JO­SÉ MA­RÍA GIL SILGADO

GIL SILGADO UTI­LI­ZÓ UN PA­SA­POR­TE FAL­SO EX­PE­DI­DO POR EL CÓN­SUL DE GUI­NEA CO­NAKRY.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - IMAGEN - POR RE­DAC­CIÓN

Un fal­so di­plo­má­ti­co.

De la vi­da de Jo­sé Ma­ría Gil Silgado, ca­da día, y más des­de que re­to­ma­ra su re­la­ción con Ma­ría Je­sús Ruíz, se co­no­cen más de­ta­lles. A sus pro­ble­mas con la jus­ti­cia –es­tu­vo en pri­sión du­ran­te dos años por frau­de fis­cal– y sus pro­ble­mas fa­mi­lia­res con sus hi­jos y con su ex­mu­jer –con quie­nes se ha in­ter­cam­bia­do in­sul­tos en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión es­ta mis­ma se­ma­na–, se su­ma uno nue­vo.

Co­ra­zón ha te­ni­do ac­ce­so en ex­clu­si­va a lo que po­dría ser un pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co fal­so, ex­pe­di­do a su nom­bre por el Go­bierno de Gui­nea, con el que el em­pre­sa­rio se mo­vía a dies­tro y si­nies­tro por va­rios paí­ses, go­zan­do de las ven­ta­jas que otor­ga di­cho do­cu­men­to, in­clu­so en la pri­me­ra épo­ca de su re­la­ción con la ex­miss.

En di­cho pa­sa­por­te, con nú­me­ro R0004946 en el que Gil apa­re­ce con na­cio­na­li­dad gui­nea­na, con fe­cha de ex­pe­di­ción de fe­bre­ro del 2011 y ca­du­ci­dad en fe­bre­ro de 2017, apa­re­ce Gil Silgado con el car­go de res­pon­sa­ble de asun­tos del Con­su­la­do de Gui­nea.

La cró­ni­ca del fal­so di­plo­má­ti­co co­men­zó en fe­bre­ro del 2015, cuan­do en el jui­cio por la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción plan­tea­da por las au­to­ri­da­des de Es­pa­ña an­te la Cor­te de Jus­ti­cia de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, la Fis­ca­lía pu­so en du­da el ori­gen y la ve­ra­ci­dad de ese pa­sa­por­te.

Se­gún la sen­ten­cia que se dic­tó pa­ra su ex­tra­di­ción –a la que tam­bién ha te­ni­do ac­ce­so es­te me­dio–, los pro­cu­ra­do­res ad­jun­tos al Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Gi­se­la Cue­to y Fran­cis­co So­lano, ar­gu­men­ta­ban que «in­vo­can­do el con­ve­nio de ex­tra­di­ción que Es­pa­ña le solicita a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, pa­ra la en­tre­ga en ex­tra­di­ción del se­ñor Jo­sé Ma­ría Gil Silgado, cu­ya na­cio­na­li­dad es un tan­to di­fu­sa, por­que tie­ne un pa­sa­por­te que di­ce que es de Gui­nea –no sa­be­mos de cuál de Las Gui­neas–, di­ce que tie­ne fun­cio­nes con­su­la­res, pe­ro no di­ce dón­de son esas fun­cio­nes,

no­so­tros apor­ta­mos al tri­bu­nal esa in­for­ma­ción y con­ta­mos con el pa­sa­por­te que es­ta­mos ha­cien­do in­ves­ti­gar, por­que te­ne­mos la sos­pe­cha de que se tra­ta de un do­cu­men­to fal­so»,

ar­gu­men­tó el fis­cal.

En el jui­cio, no so­lo se du­dó so­bre el ori­gen y la fi­na­li­dad del pa­sa­por­te de Gil Silgado, sino que el fis­cal ar­gu­men­tó que el no­vio de Ma­ría Je­sús no po­día acreditar la en­tra­da a San­to Do­min­go, ya que en un pe­rio­do de dos me­ses, en­tre no­viem­bre de 2013 y enero de 2014, ha­bía sa­li­do y en­tra­do del país ca­ri­be­ño sin te­ner nin­gún se­llo en di­cho pa­sa­por­te. Se­gún el abo­ga­do que asis­tió a Gil Silgado en ese jui­cio, Fran­cis­co Man­zano, el pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co ha­bía si­do ex­pe­di­do por Ma­nuel To­mey, el cón­sul de Es­pa­ña en Nue­va Gui­nea.

NO SOY UN FALSIFICADOR Por su par­te, Gil Silgado ar­gu­men­tó el ori­gen de di­cho pa­sa­por­te, alu­dien­do que

«res­pe­to mu­cho a es­ta sa­la y a la Fis­ca­lía, pe­ro acu­sar­me de un pa­sa­por­te fal­so creo que es un de­li­to y una gra­ve­dad enor­me. Un pa­sa­por­te que es­ta otor­ga­do por el pro­pio Go­bierno de Gui­nea Co­nakry. Es un pa­sa­por­te en­tre­ga­do por

el cón­sul es­pa­ñol en Gui­nea, don Ma­nuel To­mey, por si es­te tri­bu­nal tie­ne a bien ha­cer la com­pro­ba­ción. Yo soy em­pre­sa­rio y pu­de co­me­ter un fa­llo en el año 2013 de nom­brar un ad­mi­nis­tra­dor, pe­ro no soy falsificador de do­cu­men­tos», de­cla­ró. Da­do que la cau­sa ma­yor y en aquel jui­cio era de­ci­dir si lo ex­tra­di­ta­ban a Es­pa­ña o no, lo que fi­nal­men­te ocu­rrió, el te­ma de la com­pro­ba­ción del pa­sa­por­te nun­ca se re­sol­vió en esa ins­tan­cia.

Por es­ta ra­zón, Co­ra­zón se pu­so en con­tac­to con un fun­cio­na­rio del Go­bierno de Gui­nea. Se­gún es­ta fuen­te, el pa­sa­por­te se­ría fal­so: «El se­ñor Gil vino a Bar­ce­lo­na y pi­dió a Ma­nuel To­mey, en ese en­ton­ces cón­sul ho­no­ra­rio de Gui­nea en Es­pa­ña, un pa­sa­por­te di­plo­má­ti­co, por­que que­ría ha­cer ne­go­cios en ese país. To­mey, le pu­so en con­tac­to con el se­ñor Bah, ex­je­fe de pro­to­co­lo de Asun­tos Ex­te­rio­res en Gui­nea, en la ac­tua­li­dad en pri­sión, y quien, pre­vio pa­go de 5.000 eu­ros, por par­te de Sal­ga­do, le ex­pi­dió es­te pa­sa­por­te».

El pro­ble­ma es que es­te do­cu­men­to ca­re­ce de los se­llos ofi­cia­les del Mi­nis­te­rio del In­te­rior de Gui­nea, úni­co au­to­ri­za­do pa­ra emi­tir­los, y tan so­lo tie­ne un se­llo del Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, al­go que lo ha­ce ile­gal. Se con­ce­den so­lo a di­plo­má­ti­cos que via­jan en mi­sión con­su­lar y ge­ne­ral­men­te son de co­lor azul y no ama­ri­llos, co­mo el de Gil.

Se­gún es­ta mis­ma fuen­te, no es la pri­me­ra vez que Bah fa­ci­li­ta pa­sa­por­tes di­plo­má­ti­cos fal­sos. «Le pro­por­cio­nó otro a un nar­co­tra­fi­can­te es­pa­ñol. Es­ta­mos muy preo­cu­pa­dos, por­que es­ta co­rrup­ción es­ta da­ñan­do se­ria­men­te a la bue­na ima­gen de nues­tro país», con­clu­yó el fun­cio­na­rio gui­neano. ♥

Jo­sé Ma­ría Gil Silgado y Ma­ría Je­sús Ruiz han re­to­ma­do su re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.