LU­CES Y SOM­BRAS EN EL AÑO DE LA RE­CU­PE­RA­CIÓN

Los ho­ga­res ga­lle­gos cie­rran un 2016 mar­ca­do por el au­men­to del em­pleo y el re­pun­te del con­su­mo, pe­ro la fa­se al­cis­ta del ci­clo con­vi­ve con la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y la de­si­gual­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­rio Beramendi

EL IN­CRE­MEN­TO DEL CON­SU­MO Y LA ME­JO­RA DEL MER­CA­DO DE TRA­BA­JO DIE­RON LUS­TRE AL BA­LAN­CE ECO­NÓ­MI­CO DE UN EJER­CI­CIO QUE TAM­BIÉN TIE­NE SU CRUZ. LA PRE­CA­RIE­DAD LA­BO­RAL Y LAS DE­SIGUAL­DA­DES PERVIVEN PE­SE AL CI­CLO AL­CIS­TA POR EL QUE TRANSITA GA­LI­CIA. LOS EX­PER­TOS TIE­NEN CLA­RO SU DIAG­NÓS­TI­CO A LA HO­RA DE HA­CER SU ANÁ­LI­SIS: LOS HO­GA­RES GA­LLE­GOS SE ES­TÁN RE­CU­PE­RAN­DO, PE­RO AÚN NO ES­TÁN RE­CU­PE­RA­DOS. EL 2017 SE­RÁ UN EJER­CI­CIO VI­TAL PA­RA CON­SO­LI­DAR ES­TOS BRO­TES VER­DES

La ta­sa de pa­ro se en­cuen­tra to­da­vía diez pun­tos por en­ci­ma de los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis del año 2008

La in­du­da­ble me­jo­ría del con­jun­to de las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas ha te­ni­do tam­bién un efec­to so­bre al­gu­nos de los in­di­ca­do­res que mi­den la sa­lud eco­nó­mi­ca de los ho­ga­res ga­lle­gos. El arran­que del año es mo­men­to pa­ra mar­car los de­be­res del ejer­ci­cio, pe­ro tam­bién pa­ra ha­cer un re­pa­so. Y el ba­lan­ce del 2016 pa­ra las fa­mi­lias tra­za un cua­dro en el que por fin apa­re­ce la luz, pe­ro en el que per­sis­ten to­da­vía zo­nas de som­bra.

A la es­pe­ra de co­no­cer las ci­fras ofi­cia­les, las pre­vi­sio­nes apun­tan a que el con­su­mo de los ho­ga­res ce­rra­rá el 2016 con una ta­sa de va­ria­ción in­ter­anual del 3 %. Inin­te­rrum­pi­da­men­te, en el pe­río­do que me­dia en­tre el 2009 y el 2014, se ha­bía re­gis­tra­do un re­tro­ce­so. El gas­to de las fa­mi­lias ya mos­tró una me­jor ca­ra en el 2015, pe­ro ce­rra­rá es­te año con el me­jor ba­lan­ce des­de que arran­có la cri­sis. Un da­to a te­ner en cuen­ta y que mues­tra, con ca­rác­ter ge­ne­ral, una me­jo­ría.

Es­te me­jor desem­pe­ño del gas­to, que se apre­cia en el au­men­to de las ven­tas del co­mer­cio mi­no­ris­ta (4 %) y en la ac­ti­vi­dad del sec­tor ser­vi­cios (8%), tie­ne que ver con el au­men­to de la ocu­pa­ción y el des­cen­so del pa­ro (23.000 per­so­nas el úl­ti­mo año), pe­ro no son los úni­cos fac­to­res. El fac­tor psi­co­ló­gi­co, las ex­pec­ta­ti­vas, tam­bién de­ter­mi­nan el gas­to.

CON­FIAN­ZA

«Es muy im­por­tan­te se­guir ge­ne­ran­do con­fian­za pa­ra avan­zar en la re­cu­pe­ra­ción, pe­ro si tu­vie­ra que ha­cer un ba­lan­ce pa­ra las fa­mi­lias, di­ría que es­ta­mos re­cu­pe­ran­do, aun­que no re­cu­pe­ra­dos», ana­li­za Pa­tri­cio Sán­chez, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. Es­te aca­dé­mi­co re­cuer­da que la ta­sa de pa­ro si­gue es­tan­do diez pun­tos por en­ci­ma de an­tes de la cri­sis. A pe­sar de ello, al­gu­nos da­tos evi­den­cian una me­jo­ría en la si­tua­ción de las fa­mi­lias: la com­pra­ven­ta de vi­vien­da ha cre­ci­do un 8 % en el 2016 y la ra­dio­gra­fía tri­mes­tral que pu­bli­ca el IGE so­bre la co­yun­tu­ra de los ho­ga­res re­ve­la una re­duc­ción de cua­tro pun­tos por­cen­tua­les en el nú­me­ro de fa­mi­lias que lle­gan con di­fi­cul­tad a fi­nal de mes, la pro­por­ción más ba­ja en los úl­ti­mos cua­tro años.

En com­pa­ra­ción con Es­pa­ña, la co­mu­ni­dad ga­lle­ga tie­ne un por­cen­ta­je mu­cho me­nor de ho­ga­res con gra­ves di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas pa­ra ter­mi­nar el mes, un 7,1 % fren­te al 13,7 %. Y ello con sa­la­rios y pen­sio­nes más ba­jas. Es­te fac­tor di­fe­ren­cial po­si­ti­vo se ha­lla­ría en cau­sas que na­da tie­nen que ver con la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Por ejem­plo, Ga­li­cia es la co­mu­ni­dad del Es­ta­do don­de hay me­nos ho­ga­res hi­po­te­ca­dos y más fa­mi­lias con vi­vien­da pro­pia ya pa­ga­da.

En su aná­li­sis so­bre cuál es la reali­dad de las fa­mi­lias trans­cu­rri­do el 2016, Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe, coor­di­na­dor del bo­le­tín de co­yun­tu­ra del Fo­ro Eco­nó­mi­co de Ga­li­los cia (FEG) y ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da, apun­ta al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes. «El con­su­mo no so­lo de­pen­de de fac­to­res eco­nó­mi­cos, sino de per­cep­cio­nes, sen­sa­cio­nes, de com­por­ta­mien­tos irra­cio­na­les. Sin em­bar­go, la pro­pen­sión mar­gi­nal al con­su­mo es de­pen­dien­te de la ren­ta dis­po­ni­ble y de las ex­pec­ta­ti­vas de in­gre­sos», apun­ta.

A su mo­do de ver, en el 2016, se han uni­do tres va­ria­bles re­se­ña­bles. Pri­me­ro, la de­vo­lu­ción de una par­te de la ex­tra de ha­ce años. Su im­por­te in­te­gro fue al con­su­mo. De ahí ni­ve­les al­tos de de­man­da in­ter­na y de cre­ci­mien­to del PIB ga­lle­go, por­que afec­ta a to­dos los em­plea­dos pú­bli­cos; se­gun­do, se­gún apun­ta La­xe, la sen­sa­ción de que la eco­no­mía va a me­jor, que se pue­den re­cu­pe­rar em­pleos, aun­que sean es­ta­cio­na­les, pre­ca­rios y sus­ti­tu­ti­vos. Una per­cep­ción que, a su en­ten­der, ha ayu­da­do mu­cho al in­cre­men­to del con­su­mo. Por úl­ti­mo, el ca­te­drá­ti­co apun­ta a la cli­ma­to­lo­gía co­mo un ter­cer fac­tor. «So­cio­ló­gi­ca­men­te la llu­via re­trae el con­su­mo, y el calor avi­va la pro­pen­sión a vi­vir más ale­gre­men­te», sub­ra­ya el ca­te­drá­ti­co.

En pa­ra­le­lo con la me­jo­ría de va­rios in­di­ca­do­res, co­mo la ocu­pa­ción, el em­pleo o el gas­to en el que in­cu­rren las fa­mi­lias, con­vi­ven otros da­tos que evi­den­cian có­mo una gran ma­yo­ría de ho­ga­res si­guen sin dis­fru­tar de al­gu­nos de los be­ne­fi­cios de la re­cu­pe­ra­ción. Y es­to tie­ne que ver con un fac­tor: la fa­se al­cis­ta del ci­clo es­tá con­vi­vien­do con el au­men­to in­con­tro­la­do de la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y con una ga­lo­pan­te de­si­gual­dad so­cial ge­ne­ra­da a lo lar­go de los años de cri­sis. Drama al que con­tri­bu­yó pri­me­ro la des­truc­ción de em­pleo y que es­tá con­so­li­dan­do aho­ra el nue­vo mer­ca­do la­bo­ral.

TIEMPO PAR­CIAL

En la co­mu­ni­dad ga­lle­ga hay aho­ra unos 90.000 ocu­pa­dos que tra­ba­jan a tiempo par­cial por no ha­ber en­con­tra­do un em­pleo a tiempo com­ple­to. Aun­que es una ci­fra que ha ba­ja­do ca­si diez pun­tos a lo lar­go del úl­ti­mo año, lo que mues­tra una me­jo­ría del mer­ca­do de tra­ba­jo, si­gue es­tan­do muy por en­ci­ma de los ni­ve­les pre­cri­sis, cuan­do se con­ta­bi­li­za­ban por de­ba­jo de los 50.000.

«A la ho­ra de ana­li­zar la reali­dad de las fa­mi­lias hay da­tos que no se pue­den sos­la­yar; por ejem­plo, en el de­cil uno de sa­la­rios, es de­cir, en el 10 % con las re­tri­bu­cio­nes más ba­jas, la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo ha si­do del 29 % en los años de cri­sis, es de­cir, la más al­ta; es­to sig­ni­fi­ca que han si­do los que me­nos co­bra­ban los que más han su­fri­do la de­va­lua­ción, de ahí la gra­ve si­tua­ción de de­si­gual­dad que atra­ve­sa­mos», apun­ta Ma­nuel La­go, eco­no­mis­ta, y aho­ra dipu­tado de En Ma­rea en el Par­la­men­to ga­lle­go.

Exis­te un cier­to con­sen­so en­tre los aca­dé­mi­cos con­sul­ta­dos en que pe­se a los avan­ces de las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas las fa­mi­lias si­guen su­frien­do por lo per­di­do en la gran re­ce­sión.

«En un re­pa­so del 2016 a los ho­ga­res no po­de­mos ol­vi­dar al­gu­nas co­sas; to­da­vía se­gui­mos en­deu­dán­do­nos pa­ra po­der afron­tar el fi­nal de mes y la po­bre­za si­gue sien­do una la­cra pa­ra una so­cie­dad mo­der­na», apun­ta el pro­fe­sor Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe. Y agre­ga: «¿Qué nos fal­ta? Afron­tar un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo: mas co­la­bo­ra­ti­vo y mas com­pe­ti­ti­vo a la vez. Re­du­cien­do la po­bre­za y ac­tuan­do so­bre ca­pas de po­bla­ción mas vul­ne­ra­bles».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.