Ga­li­cia, reino de pa­ta­tas y maíz fo­rra­je­ro

Los pro­duc­to­res de tu­bércu­los, que in­ci­den en la ca­li­dad, ven pre­ci­sa una pues­ta en va­lor. La co­mu­ni­dad con­cen­tra, por otra par­te, el 75 % de la su­per­fi­cie de mi­llo pa­ra pas­to de to­da Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - PA­TRI­CIA BLAN­CO CAR­BA­LLO / LA VOZ

«Ga­li­cia é un ver­xel no mar e na te­rra, pe­ro da­mos por fei­to cou­sas que son ex­tra­or­di­na­rias», sen­ten­cia Ma­nuel Quin­te­la. «Cou­sas» co­mo la pa­ta­ta o el maíz, cul­ti­vos es­tra­té­gi­cos en una co­mu­ni­dad re­fe­ren­te en uno y otro. Es­te, ade­más, ha si­do un buen año.

De las tres hec­tá­reas de pa­ta­ta que Quin­te­la sem­bró en Co­ris­tan­co, co­se­chó 90.000 ki­los: «Ex­ce­len­te can­ti­da­de e ca­li­da­de». No to­dos los años son igua­les, cla­ro. Ma­nuel es el re­pre­sen­tan­te ber­gan­ti­ñán en el Con­se­llo Re­gu­la­dor de la In­di­ca­ción Xeo­grá­fi­ca Pro­te­xi­da (IXP) Pa­ta­ca de Ga­li­cia, se­llo con el que so­lo es­tá am­pa­ra­da, por aho­ra, la pa­ta­ta de con­su­mo Ken­ne­bec que se pro­du­ce ba­jo cri­te­rios con­tro­la­dos en las sub­zo­nas Ber­gan­ti­ños, Te­rra Chá-A Ma­ri­ña, Le­mos y A Li­mia, una pe­que­ña par­te del con­jun­to. Pa­ra Ma­nuel, Ga­li­cia es po­ten­cia: tie­ne con­di­cio­nes úni­cas.

No obs­tan­te, pa­re­ce que la pa­ta­ta aún no tie­ne su trono, por más que ha­ya pa­lia­do cri­sis y sea im­pres­cin­di­ble en la co­ci­na y en el pai­sa­je agra­rio gallego. Hay re­tos: pro­fe­sio­na­li­za­ción, pre­cios, ven­der­se bien... En Ber­gan­ti­ños, cuen­ta Quin­te­la, bus­can iden- ti­dad con el buen tra­to del tu­bércu­lo. As­pi­ran a ser de­li­ca­te­sen: «Un pro­du­to di­fe­ren­cia­do».

Se­gún Me­dio Ru­ral, en el 2016 se plan­ta­ron en Ga­li­cia 19.054 hec­tá­reas de pa­ta­ta: a la ca­be­za, Ou­ren­se, con 6.214, y A Co­ru­ña, con 5.524. Re­sul­ta­ron 417.081 to­ne­la­das mé­tri­cas —Ou­ren­se, con 198.300, y A Co­ru­ña, con 94.174, fue­ron los registros más al­tos—, de las que un 59 % se de­di­có al au­to­con­su­mo y el re­em­pleo y un 41 %, a la co­mer­cia­li­za­ción.

Más con­su­mo que la me­dia

Gui­ller­mo Bu­di­ño, des­de es­te año nue­vo pre­si­den­te del Con­se­llo Re­gu­la­dor de la IXP, in­ci­de en el con­su­mo fi­nal: el co­men­sal, cree, no va­lo­ra la pa­ta­ta co­mo el ma­ris­co o la car­ne, al­go que des­de el Con­se­llo Re­gu­la­dor —que aglu­ti­na aho­ra a 75 pro­duc­to­res ga­lle­gos y unos 10 co­mer­cia­li­za­do­res, ba­tien­do úl­ti­ma­men­te ré­cord en rit­mo de in­cor­po­ra­cio­nes— tra­tan de pa­liar con cam­pa­ñas o ca­tas. Na­tu­ral de Pa­drón, Bu­di­ño na­ció en­tre pa­ta­tas y desa­rro­lló su vi­da la­bo­ral en A Li­mia, en ins­pec­ción agra­ria. Es uno de los ma­yo­res ex­per­tos, par­te ac­ti­va del des­pe­gue en Ber­gan­ti­ños, y no du­da en til­dar es­te pro­duc­to de «pri­mor­dial» pa­ra Ga­li­cia. De he­cho, apun­ti­lla, el con­su­mo me­dio, aquí, es­tá por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal.

Coin­ci­de en la bue­na co­se­cha de es­te año —mar­ca­do por la po­li­lla gua­te­mal­te­ca en el nor­te, a su jui­cio bien ata­ja­da— y alu­de a las ga­ran­tías que ofre­ce el se­llo de ca­li­dad de la IXP pa­ra el con­su­mi­dor y el pro­duc­tor: «Pa­ta­ca de Ga­li­cia mar­ca a di­fe­ren­za. Só se am­pa­ra pa­ta­ca de ca­li­da­de, e iso é o que de­man­dan. En­vía­se a to­da a co­mu­ni­da­de, Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Por­tu­gal...». En Bru­se­las, des­de ha­ce un año, tie­nen en mar­cha el ex­pe­dien­te pa­ra que ba­jo la IXP se in­clu­yan, a ma­yo­res de la Ken­ne­bec —bue­na pa­ra ca­che­los—, las va­rie­da­des Agria —li­ga­da a A Li­mia y per­fec­ta pa­ra el fri­to —y Fi­na de Car­ba­llo —pro­pia de Ber­gan­ti­ños, de al­tí­si­ma ca­li­dad y den­si­dad—: «Es­ta­mos agar­dan­do a re­so­lu­ción». Su­pon­dría un pa­so en su pro­tec­ción y pues­ta en va­lor.

Ven­ta por In­ter­net

«Á pa­ta­ca non se lle dá o apre­cio e o va­lor que ten, máis que na­da aquí, di­ría eu. Can­do mon­tei a web que­ría, so­bre to­do, que cal­que­ra ti­ve­se a op­ción de pro­bar un­ha de ca­li­da­de, e coa ga­ran­tía de ser ga­le­ga», ma­ni­fies­ta ro­tun­do Ama­dor Díaz (Pa­ta­tas Ama, Xin­zo). En el 2014 —es­ta se­rá la cuar­ta cam­pa­ña— qui­so in­no­var y se lan­zó a ven­der sus pa­ta­tas por In­ter­net. Es­tá con­ten­to. Quie­nes las prue­ban, re­pi­ten. Una par­te de las 400 to­ne­la­das que re­co­gió es­te año se irá por es­te ca­nal, y aho­ra con sa­tis­fac­cio­nes a ma­yo­res: «Me­tin­me no Con­se­llo Re­gu­la­dor co­mo pro­du­tor e en­va­sa­dor e es­ta pa­sa­da se­ma­na saí­ron as pri­mei­ras cai­xas coa de­no­mi­na­ción de ori­xe, é un va­lor en­ga­di­do». Tam­bién lo es que su Ken­ne­bec fue­se re­co­gi­da a mano y que no ha­yan echa­do mano de los her­bi­ci­das.

Sir­ve por In­ter­net en dos for­ma­tos de ca­jas, de 10 y 20 ki­los, y dos va­rie­da­des: Ken­ne­bec y Agria. Su pro­duc­to de tem­po­ra­da lle­ga, a día de hoy, a las cua­tro pro­vin­cias, así co­mo a Bar­ce­lo­na, Ma­drid, Se­vi­lla, Sa­la­man­ca, Car­ta­ge­na, País Vas­co… Oro­gra­fía o cli­ma ca­rac­te­ri­zan Ga­li­cia y A Li­mia tie­ne tam­bién sus par­ti­cu­la­ri­da­des: es por ello que ha­ce me­nos de un mes crea­ron la Aso­cia­ción de Pro­du­to­res de Pa­ta­ca da Li­mia, en­ti­dad que el pro­pio Ama­dor pre­si­de: «Son moi­tas cues­tións na me­sa. Uni­dos é o úni­co mo­do de fa­cer al­go».

De la pa­ta­ta en Ga­li­cia se tie­ne cons­tan­cia ya en la se­gun­da mi­tad del XVI, si bien no fue has­ta el XVIII cuan­do su cul­ti­vo se hi­zo más po­pu­lar. Lle­gó de Amé­ri­ca, co­mo el maíz. En es­te úl­ti­mo es es­pe­cia­lis­ta Ma­ría Jo­sé Ban­de. Des­de el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cións Agra­rias de Ma­be­gon­do (Abe­gon­do) ex­pli­ca que fue do­mes­ti­ca­do en Mé­xi­co ha­ce 7.200 años y que se cul­ti­vó por vez pri­me­ra en Es­pa­ña allá por el 1500, en Se­vi­lla. Tiem­po pa­só y hoy Ga­li­cia con­cen­tra na­da me­nos que el 75,5 % de la su­per­fi­cie de cul­ti­vo de maíz fo­rra­je­ro de to­da Es­pa­ña: 67.609 hec­tá­reas en el 2016, se­gún da­tos de la En­cues­ta so­bre Su­per­fi­cies y Ren­di­mien­tos de Cul­ti­vos, fren­te a las 89.558 del con­jun­to es­ta­tal. Tres cuar­tas par­tes.

Vi­tal en las gran­jas

Da­to prác­ti­ca­men­te idén­ti­co ma­ne­jan en Me­dio Ru­ral: 67.620 hec­tá­reas en el 2016, con una pro­duc­ción de 2.187.804 to­ne­la­das mé­tri­cas, prác­ti­ca­men­te el 100 % pa­ra re­em­pleo en las ex­plo­ta­cio­nes, a tra­vés del en­si­la­do. A Co­ru­ña, con 43.353 hec­tá­reas, y Lu­go, con 18.923, es­tán a la ca­be­za. El cul­ti­vo de maíz pa­ra grano, sin em­bar­go, es tes­ti­mo­nial: 142.298 to­ne­la­da mé­tri­cas en to­da Ga­li­cia. «Pa­ra un­has ga­li­ñas ou pa­ra un­ha em­pa­na­da, pe­ro pou­co máis», des­cri­be Jo­sé Tur­nes des­de la em­pre­sa Pro­gran­do (Ar­tei­xo).

¿Y por qué es vi­tal el maíz fo­rra­je­ro pa­ra las ex­plo­ta­cio­nes le­che­ras? «Tan­to o sec­tor agrí­co­la co­ma o gan­dei­ro, nos úl­ti­mos de­ce­nios, ex­pe­ri­men­ta­ron un cam­bio pa­ra a in­ten­si­fi­ca­ción. Dei­xá­ron­se atrás sis­te­mas tra­di­cio­nais e a eco­no­mía de sub­sis­ten­cia pa­ra pro­du­cir de ca­ra ao mer­ca­do. O pre­zo do lei­te es­ti­vo es­tan­ca­do e as ma­te­rias pri­mas pa­ra con­cen­tra­dos ex­pe­ri­men­ta­ron un­ha subida, po­lo que moi­tos gan­dei­ros bus­ca­ron es­tra­te­xias pa­ra re­du­cir cus­tes, me­llo­ran­do ren­di­bi­li­da­de e com­pe­ti­ti­vi­da­de. Por exem­plo, cun me­llor uso dos re­cur­sos pro­pios, de­pen­den­do me­nos de con­cen­tra­dos, pen­sos…», des­ta­ca Ma­ría Jo­sé Ban­de. Ahí en­tra el maíz fo­rra­je­ro: «Ten al­to po­der nu­tri­ti­vo, al­ta ca­pa­ci­da­de pa­ra pro­du­cir ma­te­ria se­ca e un cur­to pe­río­do ve­xe­ta­ti­vo».

La su­per­fi­cie sem­bra­da va a más, cons­ta­ta Jo­sé Tur­nes. Im­por­ta la pro­duc­ción y la ca­li­dad: Ban­de acre­di­ta un in­te­rés en au­men­to por las in­ves­ti­ga­cio­nes que vie­nen ha­cien­do ha­ce lus­tros: «Ca­da vez máis os gan­dei­ros mi­ran que se­men­tar». En­tre los re­tos, ade­más de po­ner co­to al ja­ba­lí, ci­ta ella la se­quía: ha­bría que ir pen­san­do en sis­te­mas de acu­mu­la­ción de agua, ya que aquí el cul­ti­vo se ha­ce en se­cano.

«Te­mos un­has con­di­cións moi boas pa­ra pro­du­cir mi­llo pa­ra en­si­lar. Hai anos de se­ca nos que a co­llei­ta po­de ser peor, pe­ro sem­pre se con­se­gue un­ha in­tere­san­te», di­ce Tur­nes, que ade­más del ener­gé­ti­co, des­ta­ca su po­ten­cial pa­ra re­no­var pra­de­ras y su to­le­ran­cia a dis­tin­tos sue­los. Des­de la ex­plo­ta­ción A De­ve­sa, en Pon­te­ce­so, Xus­to Sán­chez da tes­ti­mo­nio de lo in­dis­pen­sa­ble de es­te cul­ti­vo: ellos tie­nen 450 va­cas ma­yo­res (400 en or­de­ño) y pa­ra en­si­la­do siem­bran 160 hec­tá­reas, en tan­to que una res pue­de lle­gar a con­su­mir has­ta 40 ki­los de maíz en su ra­ción. «Ca­se é o úni­co fo­rra­xe. É a ba­se cla­ra. A me­ta­de do que co­me un­ha va­ca, uns 34 qui­los de ma­te­ria se­ca ao día, é mi­llo». De­pen­den de él. Fue una co­se­cha bue­na la de es­te año: que llue­va en ju­lio —cuan­do se cría la es­pi­ga— da ga­ran­tías.

La fá­cil con­ser­va­ción es otro pun­tal del maíz fo­rra­je­ro que ates­ti­gua Fer­nan­do Nú­ñez des­de la em­pre­sa Caus­sa­de Se­mi­llas. En Ga­li­cia, di­ce, su­po­ne en­tre un 30 y un 50 % de la ma­te­ria se­ca en la ra­ción dia­ria de la va­ca, aun­que lle­ga a al­can­zar el 100 % en al­gu­nas ex­plo­ta­cio­nes. La ma­yor pro­duc­ción de le­che, de he­cho, va li­ga­da al ma­yor con­su­mo de ma­te­ria se­ca: «En Fran­cia, po­la maior ex­ten­sión coa que con­tan, os gan­dei­ros po­den pro­du­cir máis fo­rra­xes, o que lles pro­du­ce un maior be­ne­fi­cio por li­tro de lei­te. En Ga­li­cia, o mi­llo con­si­dé­ra­se un cul­ti­vo ca­ro po­lo cus­to de plan­ta­ción e re­co­lli­da, pe­ro te­mos que con­si­de­rar que a pro­du­ción en to­ne­la­das de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea é moi al­ta e, se fa­ce­mos con­tas, non sae tan ca­ro. To­do ali­men­to pro­du­ci­do na ex­plo­ta­ción vai aba­ra­tar cus­tes». Por eso se mi­ra ca­da vez más por la ca­li­dad, las va­rie­da­des y los es­tre­ses hí­dri­cos. Hay nue­vas ten­den­cias: en Fin­ca de Mou­ris­ca­de (La­lín), por ejem­plo, es­tu­dian con dos ti­pos de pi­ca­do.

Pa­ta­ta y maíz han lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Ga­li­cia es su reino.

ÁL­VA­RO VAQUERO

Ama­dor Díaz (Pa­ta­tas Ama, Xin­zo de Li­mia) ven­de par­te de su pro­duc­to por In­ter­net ya des­de el 2014, una nue­va vía de co­mer­cia­li­za­ción con muy bue­na aco­gi­da.

BA­SI­LIO BE­LLO

El maíz fo­rra­je­ro es la ba­se ali­men­ti­cia de las va­cas, ex­pli­ca Xus­to Sán­chez des­de Pon­te­ce­so.

A. G.

La pa­ta­ta de Co­ris­tan­co tie­ne rá­pi­do pun­to de coc­ción, di­ce Quin­te­la.

MI­GUEL VILLAR

La co­se­cha ge­ne­ra ca­da año cien­tos de em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.