POR 13 RA­ZO­NES

Re­pa­sa­mos la vida de CAR­MI­NA OR­DÓ­ÑEZ en el aniver­sa­rio de su des­apa­ri­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO AL­BERT

El pa­sa­do do­min­go, 23 de ju­lio, Fran Ri­ve­ra re­cor­dó a su ma­dre en Ins­ta­gram con una fo­to en blan­co y una fra­se car­ga­da de sen­ti­mien­to: «Se te echa de me­nos!!!» Las ex­cla­ma­cio­nes es­ta­ban ahí pre­ci­sa­men­te pa­ra re­cal­car la emo­ción. La elec­ción de la fo­to re­sul­tó cu­rio­sa: una be­lla es­tam­pa en blan­co y ne­gro en que Car­men Or­dó­ñez apa­re­ce sen­ta­da en una ca­le­sa jun­to a su her­ma­na Belén, tam­bién des­apa­re­ci­da, pe­ro a quien su so­brino no men­cio­na. Co­mo si no es­tu­vie­ra pre­sen­te en la fo­to. Co­mo si no es­tu­vie­ra ya au­sen­te. Tal vez

Vi­vió in­ten­sa­men­te y nun­ca ce­rró las puer­tas al amor

so­lo fue­ra una her­mo­sa fo­to y na­da más, pe­ro co­mo to­dos los ges­tos que ro­dea­ron a ‘la Di­vi­na’ fue­ron siem­pre es­cru­ta­dos y co­men­ta­dos, no lo iban a ser me­nos aque­llos que se re­fie­ren a su re­cuer­do. 13 años ya. Una ci­fra maldita pa­ra los su­pers­ti­cio­sos, una ci­fra no re­don­da co­mo la que usa­mos co­mo excusa pa­ra ren­dir ho­me­na­jes, una ci­fra en bo­ca de to­dos por una se­rie de te­le­vi­sión que ha arra­sa­do en to­do el mun­do y que tie­ne en la muer­te de su pro­ta­go­nis­ta la cla­ve de su éxi­to. Y es­ta es la ci­fra que co­ro­na un trá­gi­co fi­nal que con­vir­tió a la mu­sa del pa­pel cu­ché en dio­sa del co­ra­zón.

Lo te­nía to­do pa­ra ser una es­tre­lla, pe­ro no te­nía na­da pa­ra man­te­ner­se en el es­tre­lla­to. Su fa­ma era in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la de sus su­ce­si­vos ma­ri­dos, si­guien­do en su elec­ción una de­ca­den­cia que, iró­ni­ca­men­te, iba en pa­ra­le­lo con sus de­ci­sio­nes pro­fe­sio­na­les, si es que po­de­mos lla­mar así el mer­ca­deo de su vida pri­va­da con el que fue pa­gan­do los ca­pri­chos pro­pios y aje­nos.

SUS GRAN­DES AMO­RES

Por­que en eso to­dos coin­ci­den, Car­mi­na era muy ge­ne­ro­sa con el di­ne­ro que ga­na­ba por no ha­cer na­da. Del gran Fran­cis­co Ri­ve­ra, ‘Pa­qui­rri’, a Ernesto Ney­ra. De vi­vir a los 17 años en­ce­rra­da en una fin­ca a ha­cer­lo a los 40 atra­pa­da en una re­la­ción que aca­bó en los juz­ga­dos con acu­sa­cio­nes de ma­los tra­tos. De via­jar en jet pri­va­do y alo­jar­se en los me­jo­res ho­te­les a men­di­gar pla­tós por una exclusiva

que lle­var­se al bol­si­llo. De ser portada de las re­vis­tas por una bo­da con 1.500 in­vi­ta­dos a con­ver­tir­se en ti­tu­lar de su­ce­sos por aca­bar sus so­li­ta­rios días en una ba­ñe­ra. De vi­vir fiestas in­ter­mi­na­bles en El Ro­cío a ter­mi­nar con­ver­ti­da en pol­vo del ca­mino en las ma­ris­mas.

SUS TRES HI­JOS

Car­mi­na no vio nun­ca a su hi­jo Ca­ye­tano con el tra­je de lu­ces. Nun­ca su­po que Cu­rro Váz­quez se en­car­ga­ría de con­ver­tir­lo en ca­be­za de car­tel, que brin­da­ría su primer to­ro al Rey Emé­ri­to. Pue­de que in­tu­ye­ra en los ras­gos y mi­ra­da de su hi­jo su po­ten­cial pa­ra ser mo­de­lo de Armani, pe­ro tal vez fue­ra so­lo eso, una va­ga in­tui­ción, in­clu­so un sue­ño.

Tras la se­pa­ra­ción de Fran­cis­co, la ma­dre que­rría ha­ber vis­to a su hi­jo fe­liz­men­te enamo­ra­do de nue­vo. Car­mi­na no su­po que su fa­mi­lia en­tron­ca­ría con la de Jo­sé Ma­nuel So­to, cu­ya so­bri­na po­lí­ti­ca, Lour­des, se­ría la ma­dre de su nie­ta Car­men. En ca­sa po­drán lla­mar­la Car­mu­ca, co­mo ha­cía An­to­nio Or­dó­ñez con su hi­ja. O Car­mi­na, co­mo ha­cía la pren­sa con ella. O sen­ci­lla­men­te Car­men, co­mo a la bi­sa­bue­la. Se per­dió esa bo­da en la Ca­pi­lla de los Ma­ri­ne­ros de Tria­na. Lo que ha­bría dis­fru­ta­do ella del ban­que­te, de la fies­ta, y de las ex­clu­si­vas so­bre su ves­ti­do o sus sen­ti­mien­tos ha­cia la nue­ra.

Ver a su hi­jo Ju­lián Con­tre­ras llo­ran­do por los pro­gra­mas le ha­bría des­tro­za­do el co­ra­zón. Por mu­cho or­gu­llo de ma­dre que lue­go sin­tie­ra al leer las pa­la­bras emo­cio­na­das de su hi­jo en el li­bro Que­ri­da ma­má, es­cri­to con la ayu­da de Ce­li­na Fer­nán­dez, es­po­sa de Ra­fael Ba­sur­to, de Los Pan­chos. Car­mi­na no ha­bría da­do cré­di­to a los po­sa­dos se­mi­des­nu­dos de Ju­lián en Ins­ta­gram, lu­cien­do múscu­lo y la son­ri­sa de quien ha en­con­tra­do su se­gu­ri­dad pre­ci­sa­men­te allí don­de na­cían sus in­se­gu­ri­da­des y mie­dos. Qué iro­nía.

¿QUÉ HU­BIE­RA PA­SA­DO?

Nos he­mos per­di­do la Car­mi­na de los po­sa­dos y de­cla­ra­cio­nes en re­des sociales. ¿Se la ima­gi­nan col­gan­do fotos a dia­rio des­de Ma­rra­kech o Tán­ger, sus pa­raí­sos per­di­dos? Su cuen­ta ha­bría re­cu­pe­ra­do el gla­mur de aque­llos

Si es­tu­vie­ra vi­va, su cuen­ta de re­des sociales ten­dría fi­lón

tiem­pos en que Es­pa­ña era en blan­co y ne­gro pe­ro ella apu­ra­ba en co­lo­res. Pa­ra eso lle­va­ba san­gre Do­min­guín en sus ve­nas, pa­ra que to­do le ‘hi­cie­ra plin’ mien­tras se lle­va­ba la mano a la ca­be­lle­ra pa­ra me­sar­se con la son­ri­sa de quien real­men­te vi­ve más allá del bien y del mal. O más cer­ca del mal. Car­mi­na ha­bría ce­le­bra­do, una vez per­do­na­dos to­dos los pecados, los re­cien­tes éxi­tos de su ami­ga Lo­li­ta. Y la ha­bría­mos vis­to en ca­sa de la Flo­res re­cor­dan­do su in­fan­cia, esa vida lo­ca de fiestas y ex­ce­sos, sus de­va­neos en la cor­te alaui­ta, la de­ri­va de su fa­mi­lia, un clan que for­ma par­te del ADN de la pren­sa ro­sa na­cio­nal.

Y mien­tras tan­to, al­gu­nos pien­san que so­lo por ver el es­pec­tácu­lo de Isa­bel Pan­to­ja en­tran­do en la cár­cel, Car­mi­na ha­bría sido ca­paz de re­gre­sar a es­te mun­do…

Hi­ja del to­re­ro An­to­nio Or­dó­ñez, es­ta­ba muy uni­da a su padre, que fa­lle­ció en el año 1998, víc­ti­ma de un cán­cer.

Jun­to a su padre An­to­nio, su ma­dre Car­men y su her­ma­na Belén (iz­da.).

Pa­qui­rri fue el hom­bre que mar­có la vida de Car­mi­na. Se ca­sa­ron en 1973 y tu­vie­ron dos hi­jos.

Pepe , ‘el Ma­ris­me­ño’, fue su pa­re­ja du­ran­te un año. Él mis­mo re­co­no­ció que no fue una bue­na in­fluen­cia pa­ra ‘la Di­vi­na’.

Tras se­pa­rar­se de Pa­qui­rri en 1979, se ca­só con Ju­lián Con­tre­ras en 1984. Pa­sa­ron diez años ca­sa­dos y tu­vie­ron un hi­jo, Ju­lián.

A Lo­li­ta Flo­res le unía una gran amis­tad que pue­de ser que hu­bie­ra se­gui­do sien­do tan fuer­te con el pa­so del tiem­po.

Jun­to a sus tres hi­jos. Ca­ye­tano, Fran Ri­ve­ra y Ju­lián Con­tre­ras Jr.

A la iz­da., jun­to a Pa­qui­rri, con Fran Ri­ve­ra en bra­zos. A la dcha., con su se­gun­do hi­jo, Ca­ye­tano.

A la iz­da., Fran jun­to a Lour­des Montes y a su hi­ja. De­ba­jo de es­tas lí­neas, Ju­lián Con­tre­ras Jr.

Pa­qui­rri y Car­mi­na es­tu­vie­ron muy enamo­ra­dos.

‘La Di­vi­na’ no pu­do ver a su hi­jo Ca­ye­tano ves­ti­do de lu­ces.

Vi­vió sus 49 años sin de­jar in­di­fe­ren­te a na­die. Ella no pa­só de pun­ti­llas por la vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.