TRUMP, PE­TRÓ­LEO Y «BRE­XIT», LAS IN­CÓG­NI­TAS DEL AÑO

La lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca, el repunte del pre­cio del pe­tró­leo y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Eu­ro­pa se­rán al­gu­nos de los fac­to­res de­ci­si­vos pa­ra la eco­no­mía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

EL IM­PAC­TO DE LAS DE­CI­SIO­NES DEL NUE­VO IN­QUI­LINO DE LA CA­SA BLAN­CA, LA EVO­LU­CIÓN DE PRE­CIO DEL CRU­DO Y LA INES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA EN EU­RO­PA GE­NE­RAN DU­DAS SO­BRE EL RUM­BO DE UNA ECO­NO­MÍA QUE, SIN EM­BAR­GO, LOS EX­PER­TOS VEN ENCAUZADA A COR­TO PLA­ZO POR LAS PO­LÍ­TI­CAS EX­PAN­SI­VAS DE LOS BAN­COS CEN­TRA­LES

Echen la vis­ta atrás do­ce me­ses. A la pri­me­ra semana del 2016. El ba­rril de Brent ron­da­ba los 30 dó­la­res, Eu­ro­pa ul­ti­ma­ba su plan de con­tin­gen­cia pa­ra ayu­dar a Da­vid Ca­me­ron a ga­nar el re­fe­ren­do del bre­xit y, an­tes de que las pri­ma­rias los con­fir­ma­sen co­mo can­di­da­tos, Hi­llary Clin­ton te­nía una có­mo­da ven­ta­ja de ca­si cin­co pun­tos en las en­cues­tas que me­dían su po­pu­la­ri­dad fren­te a Do­nald Trump. Pe­ro to­do sa­lió al re­vés de lo es­pe­ra­do. Los bri­tá­ni­cos cer­ti­fi­ca­ron su sa­li­da del club co­mu­ni­ta­rio (y de­ja­ron en el ai­re su per­te­nen­cia al mer­ca­do co­mún), los es­ta­dou­ni­den­ses op­ta­ron por un mag­na­te sin ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca pre­via co­mo nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca y la de­ci­sión de la OPEP de res­trin­gir la pro­duc­ción de cru­do ha dis­pa­ra­do en so­lo un mes la co­ti­za­ción del pe­tró­leo, tras un año en mí­ni­mos. La eco­no­mía ha pa­sa­do el año de so­bre­sal­to en so­bre­sal­to, pe­ro los mer­ca­dos han con­se­gui­do so­bre­po­ner­se a ca­da apo­ca­lip­sis sin de­ma­sia­dos ras­gu­ños. La ca­pa­ci­dad de los in­ver­so­res pa­ra adap­tar­se a en­tor­nos cam­bian­tes se­rá pues­ta a prue­ba de nue­vo es­te año, que tam­po­co es­ta­rá exen­to de obs­tácu­los. Es­tos son los ele­men­tos cla­ve que mar­ca­rán la evo­lu­ción de la eco­no­mía du­ran­te los pró­xi­mos me­ses.

1 Trump, ¿ries­go u opor­tu­ni­dad? Aún que­dan do­ce días pa­ra que el pró­xi­mo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se to­me po­se­sión del car­go a los pies del Ca­pi­to­lio, pe­ro el em­pre­sa­rio ha con­se­gui­do em­pe­zar a im­po­ner sus po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas a gol­pe de tuit. Esta mis­ma semana, des­pués de que Trump ame­na­za­se a Ge­ne­ral Mo­tors con más aran­ce­les si se­guía fa­bri­can­do en Mé­xi­co, otro gi­gan­te ame­ri­cano de la au­to­mo­ción, Ford, anun­cia­ba su in­ten­ción de can­ce­lar la in­ver­sión pre­vis­ta en una fá­bri­ca en el país az­te­ca pa­ra am­pliar su cen­tro de pro­duc­ción en Mí­chi­gan. «Es­to es so­lo el prin­ci­pio, ha­brá mu­cho más», sa­lu­da­ba el pre­si­den­te elec­to des­de Twit­ter.

Pe­ro apar­te de la po­lí­ti­ca de ges­tos y fra­ses, las in­ten­cio­nes le­gis­la­ti­vas del mag­na­te si­guen sien­do una in­cóg­ni­ta, aun­que los ana­lis­tas ya asu­men que, con más o me­nos mo­de­ra­ción, sí cum­pli­rá par­te de su pro­gra­ma, ayu­da­do por la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en am­bas cá­ma­ras. Pe­ro hay quien de­fien­de las bon­da­des de las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, co­mo la ges­to­ra ame­ri­ca­na Legg Ma­son, que en su in­for­me de pers­pec­ti­vas pa­ra el pró­xi­mo año, ti­tu­la­do ¿Qué po­dría sa­lir bien en el 2017?, de­fien­de que «se ha­bla mu­cho del la­do ne­ga­ti­vo de las po­lí­ti­cas po­pu­lis­tas, y po­cos tie­nen en cuen­ta su ven­ta­jas; lo que se des­pren­de es la ne­ce­si­dad de los go­bier­nos de au­men­tar el gas­to e in­ver­tir de for­ma di­rec­ta en sus mer­ca­dos lo­ca­les».

Si no lle­va las co­sas al ex­tre­mo, una po­lí­ti­ca fis­cal ex­pan­si­va y el anun­cia­do plan de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras po­drían su­po­ner un es­tí­mu­lo pa­ra el cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos, aun­que los ries­gos si­guen la­ten­tes. Lo han vuel­to a po­ner de ma­ni­fies­to las ac­tas de la úl­ti­ma reunión de la Re­ser­va Fe­de­ral, don­de la co­rrien­te de opi­nión ma­yo­ri­ta­ria es que las gran­des me­di­das del nue­vo pre­si­den­te pue­den dis­pa­rar la in­fla­ción, lo que po­dría de­ri­var en un cho­que ins­ti­tu­cio­nal en­tre una Ca­sa Blan­ca que bus­ca­rá in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to y un ban­co cen­tral en­car­ga­do de evi­tar que la eco­no­mía se so­bre­ca­lien­te.

2 Mo­de­ra­ción en las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias. La «nu­be de in­cer­ti­dum­bre» en la que se­gún la pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen, se mue­ve el or­ga­nis­mo tras la vic­to­ria de Trump tam­bién po­dría ace­le­rar las subidas de ti­pos en Es­ta­dos Uni­dos, que ya se ele­va­ron un cuar­to de pun­to en di­ciem­bre. Las ac­tas del ban­co cen­tral apun­tan a que sus miem­bros apues­tan por una es­tra­te­gia más agre­si­va pa­ra con­tra­rres­tar la po­lí­ti­ca fis­cal ex­pan­si­va anun­cia­da por Trump. Pe­ro no es so­lo Es­ta­dos Uni­dos. En Eu­ro­pa, Drag­hi ha anun­cia­do una pró­rro­ga de tres me­ses del plan de com­pra de deu­da, aun­que re­cor­tan­do su cuan­tía. Aun­que ne­gó que el ta­pe­ring (re­duc­ción de los es­tí­mu­los) es­té so­bre la me­sa, los mer­ca­dos em­pie­zan a oler un cam­bio de rum­bo, que se po­dría ace­le­rar si la in­fla­ción ace­le­ra con las subidas del pe­tró­leo y se acer­ca a las ta­sas del 2 % que el BCE tie­ne co­mo ob­je­ti­vo.

Tan­to el au­ge del pro­tec­cio­nis­mo co­mo el en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria po­drían im­pac­tar en los paí­ses emer­gen­tes. Has­ta aho­ra, es­tos mer­ca­dos se be­ne­fi­cia­ban de los ba­jos ti­pos de in­te­rés, tan­to en Eu­ro­pa co­mo, prin­ci­pal­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos, al atraer ca­pi­ta­les en bus­ca de más ren­ta­bi­li­dad. Pe­ro to­do apun­ta a que la subida de ti­pos en es­te úl­ti­mo país y la po­lí­ti­ca anun­cia­da por Trump, que ne­ce­si­ta­rá ser fi­nan­cia­da con ma­yo­res emi­sio­nes de deu­da, re­pa­tria­rá esos ca­pi­ta­les, de­jan­do a los emer­gen­tes en una po­si­ción de­li­ca­da du­ran­te el 2017. De re­bo­te, la si­tua­ción tam­bién po­dría afec­tar a las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las, muy ex­pues­tas a los mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

3 Con­sen­so en que el pe­tró­leo su­birá, la du­da es cuán­to. La de­ci­sión de los paí­ses de la OPEP de re­du­cir la pro­duc­ción de pe­tró­leo ha dis­pa­ra­do la co­ti­za­ción del cru­do en el úl­ti­mo mes. In­for­mes de Gold­man Sachs, Bar­clays o Ci­ti pre­vén que el repunte se man­ten­ga du­ran­te es­te año, y apun­tan a un ba­rril en el en­torno de los 60 dó­la­res du­ran­te es­te año, pre­cio que Bar­clays cree que se­gui­rá es­ca­lan­do has­ta al­can­zar los 85 en el ho­ri­zon­te del 2019. Sin em­bar­go, otras pre­vi­sio­nes, co­mo las de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía, son más pe­si­mis­tas y di­bu­jan un es­ce­na­rio pa­ra es­te año con el ba­rril en­tre 70 y 80 dó­la­res, lo que su­pon­dría un fuer­te freno al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en paí­ses co­mo Es­pa­ña, que has­ta aho­ra se be­ne­fi­cia­ban del ba­jo pre­cio del pe­tró­leo.

4 La in­cer­ti­dum­bre en Eu­ro­pa se tras­la­da a Francia y Ale­ma­nia. El ma­za­zo del bre­xit reavi­vó las du­das so­bre el futuro del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio, que es­te año se tras­la­dan a dos paí­ses fun­da­do­res, las dos gran­des lo­co­mo­to­ras de la UE y del eu­ro. Las elec­cio­nes en Francia y Ale­ma­nia vol­ve­rán a me­dir el gra­do de desafec­ción de la po­bla­ción y el pul­so de los po­pu­lis­mo, con las po­lí­ti­cas con­tra­rias a la glo­ba­li­za­ción y la inmigración que de­fien­den fuer­zas co­mo el Fren­te Na­cio­nal fran­cés. An­tes que fran­ce­ses y ale­ma­nes, vo­ta­rán los ho­lan­de­ses, país en el que tam­bién es­tá en au­ge la ex­tre­ma de­re­cha. Y a lo lar­go del año po­drían ha­cer­lo en Ita­lia, don­de la di­mi­sión de Ren­zi ha aña­di­do un nue­vo ele­men­to de in­cer­ti­dum­bre en un con­ti­nen­te agi­ta­do. Y to­do es­to sin ol­vi­dar el bre­xit, que aun­que pa­re­ce que es­tá en el con­ge­la­dor vol­ve­rá a mar­car la agen­da a par­tir de la pri­ma­ve­ra, cuan­do la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, quie­re ini­ciar los trá­mi­tes del di­vor­cio, pe­ro sin re­nun­ciar a cier­tas pre­ben­das del mer­ca­do úni­co. Una ne­go­cia­ción que se an­to­ja du­ra y que, se­gún los ana­lis­tas, pue­de cas­ti­gar de nue­vo a la li­bra.

5 ¿Se man­ten­drá la co­la­bo­ra­ción en­tre PP y PSOE en Es­pa­ña? Fren­te a la in­cer­ti­dum­bre que re­co­rre el res­to de Eu­ro­pa. Es­pa­ña ha con­se­gui­do su­pe­rar el blo­queo po­lí­ti­co que pa­ra­li­zó la acción le­gis­la­ti­va du­ran­te ca­si un año y ha en­tra--

Una al­ta ta­sa de in­fla­ción po­dría es­ti­mu­lar las in­ver­sio­nes pri­va­das y fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to

do en un nue­vo es­ce­na­rio de co­la­bo­ra­ción en­tre el Go­bierno del PP y el PSOE, una suer­te de gran coa­li­ción en la prác­ti­ca que pa­ra Mi­guel Váz­quez Taín, pre­si­den­te del Con­se­llo Ga­le­go de Co­le­xios de Eco­no­mis­tas, se­rá de­ci­si­va en la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía es­pa­ño­la. No en vano, los pri­me­ros acuer­dos sus­cri­tos a fi­na­les del 2016 se han tra­du­ci­do en una subida del 8 % en el sa­la­rio mí­ni­mo pa­ra es­te año o la prohi­bi­ción de los cor­tes de luz a las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles. Ade­más de los be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos pa­ra am­bas for­ma­cio­nes, Váz­quez Taín cree que «si esa co­la­bo­ra­ción si­gue fun­cio­nan­do pue­de ser la cla­ve pa­ra que la eco­no­mía es­pa­ño­la, que se pue­de ra­len­ti­zar por­que los vien­tos de co­la es­tán aflo­jan­do, pue­da sua­vi­zar la caí­da del cre­ci­mien­to».

6 Una in­fla­ción fuer­te pue­de in­cen­ti­var la in­ver­sión. Quien es­tá con­ven­ci­do de que es­te se­rá un buen año en lo eco­nó­mi­co es Venancio Sal­ci­nes, pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas y miem­bro del Gru­po Col­mei­ro. Da por he­cho el eco­no­mis­ta que el pe­tró­leo «ha en­tra­do en una es­ca­la­da y no se va a es­ta­bi­li­zar» y que, con los com­bus­ti­bles al al­za, la in­fla­ción va a su­pe­rar con cre­ces las pre­vi­sio­nes del Go­bierno, que apun­ta a una subida de pre­cios del 1,5 %, pa­ra si­tuar­se más en el en­torno del 2,5 % al que alu­den al­gu­nas hi­pó­te­sis del Ban­co de Es­pa­ña, o in­clu­so por en­ci­ma.

Pa­ra Sal­ci­nes, esa si­tua­ción es­ti­mu­la­rá el ape­ti­to in­ver­sor. Y es que, ar­gu­men­ta, los ga­lle­gos han reac­cio­na­do a la cri­sis aho­rran­do, por lo que pu­die­ra pa­sar. Así, los ape­nas 34.000 mi­llo­nes en de­pó­si­tos que acu­mu­la­ban en el 2004, cuan­do la eco­no­mía iba co­mo un dis­pa­ro, eran ca­si 60.000 en el ter­cer tri­mes­tre del año pa­sa­do. Un «aho­rro del mie­do», co­mo lo de­no­mi­na, que es su­pe­rior ya a lo que pro­du­ce la eco­no­mía ga­lle­ga en un año. De mo­men­to ese ca­pi­tal, aun­que no ren­ta­ba mu­cho en el ban­co, con los in­tere­ses por los sue­los, tam­po­co per­día po­der de com­pra, ya que la in­fla­ción es­ta­ba en te­rreno ne­ga­ti­vo o en ta­sas muy ba­jas. Pe­ro es­te año, apun­ta, el ahorrador va a te­ner por pri­me­ra vez la sen­sa­ción de que pier­de di­ne­ro te­nién­do­lo pa­ra­do en el ban­co, ya que la re­mu­ne­ra­ción que ofre­ce­rán las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se­gui­rá sien­do ba­ja. Y, por tan­to, em­pe­za­rá a bus­car al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión pa­ra sa­car­le más pro­ve­cho, lo que su­pon­drá que cir­cu­le más ca­pi­tal en la eco­no­mía y, por tan­to, ma­yo­res ta­sas de cre­ci­mien­to. Y es que, re­cuer­da el eco­no­mis­ta, el consumo pri­va­do es el prin­ci­pal com­po­nen­te del PIB y no hay nin­guno otro que pue­da es­ti­mu­lar así el cre­ci­mien­to, ni el gas­to pú­bli­co.

So­bre qué sec­to­res se ve­rán más fa­vo­re­ci­dos por el ape­ti­to in­ver­sor, Sal­ci­nes lo tie­ne cla­ro: el in­mo­bi­lia­rio es el que ofre­ce me­jo­res opor­tu­ni­da­des.

7 ¿Cre­ce­rá Ga­li­cia más que el res­to de Es­pa­ña? San­tia­go La­go, di­rec­tor del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­cia, cree que sí. Si en los pri­me­ros años de re­cu­pe­ra­ción, la eco­no­mía ga­lle­ga tu­vo un peor desem­pe­ño, la si­tua­ción ya se igua­ló en el 2016 y pa­ra es­te año cree que la co­mu­ni­dad cuen­ta con fac­to­res a su fa­vor, co­mo un ma­yor cre­ci­mien­to del consumo por las de­ci­sio­nes de com­pra apla­za­das des­de ha­ce años y por la re­cu­pe­ra­ción por par­te de los fun­cio­na­rios del com­ple­men­to de la pa­ga ex­tra, que su­pon­drá un in­cre­men­to de las re­mu­ne­ra­cio­nes de en­tre el 2 y el 8 % pa­ra un co­lec­ti­vo que ro­za las cien mil per­so­nas, uno de ca­da diez ocu­pa­dos. Eso, uni­do al repunte del em­pleo, per­mi­ti­ría man­te­ner un di­fe­ren­cial de cre­ci­mien­to po­si­ti­vo que, se­gún sus pre­vi­sio­nes, du­ra­rá al me­nos has­ta el ve­rano.

JUAN. S. G

ILUSTRACIÓN: PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.