Se­gu­ri­dad di­gi­tal

Exis­ten es­tu­dios que han de­mos­tra­do que las hue­llas dac­ti­la­res ofre­cen di­fi­cul­tad al aga­rrar ob­je­tos de su­per­fi­cie li­sa. ¿Para qué sir­ven en­ton­ces las hue­llas? Al to­car la su­per­fi­cie de un ob­je­to per­ci­bi­mos pe­que­ñas vi­bra­cio­nes y sa­be­mos así de qué se tra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: DA­VID SE­RAN­TES

Ana­li­za­mos los lectores de hue­lla y otros sis­te­mas

L as per­so­nas so­mos muy di­fe­ren­tes unas de otras. De he­cho, so­mos tan di­fe­ren­tes que te­ne­mos ras­gos que nos ha­cen úni­cos. Cuan­do es­ta­mos bien có­mo­dos en el vien­tre de nues­tras ma­dres, allá por el ter­cer mes de em­ba­ra­zo, se em­pie­zan a ge­ne­rar ple­ga­mien­tos en la piel de nues­tros de­dos. Con el cre­ci­mien­to ce­lu­lar rá­pi­do se ge­ne­ran ten­sio­nes en la piel y es­ta se con­trae co­mo una go­ma elás­ti­ca ge­ne­ran­do la hue­lla. Y des­de es­te mo­men­to na­die más ten­drá una co­mo la nues­tra. Mi­ra cual­quie­ra de tus hue­llas, no ve­rás otra co­mo esa.

Es la bio­me­tría, que pro­vie­ne del grie­go bios (vi­da) y me­tron (me­di­da), la que se ha en­car­ga­do des­de el si­glo XIX en las cul­tu­ras oc­ci­den­ta­les y al me­nos des­de el si­glo XIV en Chi­na de es­tu­diar el re­co­no­ci­mien­to úni­co de se­res hu­ma­nos ba­sán­do­se en uno o más ras­gos fí­si­cos o de con­duc­ta. Se tra­ba­ja con la voz, la re­ti­na, el iris y al­gu­nos pa­tro­nes fa­cia­les ade­más de la hue­lla dac­ti­lar para tra­tar de ve­ri­fi­car que no­so­tros so­mos no­so­tros y que na­die más nos pue­da su­plan­tar. Ade­más de los ras­gos fí­si­cos tam­bién se nos iden­ti­fi­ca por nues­tros com­por­ta­mien­tos cuan­do da­mos un pa­so, ha­ce­mos nues­tra fir­ma o in­clu­so cuan­do te­clea­mos.

En el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía, co­no­cien­do que una vez la hue­lla se ha for­ma­do ya no cam­bia para el res­to de la vi­da, se ha op­ta­do por in­cluir­la co­mo un ele­men­to de se­gu­ri­dad. Los sen­so­res de hue­lla dac- ti­lar se han in­cor­po­ra­do a los or­de­na­do­res por­tá­ti­les co­mo me­di­da de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción con­tra el ac­ce­so de ter­ce­ros a la in­for­ma­ción. Aun­que su­po­nen una bue­na so­lu­ción y son uti­li­za­dos por mu­chas em­pre­sas co­mo un mé­to­do avan­za­do de se­gu­ri­dad, no han te­ni­do nun­ca bue­na aco­gi­da por par­te de los usua­rios y tam­po­co por par­te de los res­pon­sa­bles de man­te­ni­mien­to de los equi­pos, a los que les han da­do más que­bra­de­ros de ca­be­za que cual­quier otro sistema de con­trol de ac­ce­so.

Al­gu­nas per­so­nas se han acos­tum­bra- do en sus or­de­na­do­res por­tá­ti­les a des­blo­quear va­rias ve­ces al día para ini­ciar se­sión con su hue­lla; los más avan­za­dos han con­fi­gu­ra­do su lec­tor para que abra una u otra apli­ca­ción en fun­ción de con qué de­do reali­ce la iden­ti­fi­ca­ción, pe­ro en ge­ne­ral su uso no se ha ex­ten­di­do en­tre los usua­rios. La re­vo­lu­ción de las hue­llas dac­ti­la­res ha lle­ga­do con los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Una per­so­na que reali­ce un uso in­ten­si­vo de su smartp­ho­ne pue­de des­blo­quear­lo en más de 100 oca­sio­nes al día. Para ellos cual­quier au­to­ma­ti­za­ción de es­ta ta­rea es un gran be­ne­fi­cio. Por es­to y por la me­jo­ra téc­ni­ca que los sen­so­res han re­ci­bi­do des­de ini­cios del 2011, cuan­do Mo­to­ro­la ex­pe­ri­men­ta­ba en su modelo Atrix con un sen­sor ubi­ca­do en la par­te tra­se­ra del dis­po­si­ti­vo, el des­blo­queo con hue­lla ha lle­ga­do para que­dar­se en­tre los ter­mi­na­les de ga­mas me­dia y al­ta.

Las du­das sur-

SONY SE HA ATRE­VI­DO A CO­LO­CAR SU SEN­SOR DE HUE­LLA EN UN LA­TE­RAL

gen en­tre los usua­rios cuan­do el sistema ope­ra­ti­vo de turno so­li­ci­ta que re­gis­tren una o va­rias de sus hue­llas pa­san­do va­rias ve­ces la ye­ma del de­do so­bre el sen­sor. Aun­que los de­sa­rro­lla­do­res de sis­te­mas ope­ra­ti­vos mó­vi­les ju­ran y per­ju­ran que la in­for­ma­ción de la hue­lla dac­ti­lar no aban­do­na en nin­gún mo­men­to el dis­po­si­ti­vo y ellos no lo al­ma­ce­nan de nin­gu­na for­ma en sus ser­vi­do­res, la du­da pe­sa mu­cho so­bre los más cau­tos. Ca­da vez guar­da­mos más in­for­ma­ción en nues­tros mó­vi­les y es­ta es ca­da vez más sen­si­ble. Han me­jo­ra­do tan­to en los úl­ti­mos años las apps de ges­tión ban­ca­ria, por ejem­plo, que mu­chas per­so­nas ya no re­cuer­dan la ca­ra del ca­je­ro de su ofi­ci­na y do­mi­nan a la per­fec­ción to­das las ope­ra­cio­nes des­de la pe­que­ña pan­ta­lla de su te­lé­fono mó­vil.

La se­gu­ri­dad es im­por­tan­te y al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos sen­ci­llos rea­li­za­dos con un po­co de plas­ti­li­na ya han evi­den­cia­do que los sen­so­res tie­nen mu­cho mar­gen de me­jo­ra. La re­so­lu­ción de ima­gen que ma­ne­jan en la ac­tua­li­dad es real­men­te po­bre, tan­to que no per­mi­te di­fe­ren­ciar al lec­tor en­tre la ima­gen de nues­tra hue­lla real y la pla­gia­da con un mol­de he­cho a ba­se de es­te ma­te­rial para ni­ños.

En es­tos mo­men­tos los sen­so­res de hue­llas di­gi­ta­les ofre­cen di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des de ubi­ca­ción fí­si­ca en los smartp­ho­nes. Has­ta ha­ce po­co la so­lu­ción pa­sa­ba por la in­te­gra­ción en la par­te de­lan­te­ra del ter­mi­nal, apro­ve­chan­do el pro­pio bo­tón fí­si­co de Ini­cio. Co­mo al­ter­na­ti­va al­gu­nos fa­bri­can­tes, para di­fe­ren­ciar­se, han op­ta­do por la co­lo­ca­ción en la par­te tra­se­ra del mó­vil, don­de nues­tro de­do ín­di­ce re­po­sa de for­ma na­tu­ral cuan­do sos­te­ne­mos el dis­po­si­ti­vo con una mano. Y por si no lle­ga­ban las op­cio­nes, to­da­vía Sony se ha atre­vi­do a ubi­car su sen­sor de hue­lla en el la­te­ral de al­gún ter­mi­nal, con lo que la va­rie­dad es­tá ser­vi­da. Es­ta ubi­ca­ción no es un ele­men­to de de­ci­sión para la com­pra, pe­ro ya em­pie­za a ha­ber de­fen­so­res de una u otra po­si­ción. Si el sen­sor es­tá en la par­te tra­se­ra y tu te­lé­fono des­can­sa so­bre una su­per­fi­cie li­sa, ten­drás que le­van­tar­lo, es un con­tra­tiem­po. Sin em­bar­go, si quie­res rea­li­zar al­gu­na ac­ción con la hue­lla dac­ti­lar mien­tras sos­tie­nes el te­lé­fono en tu mano la ubi­ca­ción tra­se­ra es óp­ti­ma. No es fá­cil la elec­ción.

Es­cá­ner del iris

Al­gu­nos fa­bri­can­tes han em­pe­za­do a in­cor­po­rar tam­bién en los mó­vi­les más avan­za­dos un es­cá­ner del iris, tec­no­lo­gía que to­da­vía es más se­gu­ra que la hue­lla. Era el ca­so del Sam­sung No­te 7 y, si no hu­bie­se si­do por el bat­tery­ga­te, pro­ba­ble­men­te ha­bría po­pu­la­ri­za­do es­ta op­ción.

Mu­chas per­so­nas du­dan so­bre la fia­bi­li­dad de los sis­te­mas de re­co­no­ci­mien­to de hue­lla dac­ti­lar, pe­ro, a me­di­da que se es­tan­da­ri­ce y se con­vier­ta en há­bi­to su uti­li­za­ción, se­rán una ne­ce­si­dad. Qui­zá se­rá la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar pa­gos me­dian­te la au­to­ri­za­ción de los mis­mos con nues­tra hue­lla la que fa­ci­li­te su asi­mi­la­ción por los usua­rios. En reali­dad los que han te­ni­do opor­tu­ni­dad de pro­bar un dis­po­si­ti­vo con sen­sor de hue­lla dac­ti­lar no quie­ren ni oír ha­blar de otro que no dis­pon­ga de es­te me­ca­nis­mo. Por al­go se­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.