SAN­DRA AME­ZA­GA DI­RI­GE UNA DE LAS WEBS DE ALI­MEN­TA­CIÓN PIO­NE­RAS

Crea­do­ra de una de las pri­me­ras web que em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar ma­ris­co ga­lle­go y se­cre­ta­ria de la aso­cia­ción de mu­je­res Mar de Arou­sa, es­ta em­pre­sa­ria es una de las lu­cha­do­ras más con­cien­cia­das so­bre la ne­ce­si­dad de vi­si­bi­li­zar el pa­pel de la mu­jer en el

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Míguez

Des­pués de mu­chos años en una mul­ti­na­cio­nal del sec­tor pes­que­ro, San­dra Ame­za­ga (Vi­go, 1966) se lan­zó a la aven­tu­ra de crear una web pa­ra ven­der ma­ris­co ga­lle­go por to­da Es­pa­ña. Va­len­cia y Ca­ta­lu­ña son ya sus prin­ci­pa­les clien­tes des­pués de cin­co años de tra­ba­jo en el que su ne­go­cio ha am­plia­do pro­duc­tos. Co­mer­cia­li­za tam­bién vi­nos, pes­ca­dos y con­ser­vas con se­llo ga­lle­go.

—Cuan­do sur­gió Ex­qui­si­tec no era ha­bi­tual la ven­ta de ma­ris­co ga­lle­go en In­ter­net.

—La fir­ma na­ció en el 2012 pe­ro yo es­ta­ba vin­cu­la­da al mun­do pes­que­ro a ni­vel la­bo­ral des­de el año 95. Ade­más, mi fa­mi­lia es­ta­ba re­la­cio­na­da y mi pa­dre se de­di­có to­da la vi­da. Nos ape­te­cía ha­cer prue­bas con In­ter­net y de­ci­di­mos mon­tar la tien­da on­li­ne pa­ra ver co­mo fun­cio­na­ba por­que mu­cha gen­te que co­no­cía­mos nos pe­día que le man­dá­ra­mos pro­duc­to ga­lle­go. En aquel en­ton­ces en­via­ba ma­ris­co de fa­vor y vi que ahí ha­bía ne­go­cio. Es una ini­cia­ti­va pe­que­ña pe­ro con­tra­ta­mos a gen­te en Na­vi­dad por­que es la épo­ca de ma­yor mo­vi­mien­to. Aun­que hay mu­cho clien­te fi­jo que com­pra to­do el año.

—¿Cui­da de to­do el pro­ce­so?

—La par­te de di­se­ño y man­te­ni­mien­to aho­ra la lle­va Po­si­ti­ve Mind, con quien te­ne­mos un acuer­do de man­te­ni­mien­to in­for­má­ti­co.

—¿De dón­de es el pro­duc­to?

—Tra­ba­jo con la co­fra­día de Cam­ba­dos y en ge­ne­ral mu­cho por la ría de Arou­sa. To­do lo com­pra­mos ba­jo pe­di­do por­que no que­re­mos al­ma­ce­nar pa­ra no per­der ca­li­dad. La gen­te de­be re­ser­var­lo con 48 ho­ras de an­te­la­ción. En Na­vi­dad nos lle­ga­ban a lla­mar in­clu­so un mes an­tes. No­so­tros po­de­mos con­se­guir el ma­ris­co, pe­ro cla­ro, con mu­cha an­te­la­ción no po­de­mos ce­rrar el pre­cio. Aun­que es com­pra on­li­ne, lo cier­to es que to­do el mun­do lla­ma an­tes, quie­re sa­ber quien hay de­trás, al ser un pro­duc­to pe­re­ce­de­ro da más mie­do y no­so­tros los aten­de­mos y ase­so­ra­mos en­can­ta­dos.

—¿Cuál es el per­fil del clien­te que com­pra ma­ris­co por la Red?

—Hay clien­tes que tie­nes que ayu­dar­los a na­ve­gar y a com­prar, son gen­te ma­yor que no tie­ne la ex­pe­rien­cia di­gi­tal ac­tual. Ade­más, tam­bién ase­so­ra­mos con el ti­po de ma­ris­co por­que aquí es muy ha­bi­tual que la gen­te co­noz­ca las cla­ses por­que lo ve en la lon­ja o el mer­ca­do, pe­ro fue­ra de Ga­li­cia es dis­tin­to. Así que hay clien­tes a los que les de­bes ex­pli­car có­mo pre­pa­rar­lo. Tam­bién hay gen­te jo­ven, y gru­pos de ami­gos que rea­li­zan pe­di­dos con­jun­tos. Es­to nos ha sor­pren­di­do, por­que nos en­fo­cá­ba­mos más a la fa­mi­lia.

—En la ac­tua­li­dad la com­pe­ten­cia se ha mul­ti­pli­ca­do.

—Cuan­do nos lan­za­mos em­pe­za­ba es­te ne­go­cio pe­ro aho­ra hay mu­chí­si­mas. No­so­tros nos ba­sa­mos en la ca­li­dad y ga­ran­ti­za­mos la tra­za­bi­li­dad. Ade­más, tam­bién ofre­ce­mos vino y con­ser­vas, to­do de la zo­na de O Sal­nés. La gen­te lo apre­cia mu­cho por­que son pro­duc­tos que no es­tán en to­das las tien­das.

—Ade­más de ma­ris­co han su­ma­do re­cien­te­men­te pes­ca­do.

—Em­pe­za­mos en oc­tu­bre por­que era muy com­pli­ca­do. Aho­ra lo­gra­mos re­du­cir los cos­tes de trans­por­te y ya lo su­ma­mos. Es un pro­duc­to com­pli­ca­do, fres­co, de pe­so va­ria­ble y eso ha­ce di­fí­cil te­ner un pre­cio fi­jo. Co­mo em­pre­sa­ria vin­cu­la­da al mar, Ame­za­ga es­tá con­cien­cia­da so­bre la ne­ce­si­dad de dar más vi­si­bi­li­dad al pa­pel de la mu­jer. «Hay em­pre­sas fa­mi­lia­res con mu­je­res pe­ro a quien al fi­nal se le ve es al pa­dre o al her­mano. Pa­sa en mu­cho sec­to­res pe­ro creo que aquí más. Son mu­chas tra­ba­ja­do­ras pe­ro se ven po­cas ar­ma­do­ras o co­mer­cia­li­za­do­ras».

—¿Cuá­les son las pre­vi­sio­nes a me­dio y lar­go pla­zo?

—Que­re­mos em­pe­zar a mo­ver más pes­ca­do en­tre nues­tros clien­tes ha­bi­tua­les de ma­ris­co. Es pro­duc­to de pes­ca ar­te­sa­nal y muy bueno. Tam­bién ven­de­mos pul­po con­ge­la­do que se com­pra en los me­ses de cam­pa­ña. Cla­ro que es di­fí­cil com­pe­tir en pre­cio por ejem­plo con los pro­duc­tos de otros paí­ses, y com­pren­de­mos que a una pe­que­ña pes­ca­de­ría en Bur­gos no le com­pen­se por­que hay gen­te que no no­ta la di­fe­ren­cia y no lo va­lo­ra co­mo pa­ra pa­gar tan­to. Pe­ro tam­bién hay mu­cho clien­te que es lo con­tra­rio, que bus­ca la ca­li­dad por en­ci­ma de to­do.

—¿Cuá­les son los pro­duc­tos más re­cla­ma­dos?

—Es­te año ha in­flui­do mu­cho el pre­cio. La cen­to­lla, que es muy popular, ca­yó un po­co por los pre­cios al­tos. En cual­quier caso el per­ce­be y las os­tras son im­ba­ti­bles, mu­cha gen­te los usa pa­ra re­ga­los. Tam­bién he­mos ven­di­do muy bien viei­ra y al­me­ja.

—¿Ha­cia dón­de via­ja el ma­ris­co ma­yo­ri­ta­ria­men­te?

—Cuan­do em­pe­za­mos lo ha­cía­mos con la vis­ta pues­ta en las gran­des ciu­da­des co­mo Ma­drid, pe­ro lue­go vi­mos que allí ya lle­gan los gran­des dis­tri­bui­do­res, pe­ro hay mu­chos pue­blos de otras zo­nas de Es­pa­ña don­de no. Tam­bién te­ne­mos clien­te­la de País Vas­co, aun­que don­de más ven­de­mos es en Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia.

—¿Cuál es el pro­ce­so?

—El pe­di­do se rea­li­za a nues­tra web y a par­tir de ahí no­so­tros va­mos a la lon­ja o a la de­pu­ra­do­ra y lo com­pra­mos. Se pre­pa­ra, se em­pa­que­ta y se en­vía en ca­jas de po­li­es­pán con ti­ras de agua con­ge­la­da pa­ra con­ser­var y man­te­ner el frío. El trans­por­te en­ca­re­ce mu­cho el pro­ce­so pe­ro he­mos lo­gra­do ba­jar los por­tes mí­ni­mos. En ge­ne­ral, to­do el mun­do su­pera la com­pra mí­ni­ma, de 120 eu­ros, pa­ra que com­pen­se el pe­di­do. Lo com­ple­tan en­tre va­rios o con vino y con­ser­vas.

«El per­ce­be y las os­tras son im­ba­ti­bles, mu­cha gen­te los usa pa­ra ha­cer re­ga­los»

| MAR­TI­NA MISER

San­dra Ame­za­ga tra­ba­ja so­bre to­do con pro­duc­to de la ría de Arou­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.