VI­DAS NO EJEM­PLA­RES

DE GRAN SE­DUC­TOR A VIE­JO GRU­ÑÓN GE­NIO Y FI­GU­RA HAS­TA LA SE­PUL­TU­RA. O TAL VEZ NO. AL MA­YOR GA­LÁN DEL CI­NE FRAN­CÉS, DE 82 AÑOS, LE HAN ATRI­BUI­DO UN RO­MAN­CE CON VA­LÉ­RIE TRIER­WEI­LER. ¿NO SE­RÍA BO­NI­TO QUE DE­JA­RA DE REFUNFUÑAR Y VOL­VIE­RA A SON­REÍR?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - IMAGEN -

Alain De­lon: de gran se­duc­tor a vie­jo gru­ñón.

Es­tán de ver­dad jun­tos!», ti­tu­la­ba la re­vis­ta fran­ce­sa

Clo­ser y pu­bli­ca­ba va­rias fotos de los su­pues­tos enamo­ra­dos. Has­ta re­cons­truían su his­to­ria de amor que ha­bría em­pe­za­do en 2014, cuan­do ella des­cu­brió que su en­ton­ces pa­re­ja, el pri­mer mi­nis­tro Fra­nçois Ho­llan­de, se la pe­ga­ba con la ac­triz Ju­lie Ga­yet. De­lon apro­ve­chó la oca­sión y es­cri­bió a Va­lé­rie Trier­wei­ler pa­ra so­li­da­ri­zar­se con ella an­te la fal­ta de ele­gan­cia del po­lí­ti­co.

«Él es­tu­vo ahí pa­ra mí sin ni si­quie­ra co­no­cer­me. Nues­tra re­la­ción se cons­tru­yó so­bre el su­fri­mien­to». Bo­ni­to, ¿ver­dad? Lo di­jo ha­ce tiem­po Trier­wei­ler, con­tan­do el ini­cio de lo su­yo con el ac­tor, 30 años ma­yor que ella. Al ver que les atri­buían un ro­man­ce, ha co­rri­do a Twit­ter don­de lo ha de­ja­do to­do cla­ro: «En­tre­vis­tar no sig­ni­fi­ca acos­tar­se». O sea, la pe­rio­dis­ta es­ta­ba ha­cien­do su tra­ba­jo y no en­tre­gán­do­se al amor.

Una lás­ti­ma, por­que el po­bre De­lon no le­van­ta ca­be­za. En agos­to mu­rió Mi­rei­lle Darc, la que él des­cri­bió co­mo la mu­jer de su vi­da. «Fui­mos tan fe­li­ces jun­tos. Fue mi me­dia na­ran­ja. No nos plan­teá­ba­mos na­da, nos

com­ple­tá­ba­mos», di­jo en­ton­ces. Po­cas se­ma­nas des­pués, él in­gre­sa­ba en ur­gen­cias y te­nían que so­me­ter­le a una ope­ra­ción de co­ra­zón.

Sus ma­les, sin em­bar­go, ve­nían de atrás. En 2013, ya re­ti­ra­do del ci­ne, de­cla­ra­ba: «El mun­do ac­tual no me gus­ta mu­cho. Na­da me ex­ci­ta. Lo que me fal­ta son las ga­nas, la pa­sión». Ex­pli­ca­ba que pa­sa­ba la ma­yor par­te del día sin ha­cer na­da, con sus ani­ma­les y que lo que de ver­dad que­ría era no mo­rir so­lo.

IMPENITENTE DONJUÁN

Muy le­jos pa­re­ce que­dar el se­duc­tor irre­sis­ti­ble, el hom­bre que con­quis­tó a las mu­je­res más desea­das de su tiem­po, co­mo Romy Sch­nei­der, las mo­de­los Ni­co o Ro­sa­lie van Bree­men, su ex­mu­jer Nat­ha­lie De­lon, la can­tan­te Da­li­da, la ac­triz An­ne Pa­ri­llaud… «Es por las mu­je­res que qui­se ser el más gran­de», lle­gó a de­cir. O peor to­da­vía: «Es­ta­mos aquí pa­ra amar a la mu-

jer, pa­ra cor­te­jar­la. No pa­ra li­gar

o acos­tar­nos con otros tíos». Esa es una de las po­lé­mi­cas en las que se ha vis­to en­vuel­to los úl­ti­mos años, cuan­do en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión ase­gu­ró: «Ya no exis­te el res­pe­to. Sien­to de­cir­lo, no ten­go na­da con­tra los gais, pe­ro pa­ra mí eso va con­tra la na­tu­ra­le­za».

De­lon, que ha apo­ya­do al Fren­te Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen, se ha so­li­da­ri­za­do ade­más con Ro­man Po­lans­ki.

«¿Ca­da vez que cru­ce una ca­lle le va­mos a re­cor­dar lo que ocu­rrió en

1970?», ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta re­fi­rién­do­se a las acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre él por vio­lar a una me­nor.

Aun­que, sin du­da, el es­cán­da­lo más tur­bio ocu­rrió en 1968, y hay un muer­to: su guar­daes­pal­das ser­bio Ste­van Mar­ko­vić, que apa­re­ció con un ti­ro en la ca­be­za. Po­co an­tes ha­bía es­cri­to una car­ta a su her­mano: «Si soy ase­si­na­do, es cien por cien cul­pa de Alain De­lon y su pa­drino Fra­nçois Mar­can­to­ni». Era un ma­fio­so cor­so ami­go del ac­tor y las sos­pe­chas de la po­li­cía re­ca­ye­ron en am­bos. Se ha­bló de fies­tas en las que se prac­ti­ca­ba se­xo en gru­po, de cá­ma­ras en los dor­mi­to­rios, de chan­ta­je y de unas fo­to­gra­fías muy com­pro­me­te­do­ras de Ma­da­me Pom­pi­dou, mu­jer de Geor­ges Pom­pi­dou, cer­cano a De­lon y que en esos mo­men­tos ini­cia­ba su ca­rre­ra a la pre­si­den­cia del país. El ca­so nun­ca se lle­gó a re­sol­ver, pe­ro más de 30 años des­pués, el ac­tor hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que no se pu­bli­ca­ra un li­bro so­bre el te­ma. No lo­gró su ob­je­ti­vo.

De­lon con Trier­wei­ler, en Pa­rís, en 2013. Ella era pri­me­ra da­ma de Fran­cia por en­ton­ces. RE­LA­CIÓN LA­BO­RAL

DOS MA­TRI­MO­NIOS De­lon se ca­só dos ve­ces. La pri­me­ra, con Nat­ha­lie De­lon (arri­ba), el ma­tri­mo­nio les du­ró de 1964 a 1968. La se­gun­da, con Ro­sa­lie van Bree­men (iz­quier­da), de 1987 a 2002.

DE UNA AC­TRIZ A UNA CAN­TAN­TE Alain De­lon con la ac­triz Romy Sch­nei­der en la Ri­vie­ra Fran­ce­sa, en 1968. Aba­jo, con la can­tan­te Da­li­da, en 1980.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.