Shakira abre mu­chas puer­tas

CAR­LOS VI­VES LANZA UN NUE­VO TRA­BA­JO DIS­CO­GRÁ­FI­CO CON CAN­CIO­NES INÉ­DI­TAS INSPIRADAS EN SU VI­DA. AMA­BLE, DI­VER­TI­DO Y FE­LIZ, EL CAN­TAN­TE SI­GUE LLE­VAN­DO EL VALLENATO POR BANDERA EN SU MÚ­SI­CA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR J ABRIL. FOTOS: M. VA­QUE­RO

Can­tas, jue­gas, ríes, cre­ces, llo­ras, amas... y Vi­ves. Son al­gu­nos de los ver­bos que Car­los Vi­ves (56) uti­li­za pa­ra ilus­trar su nue­vo dis­co, ca­si diez años des­pués del úl­ti­mo. Ver­bos que for­man par­te de su día a día. Ac­ti­vo, enér­gi­co, al­to y siem­pre con car­ca­ja­das. Hu­bo que pa­rar va­rias ve­ces pa­ra con­se­guir no reír­nos en la fo­to se­ria del fo­to­ma­tón. Por­que, ade­más, es de los que con­ta­gia. Com­pro­me­ti­do, ama­ble, di­ver­ti­do y ciu­da­dano del mun­do. Es fe­liz y nos di­ce el se­cre­to pa­ra con­se­guir­lo. Muy de los su­yos, no se ol­vi­da de na­die y, siem­pre que pue­de, can­ta en la en­tre­vis­ta. Di­ce que ha­ría te­le en Es­pa­ña. De­lan­te de la cá­ma­ra y co­mo pro­duc­tor. Igual lle­ga­mos a un acuer­do. Su ape­lli­do da nom­bre al dis­co y vie­ne al pe­lo. Char­lo en Ma­drid con el ar­tis­ta co­lom­biano más in­ter­na­cio­nal de la mú­si­ca la­ti­na. Cuén­ta­nos, ¿có­mo es tu nue­vo dis­co, Vi­ves? Lo­co. Tie­ne 18 can­cio­nes, por­que fue un dis­co que iba a sa­lir en ene­ro y se le pa­só su tiem­po de lan­za­mien­to. En ese tiem­po aña­dí dos o tres can­cio­nes más y fue un acier­to, por­que eran his­to­rias que que­ría con­tar. Ni­ños ol­vi­da­dos, por ejem­plo, es una his­to­ria so­bre esas tie­rras ol­vi­da­das don­de no lle­ga el Es­ta­do y ha­cia don­de la gen­te no mi­ra. Ahí vi­ven ni­ños des­nu­tri­dos y nos ol­vi­da­mos de lo que ne­ce­si­tan. Se tra­ta de con­cien­ciar y de po­ner la lu­pa en si­tua­cio­nes que no pue­den se­guir ocu- rrien­do en mi país (Co­lom­bia) y en mu­chos lu­ga­res del mun­do. Con es­ta can­ción, que­ría to­car co­ra­zo­nes. Siem­pre has uti­li­za­do tu men­sa­je pa­ra lle­var ale­gría y pa­ra de­nun­ciar. La mu­jer ha es­ta­do pre­sen­te en es­te ál­bum. Sí, el mal­tra­to es una la­cra. En mi país, es una his­to­ria con­tra la que lu­char. Es­ta que can­to –La mu­jer en la

ven­ta­na– ocu­rrió en San­ta Mar­ta y lla­mó mu­cho la aten­ción. Una mu­jer aca­ba­ba de ser agre­di­da por su pa­re­ja con una bo­te­lla y un pe­rio­dis­ta que pa­sa­ba por allí, por ca­sua­li­dad, to­mó una fo­to de ella aso­ma­da en la ven­ta­na jus­to en ple­na cri­sis. La ima­gen se vi­ra­li­zó y me lle­gó. En un pro­gra­ma de ra­dio me pre­gun­ta­ron so­bre el te­ma y sen­tí que de­bía es­cri­bir es­ta can­ción, por­que es­to no pue­de se­guir así. Hi­ci­mos una cam­pa­ña y se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra ha­cer con­cien­cia con­tra el mal­tra­to. A mí me han edu­ca­do en la ado­ra­ción a la mu­jer y me cues­ta en­ten­der que las es­ta­dís­ti­cas de mal­tra­to sean las que son. Pe­ro ocu­rre des­de ha­ce mu­cho y que­ría que es­tu­vie­ra en el dis­co, pa­ra se­guir lu­chan­do. En otro tono, hay una can­ción que no de­jo de ta­ra­rear des­de que la es­cu­ché: Moun­sieur Bi­go­té. Ade­más, par­ti­ci­pa tu hi­ja.

(Ri­sas) Sí, a Ele­na le en­can­ta can­tar. Tam­bién to­ca el piano, da cla­ses de gui­ta­rra, es­cri­be cuen­tos, los ilus­tra… ¡Con nue­ve años es to­do un per­so­na­je! Es­te te­ma sur­ge ju­gan­do en ca­sa. Ha­cía-

“El mal­tra­to es una la­cra, una his­to­ria con­tra la que lu­char”

mos bro­mas des­pués de me­ren­dar, cuan­do se les que­da­ba el bi­go­te al to­mar unos ba­ti­dos. Yo les ha­cía chis­tes a ella y a su her­mano Pe­dro y les de­cía lo de moun­sieur

Bi­go­té. Yo no sé fran­cés y se reían de mí, por­que ellos sí. Así em­pe­zó. Ele­na me di­jo que esa can­ción fa­mi­liar te­nía que ir en el dis­co y, a mí, me pa­re­ció bue­na idea que me ayu­da­ra. Aho­ra, es la es­tre­lla de la can­ción. Su her­mano Pe­dro es otro ar­tis­ta, pe­ro del fút­bol. Sí y, ade­más, ac­túa co­mo el pro­duc­tor de su her­ma­na. Siem­pre va de­trás ayu­dan­do a que ella ha­ga to­do. Y, ya que ha­bla­mos de hi­jos, hay dos más. Así es. Car­los y Lu­cía. Ella es muy ac­ti­vis­ta. Es de las que dis­fru­ta en una ma­ni­fes­ta­ción fe­mi­nis­ta en Was­hing­ton en pri­me­ra lí­nea. Y eso, co­mo pa­dre, ¿có­mo se lle­va? ¡Ay, no sé! Uno quie­re que sus hi­jos sean fe­li­ces, se desa­rro­llen y cum­plan sus sue­ños. Yo ayu­do a to­dos a que cum­plan ese ob­je­ti­vo. Lu­cía es tre­men­da, so­bre to­do con el dis­cur­so. Vol­va­mos a la mú­si­ca. Ya con tan­tos nú­me­ros uno en es­tos años, ¿sa­bes cuán­do es­tás es­cri­bien­do qué can­ción lo va a ser? No lo pien­so mu­cho. Pe­ro sí sé que, por ejem­plo, cuan­do Se­bas­tián trae la idea de

Ro­bar­te un be­so yo ya sé que es­tá es­cri­bien­do un vallenato y que tie­ne que rom­per en ale­gría. Ahí sa­bes que es al­go po­de­ro­so. Lle­vas la mú­si­ca de tu tie­rra por to­do el mun­do. ¿Es di­fí­cil man­te­ner el vallenato o la cum­bia tra­di­cio­nal en un pa­no­ra­ma mu­si­cal que pi­de otros es­ti­los más mo­der­nos? Cuan­do los jó­ve­nes can­tan es­ti­los ac­tua­les, yo ya sé que pue­do me­ter­le un rit­mo más clá­si­co, por­que quie­ren que me­ta vallenato. Sa­ben que ese es­ti­lo ca­sa muy bien con los más mo­der­nos. Al fi­nal, to­do lo ac­tual se ali­men­ta de pa­tro­nes más vie­jos. Ser em­ba­ja­dor de Co­lom­bia a tra­vés de la mú­si­ca, jun­to a Shakira, de­be ser una res­pon­sa­bi­li­dad. Es al­go na­tu­ral. Cuan­do vi­ne a Es­pa­ña por pri­me­ra vez, ve­nía Car­los Vi­ves ‘el co­lom­biano’, por­que el so­ni­do era muy de mi tie­rra. Ya se ha­bían gra­ba­do an­tes va­lle­na­tos que lle­ga­ron aquí y aquí se pro­du­je­ron co­lom­bia­nas. Es mú­si­ca de ida y vuelta. Ese se­llo me dio mu­cha fuer­za pa­ra se­guir ade­lan­te.

La can­ción nú­me­ro 12 del dis­co es una nue­va La bi­ci­cle­ta. ¿Có­mo sur­gió la co­la­bo­ra­ción con Shakira?

(Ri­sas) Es­tá, es­tá. Va a gus­tar. Lle­vá­ba­mos mu­cho tiem­po que­rien­do ha­cer co­sas jun­tos, pe­ro es­tá­ba­mos en dis­co­grá­fi­cas di­fe­ren­tes, por lo que era más di­fí­cil. Pe­ro, un día, la vi­da nos pu­so en la mis­ma com­pa­ñía y to­do fue más fá­cil. Cuan­do Shakira se en­te­ró que es­ta­ba ha­cien­do Vallenato de­ses­pe­ra­do, que es el nom­bre ori­gi­nal de la can­ción, le gus­tó y lo adap­ta­mos a su so­ni­do. Mil mi­llo­nes de vi­si­tas. Shakira abre mu­chas puer­tas. Por cier­to, ¿có­mo es­tá? Pues es­tá mu­cho me­jor y más tran­qui­la. He­mos ha­bla­do de que, cuan­do es­té de gi­ra, can­ta­re­mos jun­tos. ¿Có­mo es Car­los en su día a día? Me en­can­ta es­tar en ca­sa, pe­ro no es­toy to­do el tiem­po que me gus­ta­ría. Ba­jo a mi es­tu­dio, ha­go las ta­reas de ca­sa y pa­seo en bi­ci­cle­ta. Es­to úl­ti­mo es fun­da­men­tal, es mi ca­ble a tie­rra. Voy a to­dos los si­tios que pue­do en bi­ci. A mi tea­tro, al es­tu­dio,

a la ofi­ci­na, a co­mer con mi fa­mi­lia... Tam­bién soy de los que les gus­ta re­co­ger a sus hi­jos en el co­le­gio. Lo ha­go siem­pre que pue­do. Y acom­pa­ñar a Pe­dro al fút­bol. Y sien­do tan co­no­ci­do, ¿es fá­cil ha­cer­lo? (Ri­sas) Bueno, a ve­ces me to­ca sa­lir co­rrien­do, tú sa­bes. Pe­ro con tal de acom­pa­ñar a Pe­dro, ha­go lo que sea. En­tre las nue­vas can­cio­nes de su dis­co hay una can­ción que se ti­tu­la La pre­fe­ri­da… (Can­ta) «Eres tú la que más bri­lla, la que me ha da­do lo me­jor que hay en mi vi­da». Es­pe­ro que es­té de­di­ca­da a tu mu­jer. (Ri­sas) ¡Cla­ro! Es que ha­ces un re­pa­so por to­da tu vi­da amo­ro­sa, in­clui­das tus ex­no­vias. Clau­dia me quie­re por­que soy un ro­mán­ti­co (ri­sas). Te gra­duas­te en Pu­bli­ci­dad. ¿Qué que­da de ese Car­los pu­bli­cis­ta? Ha si­do fun­da­men­tal pa­ra mí. He pues­to en prác­ti­ca mu­chas ve­ces mis co­no­ci­mien­tos de pu­bli­ci­dad. In­clu­so, cuan­do sal­go a ven­der mi país en el ex­tran­je­ro, co­mo me de­cías an­tes. Pa­ra la mú­si­ca tam­bién ha si­do muy im­por­tan­te. Las pro­pias can­cio­nes son es­ló­ga­nes. Cuan­do se ha­bla de Car­los Vi­ves se pien­sa en una son­ri­sa, ener­gía, vi­ta­li­dad... ¿Cuál es el se­cre­to de esa po­si­ti­vi­dad? A mí me ha ayu­da­do mu­cho el lu­gar de don­de ven­go, un si­tio muy ale­gre y tam­bién muy hu­mil­de. Por lo ge­ne­ral, la gen­te que me­nos tie­ne es la que más te da. Los ha­bi­tan­tes de mi pue­blo, que no lo han pa­sa­do bien, siem­pre tie­nen un ges­to de ale­gría. La ac­ti­tud la com­pa­ro con An­da­lu­cía. El tó­pi­co es que siem­pre es­tán con­tan­do chis­tes y sin tra­ba­jar, pe­ro no es así. La reali­dad es que so­mos y son fe­li­ces. El tí­tu­lo del pri­mer sen­ci­llo de su nue­vo ál­bum es Ro­bar­te un be­so. ¿Crees que se es­tá per­dien­do es­to de ser un ro­mán­ti­co? Nos es­ta­mos amar­gan­do mu­cho. La gen­te es­tá ca­da vez más des­co­nec­ta­da por la tecnología. Nos ol­vi­da­mos de las co­sas sen­ci­llas, del he­cho de que el sol sal­ga y se ocul­te ca­da día es un fe­nó­meno im­pre­sio­nan­te. No le da­mos va­lor a las co­sas fun­da­men­ta­les. Hay que de­cir­se más ve­ces gra­cias, te quie­ro y te amo ca­da día. Ro­bar­te un

be­so no es so­bre re­la­cio­nes de pa­re­ja so­la­men­te, sino ro­bar­le un be­so a tu ma­má, a tu abue­lo, a tus ami­gos... Eso hay que ha­cer­lo, aun­que sea dar­se un abra­zo. ¿Qué tal con la te­le? ¿Te gus­ta la ex­pe­rien­cia que has vi­vi­do en La Voz en Mé­xi­co? Te he vis­to has­ta dis­fra­za­do de mu­jer. Un éxi­to. Es­ta­mos lo­cos allí. Ese país es un éxi­to, su gen- te lo es y los ar­tis­tas que han pa­sa­do por allí de­mues­tran que Mé­xi­co es una tie­rra muy ri­ca y muy di­ver­sa. Es­toy fe­liz con la ex­pe­rien­cia. Vol­ve­ría a ha­cer te­le. Hi­ce te­le­no­ve­las y se­ries 15 años. ¿Ven­drías a Es­pa­ña pa­ra par­ti­ci­par en al­gún pro­gra­ma de te­le­vi­sión de nues­tro país? ¡Cla­ro que sí! Te en­vi­dio. Me en­can­ta­ría ha­cer­lo. «Si quie­res sa­ber mi his­to­ria es­cu­cha mis can­cio­nes», es al­go que has di­cho en más de una vez. ¿Qué can­ción de es­te nue­vo tra­ba­jo te de­fi­ne más? Hay una que se ti­tu­la La

tie­rra pro­me­ti­da. Ha­bla del amor por mi tie­rra, a la que siem­pre me gus­ta vol­ver. En ella, ha­go un re­co­rri­do por mu­chos de los lu­ga­res en los que he es­ta­do. Sé que eres ac­tor, pu­bli­cis­ta, can­tan­te, com­po­si­tor y al­gu­na co­sa más... Tam­bién que eres em­pre­sa­rio. Tie­nes a tu nom­bre una es­cue­la de mú­si­ca ma­ra­vi­llo­sa. Se lla­ma Río Gran­de. La es­cue­la es un via­je a tra­vés de la mú­si­ca co­lom­bia­na. En ella, se en­se­ña el fol­clo­re lo­cal y los so­ni­dos del mun­do pa­ra los más pe­que­ños. Bueno, em­pe­za­mos pa­ra ni­ños y, aho­ra, son los pa­dres los que se que­dan a apren­der mien­tras sus hi­jos asis­ten a otras cla­ses que se im­par­ten. ¿Qué te que­da por ha­cer? Si es que que­da al­go... ¡Mu­cho! Uno de los pro­yec­tos que ten­go en men­te es pro­du­cir al­gún pro­gra­ma de te­le­vión. Así que, te­ne­mos que ha­blar (ri­sas).

“Mi mu­jer me quie­re por­que soy un ro­mán­ti­co”.

Car­los Vi­ves y Shakira unie­ron sus vo­ces en ‘La bi­ci­cle­ta’, una can­ción que acu­mu­la mi­llo­nes de vi­si­tas en You­Tu­be. Jun­tos quie­ren vol­ver a can­tar pron­to so­bre un es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.