EL PE­TRO­LE­RO DI­PLO­MÁ­TI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Rex Ti­ller­son NUEVO SE­CRE­TA­RIO DE ES­TA­DO DE EE. UU.

Si al­guien pen­sa­ba que Do­nald Trump iba a su­plir su inex­pe­rien­cia en po­lí­ti­ca ex­te­rior —y has­ta, por qué no de­cir­lo, su cla­mo­ro­sa fal­ta de di­plo­ma­cia— eli­gien­do co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do a al­guien cur­ti­do en esas li­des, se equi­vo­có. Y de qué ma­ne­ra! Por­que, fiel a su es­ti­lo, el nuevo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos se de­can­tó por uno de los su­yos: otro mul­ti­mi­llo­na­rio ex­per­to en ne­go­cios, pe­ro sin ta­bla al­gu­na en es­to de la po­lí­ti­ca. Rex Ti­ller­son (Wi­chi­ta Falls, Te­xas,1952), se­rá el pri­mer res­pon­sa­ble de Ex­te­rio­res de la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos que co­ge las rien­das de tan de­li­ca­da ta­rea sin go­ta de ex­pe­rien­cia en el sec­tor pú­bli­co. Aun­que, eso sí, con una am­plia tra­yec­to­ria in­ter­na­cio­nal y con­tac­tos en to­do el mun­do.

Y es que, de lo que real­men­te sa­be Ti­ller­son es de pe­tró­leo. En eso sí que es un ex­per­to. Pu­so el pri­mer pie en Ex­xon Mo­bil, la com­pa­ñía que ha di­ri­gi­do des­de el 2006, en 1975, tras gra­duar­se en In­ge­nie­ría Ci­vil en la Uni­ver­si­dad de Te­xas. En­tró co­mo in­ge­nie­ro de pro­duc­ción y lle­gó a lo más al­to.

Ca­sa­do y con cua­tro hi­jos, pen­sa­ba aca­bar su ca­rre­ra al pie de ese cañón. Re­ti­rar­se es­te año, tras cum­plir los 65. Has­ta que lo lla­mó Trump y le tras­to­có los pla­nes. Aho­ra se­rá él el en­car­ga­do de re­pre­sen­tar a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción an­te un mun­do que ve con in­quie­tud la lle­ga­da del re­pu­bli­cano a la Ca­sa Blan­ca. Un fue­go al que el pro­pio per­fil de Ti­ller­son ha ve­ni­do a echar le­ña. Y eso a cuen­ta de su vin­cu­la­ción con Vla­di­mir Pu­tin. Tan es­tre­cha es su re­la­ción con el pre­si­den­te ru­so, que en el 2013, el en­ton­ces hom­bre fuer­te de Ex­xon Mo­bil re­ci­bió de sus ma­nos la Or­den de la Amis­tad. To­do un ho­nor que Ru­sia en­tre­ga a aque­llos ex­tran­je­ros que en­tien­de que han con­tri­bui­do a me­jo­rar las re­la­cio­nes con el país.

«Ha pa­sa­do más tiem­po in­ter­ac­tuan­do con Vla­dí­mir Pu­tin que pro­ba­ble­men­te nin­gún otro es­ta­dou­ni­den­se, con la ex­cep­ción de [el ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do] Henry Kis­sin­ger», di­jo al­guien que le co­no­ce bien, el pre­si­den­te del Cen­tro de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les y Es­tra­té­gi­cos (CSIS), John Ham­re, al dia­rio The Wall Street Jour­nal.

«He ele­gi­do a uno de los gran­des lí­de­res em­pre­sa­ria­les del mun­do», es­cri­bió Trump en Twit­ter po­co des­pués de dar a co­no­cer al mun­do su elec­ción. «Rex sa­be có­mo ges­tio­nar una em­pre­sa glo­bal, lo que es cla­ve pa­ra di­ri­gir con éxi­to el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, y sus re­la­cio­nes con lí­de­res de to­do el mun­do na­da tie­nen que en­vi­diar­le a las de na­die». Ra­zón no le fal­ta. Por­que du­ran­te los más de 40 años que ha es­ta­do en Ex­xon Mo­bil, Ti­ller­son ha he­cho ne­go­cios con me­dio mun­do.

Miem­bro de los Boy Scouts de Amé­ri­ca du­ran­te su in­fan­cia (su pa­dre era ad­mi­nis­tra­dor de la or­ga­ni­za­ción) y su pre­si­den­te en­tre el 2010 y el 2012, quie­nes han tra­ba­ja­do de cer­ca con él lo de­fi­nen co­mo un lí­der fuer­te al que le gus­ta dar ór­de­nes. Eso y te­ner la úl­ti­ma pa­la­bra en las decisiones. Al­go a lo que se­gu­ra­men­te ten­drá que re­nun­ciar, en bue­na me­di­da aho­ra que su je­fe es Trump.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.