cial, es­ta­ba ais­la­do, so­la­men­te tu­ve una pe­que­ña ex­pe­rien­cia cuan­do fui la ima­gen de Ralph Lau­ren. Fue muy di­fí­cil pa­ra mi adap­tar­me, pe­ro con tiem­po y ga­nas siem­pre lo con­si­gues. Ade­más, con­té des­de el prin­ci­pio con la ayu­da y con­fian­za de mi ma­dre. Ella de­jó en mis ma­nos la ges­tión y me pu­se ma­nos a la obra, con to­da la ilu­sión del mun­do, pa­ra equi­li­brar in­gre­sos y gas­tos. Yo le ha­bía di­cho que te­nía­mos que ren­ta­bi­li­zar las pro­pie­da­des, por­que, por ejem­plo, me en­con­tré con 28 fin­cas uni­das y ha­bía que po­ner­las a pro­du­cir. Y ahí co­men­zó to­do. Con el acei­te, por ejem­plo, ya que te­ne­mos oli­va­res y es­ta­ban sin ex­plo­tar. O con la car­ne, por­que te­nía­mos 1.200 ca­be­zas de ga­na­do va­cuno en Sa­la­man­ca, de ra­za cha­ro­le­sa cru­za­da con la au­tóc­to­na, que nos ofre­cían una ca­li­dad ex­ce­len­te. Des­pués, dos de mis her­ma­nos se opu­sie­ron, bus­ca­ron otros ca­mi­nos y de­ci­die­ron no ven­der­me las re­ses, con lo que me tu­ve que preo­cu­par de bus­car otras ga­na­de­rías».

—Tam­bién tie­nen cer­dos ibé­ri­cos.

—Sí, es­tán en fin­cas de mi her­mano Fer­nan­do, que sí co­la­bo­ra en es­ta empresa de la ca­sa de Al­ba. Ya los te­nía­mos, pe­ro mis otros her­ma­nos tam­bién de­ci­die­ron qui­tár­nos­los, por lo que tu­ve que bus­car la im­pli­ca­ción del ga­na­de­ro Ju­lián Martín, pa­ra man­te­ner la ca­li­dad. Nues­tros ja­mo­nes, por ejem­plo, son de la más al­ta ca­te­go­ría que exis­te en

Es­pa­ña y es­tán ava­la­dos por la mar­ca Ca­sa de Al­ba que, con so­la­men­te tres años, ya es­tá pres­ti­gia­da en las me­jo­res tien­das gour­met de nues­tro país.

—Acei­te, ga­lle­tas, tu­rro­nes... pe­ro aún fal­ta el vino.

—Te­ne­mos una gran se­lec­ción de pro­duc­tos con es­ta mar­ca. Las ga­lle­tas las te­ne­mos sa­la­das, co­mo ape­ri­ti­vo, y tam­bién dul­ces, pa­ra so­bre­me­sa. Nos las ela­bo­ran en Bar­ce­lo­na y en Ávi­la y to­das lle­van tri­go nues­tro. Los tu­rro­nes los ha­cen en ex­clu­si­va pa­ra no­so­tros, pe­ro aún no apor­ta­mos nin­gún pro­duc­to. Y di­go aún, por­que plan­té on­ce hec­tá­reas de te­rreno con al­men­dros, ya que in­ten­to lle­gar a ven­der so­la­men­te lo que pro­du­cen nues­tras pro­pie­da­des. El vino, aun­que sé que al­gún día lo ten­dre­mos, es otra his­to­ria mu­cho más com­pli­ca­da. Es­te mun­do me da mu­cho mie­do, por­que bo­de­gue­ro no lo es cual­quie­ra. Yo es­toy vien­do mu­chas aven­tu­ras vi­ti­vi­ní­co­las que fra­ca­san, por­que pa­ra el vino hay que te­ner mu­chos co­no­ci­mien­tos. To­dos me di­cen «¿por qué no tie­nes vino?», y yo siem­pre res­pon­do que es un sec­tor muy se­lec­ti­vo. El vino lle­ga­rá cuan­do ga­ne­mos di­ne­ro, ya que, has­ta aho­ra, lo per­di­mos. Es­tas na­vi­da­des es­pe­ro que igua­le­mos y des­pués ya ve­re­mos. El vino exi­ge

mu­cho co­no­ci­mien­to.

—Pe­ro la mar­ca Ca­sa de Al­ba abri­rá mu­chas puer­tas.

—Por su­pues­to que abre puer­tas, pe­ro el mun­do em­pre­sa­rial, por lo me­nos en es­te sec­tor, es muy com­pli­ca­do y agre­si­vo. Es in­dis­pen­sa­ble con­tar con gente es­pe­cia­li­za­da de al­to ni­vel y eso cues­ta di­ne­ro. Ade­más hay que pen­sar que yo asu­mo to­do

el ries­go per­so­nal­men­te. Mi ma­dre me ani­mó y apo­yó, me dió el 55 %, y aho­ra ya es mu­cho más que una empresa pa­ra mi, es un víncu­lo de san­gre, es al­go en lo que no pue­do fa­llar y eso me cam­bió la vi­da por com­ple­to. De to­das for­mas ni me arre­pien­to de na­da ni ce­ja­ré en mi em­pe­ño pa­ra con­se­guir la ren­ta­bi­li­dad. Es un re­to, pe­ro tam­bién una ilu­sión. Es la ga­ran­tía de fu­tu­ro.

LOS PRO­DUC­TOS DE LA CA­SA DE AL­BA

Un ca­tá­lo­go muy am­plio tie­ne hoy es­ta mar­ca, que vino a pro­mo­cio­nar a A Co­ru­ña Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo. Tie­ne una gran va­rie­dad de acei­tes de oli­va, ela­bo­ra­dos con acei­tu­nas de fin­cas pro­pias. Son mu­chos ya los pre­mios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les que os­ten­ta, y, en­tre sus pre­sen­ta­cio­nes, des­ta­ca la co­lec­ción de la­tas ins­pi­ra­das en re­tra­tos de la fa­mi­lia Al­ba, rea­li­za­dos por re­nom­bra­dos ar­tis­tas a lo lar­go de la his­to­ria. La cer­ve­za ar­te­sa­nal es otro de sus pro­duc­tos es­tre­lla. «Bus­ca­mos las me­jo­res mal­tas, lú­pu­los y le­va­du­ras a ni­vel mun­dial. Es una cer­ve­za ela­bo­ra­da ar­te­sa­nal­men­te, con ce­ba­da que cul­ti­va­mos en te­rre­nos pro­pios de Cá­ce­res y con na­ran­jas se­lec­cio­na­das de nues­tras fin­cas de Se­vi­lla».

SE­LEC­CIÓN DE CAR­NES Y MIE­LES

Un am­plio aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des ofre­ce es­ta mar­ca en pro­duc­tos pro­ce­den­tes de cer­dos 100% ibé­ri­cos, se­ca­dos y ela­bo­ra­dos ar­te­sa­nal­men­te en Gui­jue­lo (Sa­la­man­ca), cu­na de es­ta ra­za. «To­dos los cer­dos se crían en li­ber­tad en la dehe­sa y se ali­men­tan de be­llo­tas en los me­ses de mon­ta­ne­ra, en al­gu­nas de las fin­cas fa­mi­lia­res. Ade­más de ja­mo­nes y pa­le­tas, te­ne­mos una am­plia se­lec­ción de em­bu­ti­dos en dis­tin­tas pre­pa­ra­cio­nes y pre­sen­ta­cio­nes».

A to­do es­to hay que aña­dir la car­ne de va­cuno y de ovino, de ani­ma­les que se crían en sie­te fin­cas pro­pias, pas­tas y ga­lle­tas ar­te­sa­nas y has­ta seis va­rie­da­des di­fe­ren­tes de mie­les y po­len.

Más que una empresa, pa­ra mí es un víncu­lo de san­gre»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.