LOS EFEC­TOS ECO­NÓ­MI­COS DEL RES­CA­TE BAN­CA­RIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CARLOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Xo­sé Carlos Arias ana­li­za los efec­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos que, pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la, ha te­ni­do el res­ca­te del sis­te­ma ban­ca­rio.

Por mu­cho que no se tra­te más que de una con­fir­ma­ción ofi­cial de al­go que en reali­dad co­no­cía­mos des­de ha­ce tiem­po, las ci­fras abru­man. Se­gún un re­cien­te in­for­me del Tri­bu­nal de Cuen­tas, al cie­rre del 2015 el to­tal de las ayu­das com­pro­me­ti­das con el sec­tor fi­nan­cie­ro as­cen­día a 122.000 mi­llo­nes de eu­ros. De esa ci­fra, el res­ca­te pro­pia­men­te di­cho se ha­bría ele­va­do a 60.700 mi­llo­nes, de los que más de dos ter­cios co­rres­pon­de­rían al Es­ta­do, en tan­to que el res­to (en torno a 19.000 mi­llo­nes) fue­ron dis­pues­tos por la pro­pia ban­ca, a tra­vés del Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos. De ma­ne­ra que se pue­de con­cluir que el cos­te co­no­ci­do en ese momento de las ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to ban­ca­rio, rea­li­za­das so­bre to­do en el 2012, su­peró los 41.700 mi­llo­nes.

A pe­sar de que que­den ac­ti­vos ban­ca­rios en ma­nos pú­bli­cas por li­qui­dar —un por­cen­ta­je im­por­tan­te de las ac­cio­nes de Ban­kia y BMN—, bue­na par­te de esa can­ti­dad se con­si­de­ra irre­cu­pe­ra­ble, por lo que la fac­tu­ra con car­go a las cuen­tas pú­bli­cas se pre­sen­ta co­mo al­go des­me­su­ra­do, bru­tal, que ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te a que la deu­da pú­bli­ca se co­lo­ca­ra en las pro­xi­mi­da­des del 100 % del PIB. Al­go que, por lo de­más, cho­ca con el tan reite­ra­do anun­cio del Go­bierno de que el res­ca­te ban­ca­rio no cos­ta­ría na­da a los con­tri­bu­yen­tes, y que no ten­dría con­se­cuen­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas. Es ob­vio que en cuan­to al compu­to de dé­fi­cit y deu­da pú­bli­ca las ha te­ni­do.

Cier­ta­men­te, el sal­va­men­to de las ca­jas y la re­for­ma fi­nan­cie­ra eran im­pres­cin­di­bles en el 2012, an­te la ame­na­za ge­ne­ral de quie­bra de nues­tra eco­no­mía. Pe­ro un pro­ce­so de ese ti­po, tan one­ro­so en el lar­go pla­zo, ha­bía que ha­cer­lo de un mo­do in­cues­tio­na­ble­men­te efi­caz, pul­cro y trans­pa­ren­te. Pues bien, el Tri­bu­nal de Cuen­tas afir­ma aho­ra que en ab­so­lu­to ha si­do así, de­tec­tan­do una au­sen­cia de es­tra­te­gias cla­ras, erro­res de procedimiento y opa­ci­da­des en el res­ca­te y la ven­ta de al­gu­nas en­ti­da­des, que, de ha­ber­se evi­ta­do, ha­bría re­du­ci­do apre­cia­ble­men­te su cos­te. No sa­le, por tan­to, bien pa­ra­do el FROB en es­te re­cuen­to, al igual que ocu­rría en in­for­mes an­te­rio­res con el Ban­co de Es­pa­ña o el pro­pio Go­bierno, an­tes y des­pués del 2012.

En cual­quier ca­so, el do­cu­men­to del que ha­bla­mos es im­por­tan­te pues nos per­mi­te po­ner una ci­fra ofi­cial al ar­te­fac­to ex­plo­si­vo que de­to­nó en nues­tra ca­ra en el 2008. Más de un 4 % del PIB anual es­pa­ñol: ese es el cos­te que pa­ra los ciu­da­da­nos han te­ni­do los des­va­ríos fi­nan­cie­ros de la fa­se de ex­pan­sión. Es ver­dad que ese por­cen­ta­je es in­fe­rior al ex­pe­ri­men­ta­do por la me­dia de los paí­ses eu­ro­peos; se­gún un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por el an­te­rior gobernador del Ban­co Cen­tral de Ir­lan­da, Pa­trick Ho­nohan, pa­ra el Per­ter­son Ins­ti­tu­te, ese cos­te su­peró el 6 % en Bél­gi­ca y Aus­tria; 10 % del PIB en el Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Ho­lan­da o Portugal; mien­tras que en los ca­sos más ex­tre­mos, Is­lan­dia e Ir­lan­da, ron­dó el 40 %.

Es­te ele­men­to de com­pa­ra­ción con lo ocu­rri­do en otros paí­ses es in­tere­san­te, pues nos obli­ga a re­cor­dar que a pe­sar de las pe­cu­lia­ri­da­des de la cri­sis es­pa­ño­la —tan aso­cia­da a la lo­cu­ra in­mo­bi­lia­ria—, ha­bla­mos de un fe­nó­meno que afec­tó a to­do el mun­do desa­rro­lla­do: las con­se­cuen­cias le­ta­les de la eu­fo­ria fi­nan­cie­ra y la ex­ten­di­da creen­cia en que no hay me­jor re­gu­la­ción que la que no exis­te. Pe­ro pésimo con­sue­lo se­ría caer en el mal de mu­chos: pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad es­pa­ño­la la re­cien­te cri­sis ban­ca­ria de­ja­rá en to­do ca­so un pro­lon­ga­do y du­ro le­ga­do.

| XOÁN CARLOS GIL

La cri­sis eco­nó­mi­ca la­mi­nó mi­les de ne­go­cios y em­pre­sas por to­do el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.