MAY­RA GÓ­MEZ KEMP

SA­BE LO QUE ES SU­FRIR, POR­QUE HA TE­NI­DO QUE HA­CER FREN­TE AL CÁN­CER DOS VE­CES. POR ESO, SE PO­NE EN EL LU­GAR DEL OTRO Y AYU­DA A QUIEN LO NE­CE­SI­TA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANA GARCÍA LO­ZANO / FOTOS: AL­BER­TO BERNÁRDEZ

La pre­sen­ta­do­ra nos ha­bla de so­li­da­ri­dad y de có­mo su ex­pe­rien­cia ha he­cho que se pon­ga en el lu­gar de los de­más.

Ve­ci­nas y re­si­den­tes en Ma­drid. Esa se­ría la pre­sen­ta­ción que ella ha­ría de no­so­tras si fué­ra­mos con­cur­san­tes del mí­ti­co Un, dos, tres, res­pon­da otra vez. Yo aña­di­ría el tér­mino «ca­lle­je­ras», por­que nos en­can­ta pa­tear las ca­lles del ba­rrio en el que vi­vi­mos. Por eso es fre­cuen­te que nos vea­mos cru­zan­do un se­má­fo­ro, mi­ran­do un es­ca­pa­ra­te o, sim­ple­men­te, pa­sean­do. Nos pa­ra­mos y siem­pre te­ne­mos al­go que con­tar, por­que cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra ha­blar con ella. En es­te ca­so, qué me­jor pre­tex­to que la so­li­da­ri­dad pa­ra char­lar un ra­to. Aun­que lo pri­me­ro, es lo pri­me­ro… ¿Có­mo es­tá? Es­tu­pen­da­men­te bien. Me ha­go mis che­queos, cla­ro. Me di­jo que aca­ba­ba de pa­sar la ITV. ¿Ha ha­bi­do que cam­biar al­gu­na pie­za? No (ri­sas), to­do en or­den. Me me­ten una cá­ma­ra por la na­riz y, co­mo di­ce mi oto­rrino, me

ha­cen ‘pe­rre­rías’, pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, es­tá to­do bien. May­ra, ¿son bue­nos tiem­pos pa­ra la so­li­da­ri­dad? No, no lo son. Yo no­to que hay un ago­ta­mien­to de la ca­ri­dad. La gen­te ve en las no­ti­cias a un se­ñor que mien­te so­bre la do­len­cia de la hi­ja, a otro que lo ha­ce so­bre su en­fer­me­dad... Y eso, a quien de ver­dad lo ne­ce­si­ta, le ha­ce un da­ño tre­men­do. Por otro la­do, no hay si­tio don­de va­yas en el que no ha­ya al­guien pi­dien­do. ¿Sa­bes lo que yo he he­cho? Co­mo no pue­do dar a to­do el mun­do, ele­gí a ‘mi po­bre’ y es al que ayu­do ca­da se­ma­na un po­qui­to. ¿La crisis ha afec­ta­do tam­bién a los va­lo­res? Por su­pues­to, eso ha lle­va­do a mu­cho egoís­mo, gen­te que di­ce: «Es­ta­mos en la jun­gla, o me sal­vo yo, o quién me va a sal­var». Pe­ro es cier­to que hay per­so­nas que, aun­que quie­ran, no pue­den ayu­dar. El pa­ro afec­tó a mu­cha gen­te que era so­li­da­ria, pe­ro que aho­ra se en­cuen­tra sin tra­ba­jo y no pue­da dar na­da. Son tiem­pos du­ros y, so­bre to­do, me da pe­na la gen­te jo­ven. Ha­blan­do de gen­te jo­ven, ¿dón­de se apren­de a ser so­li­da­rio? O me­jor, ¿dón­de se de­be en­se­ñar? La so­li­da­ri­dad se de­be apren­der en ca­sa. Yo creo que, pre­ci­sa­men­te por es­tos pro­ble­mas, en las fa­mi­lias que tie­nen la suer­te de te­ner tra­ba­jo, tan­to el pa­dre co­mo la ma­dre, a los hi­jos los cría In­ter­net. Yo apren­dí mu­cho en ca­sa. Mi ma­dre me en­se­ñó que a mi abue­la, que era muy ma­yor, te­nía que cui­dar­la y es­tar pen­dien­te de ella. Yo la ado­ra­ba y aque­llo me sir­vió des­pués, en la vi­da, pa­ra sa­ber po­ner­me en los za­pa­tos de otra per­so­na. Hoy en día, nos fal­ta fa­mi­lia al­re­de­dor que nos edu­que. ¿Con qué cau­sas le gus­ta co­la­bo­rar a us­ted? Me gus­ta to­do aque­llo que ten­ga que ver con la gen­te ma­yor y con los ni­ños, por­que son los más des­pro­te­gi­dos de la so­cie­dad. Y si eres mu­jer y ne­gra, en Áfri­ca, eres el blan­co pa­ra to­das las bar­ba­ri­da­des que te pue­dan ocu­rrir en la vi­da. Si lo­gras li­brar­te de la abla­ción, que tus pa­dres no te ven­dan, o no te ca­sen con 11 años… Si lo­gras so­bre­vi­vir a eso, en­ton­ces, oja­lá en­cuen­tres un ma­ri­do que sea lo me­nos ma­chis­ta po­si­ble. Es te­rri­ble la si­tua­ción de la mu­jer en cier­tos paí­ses y eso tam­bién me preo­cu­pa mu­cho. Ade­más, co­la­bo­ra con to­do lo que tie­ne que ver con el cán­cer Eso, por su­pues­to. Ca­da vez que me lla­man, so­lo pre­gun­to dón­de hay que ir y qué hay que ha­cer. He­mos coin­ci­di­do en al­gu­nos ac­tos de los que or­ga­ni­za la Fun­da­ción de nues­tra ami­ga San­dra Iba­rra. Es que San­dra, en un mo­men­to da­do, me sal­vó de mo­rir de ham­bre. Des­pués de la ra­dio­te­ra­pia y la qui­mio­te­ra­pia, tu­ve una reac­ción lla­ma­da mu­co­si­tis, que con­sis­te en que se te que­da la bo­ca lle­na de lla­gas y úl­ce­ras. Es­ta­ba de­ses­pe­ra­da. San­dra me lla­mó un día pa­ra ver qué tal es­ta­ba y, cuan­do le con­té que ya pe­sa­ba 49 ki­los, me re­co­men­dó que fue­ra a mi mé­di­co de ca­be­ce­ra y que le con­ta­ra lo que me pa­sa­ba. Que bus­ca­ra un pa­lia­ti­vo pa­ra que no tu­vie­ra ese do­lor. Mi mé­di­co en­tró en una web de un ins­ti­tu­to on­co­ló­gi­co y en­con­tró una fór­mu­la pa­ra eso. Me la co­pió y me fui a mi far­ma­céu­ti­co, que me hi­zo un ja­ra­be con el que me en­jua­ga­ba 20 mi­nu­tos an­tes de co­mer, que me dor­mía la bo­ca y me de­ja­ba co­mer sin do­lor. Al­guien co­mo San­dra, que ha pa­sa­do lo su­yo, que tie­ne esa ma­ra­vi­llo­sa fun­da­ción, lo sa­be. Yo in­ten­to ha­cer lo mis­mo, de­vol­ver to­do lo que he re­ci­bi­do, ha­blar des­de mi ex­pe­rien­cia. No me im­por­ta con­tar co­sas de mi en­fer­me­dad, por­que sé que pue­do ayu­dar. Una de mis ma­yo­res ale­grías fue la que me dio una se­ño­ra por la ca­lle. Me pa­ró pa­ra de­cir­me que yo ha­bía con­se­gui­do lo que ella no ha­bía po­di­do en diez años: que su hi­ja de­ja­ra de fu­mar. Ese es el men­sa­je, que fu­mar es lo peor y se pa­ga. Si no es con un en­fi­se­ma, con un cán­cer de pul­món o de bo­ca. ¿Qué se­cue­las le de­ja a una en el al­ma pa­sar dos ve­ces por es­ta en­fer­me­dad?

He in­ten­ta­do se­guir sien­do la mis­ma y no per­der el sen­ti­do del hu­mor. He te­ni­do da­ños colaterales, pe­ro he in­ten­ta­do que no me ven­cie­ran y he apren­di­do a dis­fru­tar de to­do lo que po­día se­guir dis­fru­tan­do. Yo aho­ra va­lo­ro a la gen­te que es­tu­vo con­mi­go, por­que hay gen­te que des­apa­re­ce. Sin em­bar­go, apa­re­cie­ron per­so­nas que no es­pe­ra­ba y eso com­pen­sa mu­cho. Bueno, y qué de­cir de la gen­te de la ca­lle… nun­ca me he sen­ti­do tan que­ri­da y apo­ya­da. ¿Cam­bia el mo­do de mi­rar la vi­da? To­tal­men­te. Cam­bian las prio­ri­da­des. ¿Qué ha apren­di­do? Pe­que­ños pla­ce­res. ¿Por ejem­plo? Ver una pe­lí­cu­la que me gus­te y po­der llo­rar a mo­co ten­di­do. O mi­ra, sin ir más le­jos, ayer des­cu­brí un pan que pue­do co­mer: pan de cer­ve­za, blan­di­to, ri­quí­si­mo… Ese pe­que­ño pla­cer no sa­bes qué fe­liz me ha he­cho. No soy muy ori­gi­nal, si di­go que cuan­do pien­so en May­ra, siem­pre la vi­sua­li­zo con una son­ri­sa. ¿Qué co­sas le ha­cen reír? Mu­chí­si­mas, ten­go un gran sen­ti­do del hu­mor. Me ha­ce son­reír un pe­rro gra­cio­so por la ca­lle, un ni­ño ha­cien­do una tras­ta­da… Pe­ro tam­bién tie­ne su ca­rác­ter… ¿Qué le ha­ce en­fa­dar? Las in­jus­ti­cias. Mi ma­má me en­se­ñó que el tra­ba­jo era al­go muy se­rio, que la úni­ca ex­cu­sa pa­ra lle­gar tar­de era es­tar muer­to. En te­le­vi­sión me po­nía ma­la que al­guien del equi­po no es­tu­vie­ra pres­tan­do aten­ción a su la­bor. Chi­cho, cuan­do me pre­sen­ta­ba a al­guien nue­vo, ac­tor, aza­fa­ta…, de­cía: «Es­ta es la mu­jer más pro­fe­sio­nal, tra­ba­ja­do­ra y en­can­ta­do­ra del mun­do, pe­ro si se en­fa­da, ¡a 20 ki­ló­me­tros de ella!» (ri­sas). Han pa­sa­do 45 años des­de que se es­tre­na­ra el Un, dos, tres… y no se li­bra de que le pre­gun­ten… Es inevi­ta­ble, pe­ro es al­go que ten­go asu­mi­do. Y, apar­te de los ta­co­nes, ¿qué echa de me­nos de aque­lla épo­ca? (Ri­sas) Los ta­co­nes, te di­go ya que no. Fí­ja­te, echo de me­nos re­unir­me to­das las se­ma­nas con el mis­mo gru­po de gen­te: ac­to­res, aza­fa­tas, ma­qui­lla­do­ras, re­gi­dor, cá­ma­ras… ¿Có­mo es aho­ra su día a día? Es­toy he­cha to­da una ama de ca­sa. Me le­van­to, ha­go al­gu­na ta­rea do­més­ti­ca, pla­ni­fi­co las co­mi­das, ha­go la com­pra, me me­to en In­ter­net, que es una he­rra­mien­ta muy útil si la sa­bes do­si­fi­car, veo pe­lí­cu­las… ¿Qué le ha fal­ta­do por ha­cer? Ima­gino que po­co, por­que ha tra­ba­ja­do has­ta en el cir­co. Me hu­bie­ra gus­ta­do rea­li­zar do­cu­men­ta­les. Es un gé­ne­ro que pue­de ser en­ri­que­ce­dor a to­pe. Me gus­tan los do­cu­men­ta­les de via­jes. Creo que pue­den en­se­ñar mu­chí­si­mo, pe­ro de una ma­ne­ra di­ver­ti­da. Eso es lo que me ha que­da­do por ha­cer. Cuan­do mi­ra ha­cia el fu­tu­ro, ¿qué vis­lum­bra? Yo vi­vo el día. Co­mo Es­car­la­ta O’Ha­ra, me preo­cu­pa­ré ma­ña­na. Aho­ra es­toy más cen­tra­da en ocu­par­me pa­ra no preo­cu­par­me y en vi­vir las 24 ho­ras que me han to­ca­do. De dis­fru­tar del día y no ir­me a dor­mir sin ha­ber he­cho al­go que me gus­te. Es­pe­ro que ha­ya dis­fru­ta­do, tan­to co­mo yo, de es­te ra­ti­to que he­mos com­par­ti­do hoy. Me ha en­can­ta­do. Eso tú ya lo sa­bes bien.

“Co­mo no pue­do dar a to­do el mun­do que lo ne­ce­si­ta, ele­gí a ‘mi po­bre’, y es al que ayu­do ca­da se­ma­na un po­qui­to”, di­ce May­ra, en la ima­gen con Ana.

“San­dra Iba­rra me sal­vó de mo­rir de ham­bre tras la ra­dio­te­ra­pia y la qui­mio­te­ra­pia”.

“Me hu­bie­ra gus­ta­do rea­li­zar do­cu­men­ta­les. Eso es lo que me ha que­da­do por ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.