Ac­ti­vi­da­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS CON SENTIDO -

Los re­vo­lu­cio­na­rios de 1830 en Fran­cia re­to­ma­ron el le­ma «Li­ber­té, éga­li­té, fra­ter­ni­té», co­mo sím­bo­lo de unos de­re­chos hu­ma­nos que ha­bían co­men­za­do a ser re­co­gi­dos en las le­yes tras las re­vo­lu­cio­nes de los si­glos XVII y XVIII: la in­gle­sa, la ame­ri­ca­na y la fran­ce­sa; es­ta úl­ti­ma pro­mo­vió la De­cla­ra­ción de los De­re­chos del Hom­bre y del Ciu­da­dano, apro­ba­da en la Asam­blea Na­cio­nal del 26 de agos­to de 1789. Haz una fi­cha re­su­men de ca­da una de esas tres re­vo­lu­cio­nes don­de se re­fle­je: Fe­chas Cam­bios en el po­der Ideas en de­ca­den­cia Nue­vos prin­ci­pios

El ad­je­ti­vo «hu­mano» se apli­ca a lo re­fe­ren­te al hom­bre en cual­quie­ra de sus va­rie­da­des, o co­mo di­ce la pro­pia De­cla­ra­ción que ce­le­bra­mos «sin dis­tin­ción al­gu­na de ra­za, co­lor, se­xo, idio­ma, re­li­gión, opi­nión po­lí­ti­ca o de cual­quier otra ín­do­le, ori­gen na­cio­nal o so­cial, po­si­ción eco­nó­mi­ca, na­ci­mien­to o cual­quier otra con­di­ción». Es­tá cla­ro, y tam­bién co­mo enu­me­ra­ción es su­fi­cien­te; no ha­ce fal­ta de­cir que tam­po­co pue­den ha­cer­se dis­tin­cio­nes por ra­zón de olor, tac­to, es­ta­tu­ra, pe­so, edad y... aña­de otras cin­co ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den di­fe­ren­ciar, pe­ro no dis­cri­mi­nar a per­so­nas.

¿Qué es lo que nos ha­ce hu­ma­nos? Los es­tu­dio­sos so­bre el ori­gen de la hu­ma­ni­dad se es­fuer­zan en de­fi­nir las ca­rac­te­rís­ti­cas que per­mi­ti­rían di­fe­ren­ciar, sin lu­gar a du­das, nues­tra es­pe­cie de otras de ho­mí­ni­dos. Juzga, en­tre las si­guien­tes, cuá­les te pa­re­cen más iden­ti­fi­ca­ti­vas del Ho­mo sa­piens: ma­yor es­ta­tu­ra, ma­yor ca­pa­ci­dad cra­neal, pul­gar opo­ni­ble, an­dar er­gui­do, len­gua­je, vi­sión en re­lie­ve, ali­men­ta­ción om­ní­vo­ra...

Mi­guel de Una­muno co­mien­za su obra «Del sen­ti­mien­to trá­gi­co de la vi­da» con ma­ti­ces a la fa­mo­sa ci­ta de Te­ren­cio, afir­man­do que «el ad­je­ti­vo hu­ma­nus me es tan sos­pe­cho­so co­mo su sus­tan­ti­vo abs­trac­to hu­ma­ni­tas, la hu­ma­ni­dad. Ni lo hu­mano ni la hu­ma­ni­dad, ni el ad­je­ti­vo sim­ple, ni el sus­tan­ti­va­do, sino el sus­tan­ti­vo con­cre­to: el hom­bre. El hom­bre de car­ne y hue­so, el que na­ce, su­fre y mue­re —so­bre to­do mue­re—, el que co­me y be­be y jue­ga y duer­me y pien­sa y quie­re, el hom­bre que se ve y a quien se oye, el her­mano, el ver­da­de­ro her­mano». Com­ple­men­ta la idea de Una­muno con la lec­tu­ra de su tex­to:https://es.wi­ki­so­ur­ce.org/wi­ki/ De­l_­sen­ti­mien­to_­trá­gi­co_­de_­la_ vi­da:_I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.