Re­cur­sos de las aves mi­gra­to­rias pa­ra orien­tar­se de no­che

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Mar­cos Pé­rez

As­tro­no­mía y or­ni­to­lo­gía se dan la mano ba­jo la cú­pu­la del pla­ne­ta­rio

Los ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos ba­jo la cú­pu­la de un pla­ne­ta­rio de­mos­tra­ron que al­gu­nas aves que prac­ti­can el vue­lo noc­turno son ca­pa­ces de guiar­se por las estrellas. Aho­ra un nue­vo do­cu­men­tal pa­ra pla­ne­ta­rios abor­da la re­la­ción en­tre las mi­gra­cio­nes de las aves y la as­tro­no­mía. Pro­du­ci­do por los Mu­seos Cien­tí­fi­cos Co­ru­ñe­ses, En las alas de la no­che es el re­sul­ta­do de la co­la­bo­ra­ción de una do­ce­na de pla­ne­ta­rios de Es­pa­ña, Por­tu­gal, Ale­ma­nia y No­rue­ga con el apo­yo de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la pa­ra la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía.

VIA­JE­RAS NOC­TUR­NAS

Con la lle­ga­da del oto­ño las cu­rru­cas que crían en el nor­te de Eu­ro­pa em­pren­den un via­je que las lle­va­rá has­ta el con­ti­nen­te afri­cano. Com­pa­ra­do con el éxo­do de via­je­ros tan in­sig­nes como los cha­rra­nes ár­ti­cos, que por las mis­mas fe­chas vue­lan des­de Is­lan­dia has­ta la An­tár­ti­da, el de las cu­rru­cas pa­re­ce un des­pla­za­mien­to mo­des­to. Pe­ro lo asom­bro­so de es­tos pa­ja­ri­llos es que ha­cen su via­je en so­li­ta­rio y por las no­ches. Las más jó­ve­nes ape­nas cuen­tan tres me­ses de vi­da, pe­ro en ese tiem­po han si­do ca­pa­ces de gra­bar en su ce­re­bro un ma­pa del fir­ma­men­to que les ayu­da a iden­ti­fi­car los pun­tos car­di­na­les y de es­te mo­do en­con­trar su rum­bo a tra­vés del con­ti­nen­te.

A me­dia­dos del si­glo pa­sa­do los ornitólogos Franz y Elea­nor Sauer lle­va­ron al­gu­nas cu­rru­cas a un pla­ne­ta­rio. Las estrellas que se pro­yec­tan en es­tas sa­las re­pro­du­cen el fir­ma­men­to que po­de­mos ob­ser­var en cual­quier épo­ca del año y des­de cual­quier lu­gar de nues­tro pla­ne­ta. Los Sauer com­pro­ba­ron que en la épo­ca en que sue­len ini­ciar su mi­gra­ción ha­cia el sur des­de Ale­ma­nia, las cu­rru­cas rá­pi­da­men­te orien­ta­ban su cuer­po ha­cia el su­r­es­te, tal y como ha­cen en la na­tu­ra­le­za. Pe­ro al gi­rar el cie­lo, des­pla­zan­do los pun­tos car­di­na­les, las cu­rru­cas se mo­vían como las agu­jas de un re­loj pa­ra man­te­ner el rum­bo co­rrec­to ba­jo las estrellas ar­ti­fi­cia­les del pla­ne­ta­rio. Ade­más, si se les mos­tra­ba el fir­ma­men­to de un lu­gar del sur de Fran­cia, las cu­rru­cas co­rre­gían su po­si­ción y apun­ta­ban ha­cia el es­te, como si des­de allí qui­sie­ran vo­lar ha­cia Tur­quía. Y so­lo cuan­do se pro­yec­ta­ba un fir­ma­men­to igual al de su lu­gar de in­ver­na­da por fin sus ale­teos ce­sa­ban y se echa­ban a des­can­sar.

MI­GRA­CIO­NES CON HIS­TO­RIA

Hoy sa­be­mos que ca­si la mi­tad de las diez mil es­pe­ciEs de aves que pue­blan el pla­ne­ta mi­gran bus­can­do lu­ga­res más cá­li­dos don­de pa­sar los in­vier­nos y vuel­ven en pri­ma­ve­ra a sus zo­nas de cría, don­de abun­da el ali­men­to y los días son más lar­gos. Pe­ro du­ran­te mu­chos si­glos la sú­bi­ta des­apa­ri­ción de las aves su­pu­so un in­son­da­ble mis­te­rio.

En la An­ti­güe­dad se creía que po­dían trans­for­mar­se unas en otras o que, como las golondrinas, pa­sa­ban el in­vierno ba­jo el fan­go de lagos y es­tan­ques. Aun así, Aris­tó­te­les ya de­jó cons­tan­cia de que las gru­llas via­ja­ban des­de las lla­nu­ras de Per­sia has­ta los pan­ta­nos don­de na­ce el río Ni­lo y que tam­bién gan­sos, pa­lo­mas, cis­nes y pe­lí­ca­nos se des­pla­za­ban a re­gio­nes le­ja­nas hu­yen­do del frío. Pe­ro pues­tos a de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción, na­da su­pera la teo­ría de Char­les Mor­ton, quien en pleno si­glo XVII afir­mó que el des­tino de las aves que nos de­jan en in­vierno era... ¡la Lu­na!

Mi­gra­ción con des­tino a la Lu­na

Cu­rru­cas vo­lan­do ba­jo las estrellas del pla­ne­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.