Eu­ro­pa se re­en­cuen­tra en San­tia­go

El men­sa­je de la de­cla­ra­ción de la ru­ta co­mo iti­ne­ra­rio cul­tu­ral si­gue vi­gen­te 30 años des­pués

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PROYECTO COMÚN - SU­SA­NA LUAÑA LA VOZ

Era el oto­ño de 1987 y en aque­lla Es­pa­ña que ha­bía en­con­tra­do el ca­mino de la de­mo­cra­cia, Eu­ro­pa era un ejem­plo por des­cu­brir, en co­che o en avión. El tu­ris­mo se ha­bía ge­ne­ra­li­za­do y el sím­bo­lo de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca era el bi­lle­te de un vue­lo a cual­quier ca­pi­tal eu­ro­pea, don­de re­si­día la mo­der­ni­dad. Lo de ca­mi­nar se ha­bía que­da­do ob­so­le­to, pe­se a que ya lo ha­bía di­cho Ma­cha­do, que se ha­ce ca­mino al an­dar. Por eso sor­pren­dió que ca­la­se con tal éxi­to esa ini­cia­ti­va pro­mo­vi­da por el ex­mi­nis­tro Marcelino Ore­ja de la mano del que en­ton­ces era pre­si­den­te de la Xun­ta, Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe, y del al­cal­de de San­tia­go, Xe­rar­do Estévez. La de re­cu­pe­rar la vie­ja tra­di­ción de re­co­rrer Eu­ro­pa a pie pa­ra cul­mi­nar el via­je an­te la tum­ba del Após­tol San­tia­go, en Com­pos­te­la. Ese pe­re­gri­na­je, que en­ton­ces se iden­ti­fi­ca­ba con una pro­me­sa re­li­gio­sa, fue po­pu­la­ri­zán­do­se po­co a po­co has­ta desem­bo­car, en el año 1993, en el pri­mer Xa­co­beo ma­si­vo, el que ideó con tan buen acier­to Víc­tor Ma­nuel Váz­quez Por­to­me­ñe.

Si trein­ta años des­pués de que el Con­se­jo de Eu­ro­pa de­cla­ra­se el Ca­mino de San­tia­go co­mo pri­mer iti­ne­ra­rio cul­tu­ral eu­ro­peo la pro­pues­ta si­gue fun­cio­nan­do, es por­que de­trás hay mu­cho más que una es­te­la de ca­mi­nos, un mo­ti­vo re­li­gio­so o una ru­ta in­ter­na­cio­nal pa­ra ex­cur­sio­nis­tas; hay un men­sa­je, el men­sa­je que cons­tru­yó Eu­ro­pa so­bre un ma­pa geo­grá­fi­co y que, tal y co­mo se cons­ta­tó el 23 de oc­tu­bre del 2017 en el ac­to ofi­cial de con­me­mo­ra­ción de aquel 23 de oc­tu­bre de 1987, si­gue vi­gen­te; en reali­dad, si­gue más vi­gen­te que nun­ca y los pro­ta­go­nis­tas de en­ton­ces y los de aho­ra así lo ra­ti­fi­ca­ron.

Fue ha­ce trein­ta años en el Hos­tal dos Reis Ca­tó­li­cos cuan­do Marcelino Ore­ja, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo de Eu­ro­pa, se emo­cio­na­ba al leer la de­cla­ra­ción del Ca­mino de San­tia­go co­mo pri­mer iti­ne­ra­rio cul­tu­ral eu­ro­peo, un em­pe­ño en el que lle­va­ba años tra­ba­jan­do co­mo pe­re­grino, co­mo po­lí­ti­co, co­mo cris­tiano y co­mo eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do. En­ton­ces abo­gó por «una Eu­ro­pa más hu­ma­na, jus­ta y so­li­da­ria», y trein­ta años des­pués, es­ta vez en San Fran­cis­co, re­cor­dó a to­dos, por si al­gu­nos lo ha­bían ol­vi­da­do, que los ca­mi­nos que re­co­rren Eu­ro­pa ha­bían crea­do «una so­cie­dad fun­da­da en la to­le­ran­cia».

Marcelino Ore­ja fue el puen­te en­tre aque­lla ge­ne­ra­ción y la pre­sen­te, pero los men­sa­jes fue­ron si­mi­la­res, por lo que el aniver­sa­rio de aque­lla fe­cha hi­zo las ve­ces de re­no­va­ción de los vo­tos se­lla­dos, y en esa ho­ja de ru­ta dis­cu­rrie­ron los dis­cur­sos. Si ha­ce tres dé­ca­das el prín­ci­pe de Liech­tens­tein, Franz Jo­seph II, en­car­ga­do de rea­li­zar la ofren­da al Após­tol, ha­bla­ba de «mo­men­tos de pro­fun­da mu­ta­ción so­cial» en el vie­jo con­ti­nen­te, en el so­lem­ne ac­to de San Fran­cis­co fue Ela­dio Fer­nán­dez, miem­bro ac­tual del Con­se­jo de Eu­ro­pa el que ha­bló de «tiem­pos de en­cru­ci­ja­das pa­ra Eu­ro­pa y pa­ra Es­pa­ña».

En­ton­ces, Gon­zá­lez La­xe ase­gu­ró que su desafío co­mo pre­si­den­te de la Xun­ta se orien­ta­ba «ca­ra a no­va con­cep­ción eu­ro­pea», y aho­ra, Nú­ñez Fei­joo pi­dió a los eu­ro­peos que apren­die­ran «de una pe­re­gri­na­ción in­ce­san­te». Y si Xe­rar­do Estévez pre­su­mía de des­tino, Mar­ti­ño No­rie­ga lu­ció ci­fras, las de los mu­chos ca­mi­nan­tes que lle­gan ca­da día a San­tia­go y que son la pri­me­ra cons­ta­ta­ción de que aque­lla ini­cia­ti­va iba por la sen­da ade­cua­da y que la ciu­dad com­pos­te­la­na es, en efec­to, el pri­mer iti­ne­ra­rio cul­tu­ral de Eu­ro­pa.

Se pu­sie­ron mo­jo­nes fun­da­men­ta­les en ese con­ti­nuo ca­mi­nar, co­mo la vi­si­ta del pa­pa Juan Pa­blo II, en 1982; la de­cla­ra­ción de San­tia­go de Com­pos­te­la co­mo iti­ne­ra­rio eu­ro­peo, en 1987, y la ce­le­bra­ción del pri­mer Xa­co­beo mul­ti­tu­di­na­rio, en 1993.

La bús­que­da

El pa­pa pro­nun­ció en­ton­ces aque­lla fra­se que pa­só a la his­to­ria: «Eu­ro­pa, vuel­ve a re­en­con­trar­te, sé tú mis­ma», pa­la­bras que re­cor­dó Ela­dio Fer­nán­dez en San Fran­cis­co: «Pa­re­ce que Eu­ro­pa du­da de su pro­pio des­tino», re­co­no­ció. Pero el des­tino, co­mo sa­be cual­quier pe­re­grino del Ca­mino, es­tá es­cri­to en las es­tre­llas y en una con­cha de viei­ra, y es Com­pos­te­la.

FOTO SAN­DRA ALONSO

El des­tino, co­mo sa­ben los pe­re­gri­nos, es­tá es­cri­to en las es­tre­llas y en una con­cha de viei­ra, y es Com­pos­te­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.