Ma­má, quie­ro ser «you­tu­ber»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Ma­ría Viñas

Con­ver­tir­se en una es­tre­lla del ca­nal de ví­deos im­pli­ca, ade­más de ca­ris­ma, un con­si­de­ra­ble des­em­bol­so eco­nó­mi­co ¿Me­re­ce la pe­na la in­ver­sión? ¿Cuán­to cues­ta ser «in­fluen­cer»?

La mi­tad de los ni­ños de 11 años tie­nen móvil. A los 12 ya son tres de ca­da cua­tro y es ra­ro en­con­trar a un cha­val de 13 sin apén­di­ce tec­no­ló­gi­co: ocho de ca­da diez ya son due­ños del co­di­cia­do smartphone. Con es­te pa­no­ra­ma, no cues­ta na­da creer que en los sue­ños de los alum­nos de se­cun­da­ria, in­clu­so en los de los de pri­ma­ria, los blo­gue­ros, in­fluen­cers y you­tu­bers han des­ban­ca­do a los mé­di­cos, in­ge­nie­ros e in­clu­so a los fut­bo­lis­tas. Lo co­rro­bo­ran las re­cien­tes lis­tas de de­seos na­vi­de­ños: ba­jo el ár­bol, los chi­cos es­pe­ran aho­ra por­tá­ti­les, te­lé­fo­nos to­da­vía más in­te­li­gen­tes, web­cams, GoP­ros, trí­po­des, au­ri­cu­la­res con mi­cró­fono in­clui­do, cap­tu­ra­do­ras de ví­deo y has­ta fo­cos. No hay más ob­je­ti­vo en sus de­man­das que con­ver­tir­se en el nuevo Ru­bius, el «lí­der (au­gu­ra la re­vis­ta Ti­me) de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción». Es­te ma­dri­le­ño de 26 años lle­va diez de­di­cán­do­se al you­tu­bing. Sus bro­mas y sus tru­cos al joys­tick lle­gan a más de 22 mi­llo­nes de per­so­nas. Su ca­nal es el sép­ti­mo con más se­gui­do­res del mun­do, de él es el mé­ri­to de ha­ber pu­bli­ca­do el tuit más re­tui­tea­do de la his­to­ria y aun­que For­bes no lo in­clu­yó en su top ten de you­tu­bers ri­cos —la for­tu­na del pri­me­ro, Pe­wDiePie, as­cien­de a 15 mi­llo­nes de dó­la­res—, los in­gre­sos que re­ci­be por sus chis­tes le dan pa­ra al­go más que pa­ra so­bre­vi­vir.

Se pue­de vi­vir de In­ter­net (los in­gre­sos de­pen­den de las vi­si­tas y son va­ria­bles, por ca­da 1.000 vi­sio­na­dos sue­le in­gre­sar­se un eu­ro), pe­ro pa­ra ello, co­mo su­ce­de con to­da dis­ci­pli­na que aca­ba pro­fe­sio­na­li­zán­do­se, ha­ce fal­ta al­go más que chis­pa. Ha­ce fal­ta es­fuer­zo. La

ga­lle­ga Ca­ro­li­na Igle­sias (23 años), del blog Per­ce­besy­gre­los, ad­vier­te a los que creen que es­ta es una la­bor sen­ci­lla: «Al­guien que se de­di­ca al cien por cien a es­to des­ti­na mu­chí­si­mas más que ocho ho­ras a te­ner ideas, gra­bar, edi­tar, te­ner reunio­nes con mar­cas y tra­ba­jar las re­des; cuan­do el al­qui­ler de­pen­de de su­bir ví­deos, la co­sa cam­bia». Ha­ce fal­ta tec­no­lo­gía y ha­cen fal­ta co­no­ci­mien­tos, re­qui­si­tos que en ma­yor o me­nor me­di­da im­pli­can un des­em­bol­so eco­nó­mi­co. Des­de la agencia crea­ti­va y pro­duc­to­ra au­dio­vi­sual 2btu­be, es­pe­cia­li­za­da en ges­tio­nar es­te ti­po de ta­len­tos, ex­pli­can que, a ni­vel ma­te­rial, se ne­ce­si­ta co­mo mí­ni­mo un dis­po­si­ti­vo que gra­be ví­deo —cá­ma­ras ré­flex, las más ba­ra­tas ron­dan los 200 eu­ros, o com­pac­tas, so­bre 100 eu­ros las más ase­qui­bles— y un or­de­na­dor con soft­wa­re de edi­ción. «Si el ca­nal es de ga­ming y se quie­ren mos­trar imá­ge­nes de un vi­deo­jue­go se ne­ce­si­ta una cap­tu­ra­do­ra, ade­más de la vi­deo­con­so­la y los jue­gos —aña­den—. Y hay otros ins­tru­men­tos que, aun­que no son im­pres­cin­di­bles, sí son re­co­men­da­bles, co­mo ma­te­rial de ilu­mi­na­ción o mi­cró­fo­nos pro­fe­sio­na­les».

Igle­sias, que em­pe­zó ha­ce tres años ha­cien­do sket­ches con una ami­ga y que hoy acu­mu­la más de 28.000 se­gui­do­res en su pro­pio ca­nal, ade­más de co­pre­sen­tar un pro­gra­ma de Los 40 y otro so­bre you­tu­bers de Co­medy Cen­tral, re­cu­rre a una GoP­ro (las más ba­ra­tas de es­ta mar­ca no ba­jan de 300 eu­ros, pe­ro las hay del mis­mo ti­po por 80), un fo­co pa­ra cui­dar la luz y una gra­ba­do­ra. Edi­ta con Ado­be Pre­mie­re, un pa­que­te de soft­wa­re que ac­tual­men­te tie­ne un pre­cio de 24 eu­ros, que apren­dió, cuen­ta, «vien­do tra­ba­jar a otros y tras­tean­do mu­cho» por su cuen­ta. «Es­tá bien te­ner erro­res —re­fle­xio­na—. Apren­des, los co­me­tes una vez y nunca más te vuel­ve a pa­sar».

Con res­pec­to a los co­no­ci­mien­tos, Bas­tian Ma­nint­veld, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de 2btu­be, acla­ra que «a ni­vel edu­ca­ti­vo es im­por­tan­te te­ner no­cio­nes au­dio­vi­sua­les, de gra­ba­ción y de edi­ción de ví­deo prin­ci­pal­men­te, ade­más de sa­ber desen­vol­ver­se con sol­tu­ra de­lan­te de una cá­ma­ra». «Tam­bién apren­der di­se­ño grá­fi­co, ges­tión de re­des so­cia­les y no­cio­nes de po­si­cio­na­mien­to di­gi­tal; y en fun­ción de la te­má­ti­ca del ca­nal, el con­se­jo de un ex­per­to en la ma­te­ria, do­cu­men­tar­se ade­cua­da­men­te y es­tar siem­pre al día en lo que a esa te­má­ti­ca se re­fie­re». ¿Y dón­de se cul­ti­va uno en ta­les ma­te­rias? Su fir­ma se en­car­ga de for­mar a sus pro­pios you­tu­bers, ya con­so­li­da­dos, due­ños de una con­si­de­ra­ble au­dien­cia. Pe­ro, ade­más, ase­so­ran y res­pal­dan a los prin­ci­pian­tes a tra­vés de una aca­de­mia y, des­de es­te ve­rano, «edu­can» a los más jó­ve­nes, de en­tre 11 y 18 años, «que no sa­ben por dón­de em­pe­zar», en una es­cue­la de ve­rano. En su pri­me­ra edi­ción, ce­le­bra­da el pa­sa­do ju­lio, par­ti­ci­pa­ron diez ni­ños. La ma­trí­cu­la más ba­ja as­cen­día a 650 eu­ros por 15 días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.