FIN DE LA CRI­SIS: SO­LI­DEZ DEL PIB

La cri­sis eco­nó­mi­ca se pue­de dar por fi­na­li­za­da. A es­tas al­tu­ras del 2017 ya he­mos re­cu­pe­ra­do el vo­lu­men de PIB que te­nía­mos en el 2008 y la eco­no­mía es­pa­ño­la pre­sen­ta una so­li­dez que, en tér­mi­nos de lar­go pla­zo, re­fle­ja la su­pera­ción de al­gu­nos con­di­cion

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio Se­quei­ros

A efec­tos de ri­que­za, «ya he­mos re­cu­pe­ra­do el vo­lu­men de PIB del 2008». El ca­te­drá­ti­co Ju­lio Se­quei­ros eva­lúa los tér­mi­nos de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, pe­ro tam­bién des­me­nu­za los da­ños cau­sa­dos du­ran­te el pe­río­do de cri­sis y có­mo de­ben re­sol­ver­se. El ex­per­to ana­li­za el des­em­pleo y la de­sigual­dad.

En es­tos úl­ti­mos años, el PIB es­pa­ñol cre­ce a un rit­mo su­pe­rior al 3 % y en unas con­di­cio­nes ex­cep­cio­na­les. Es un in­cre­men­to sin una in­fla­ción sig­ni­fi­ca­ti­va, al ca­lor de unos pre­cios mun­dia­les de las ma­te­rias pri­mas es­ta­bles y a una mo­de­ra­ción sa­la­rial do­més­ti­ca muy no­ta­ble. Al mis­mo tiem­po, es­te cre­ci­mien­to su­ma otra ano­ma­lía vir­tuo­sa: un sec­tor ex­te­rior que nos ofre­ce un sal­do po­si­ti­vo. La ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te pre­sen­ta unos re­ma­nen­tes im­por­tan­tes, re­sul­ta­do de unos dé­fi­cits en mer­can­cías muy dis­cre­tos, di­fe­ren­cias que se com­pen­san, y más, con los excedentes vo­lu­mi­no­sos de un sec­tor tu­rís­ti­co que año tras año al­can­za un má­xi­mo tras otro: las pre­vi­sio­nes pa­ra es­te ejer­ci­cio su­pe­ran los 80.000 mi­llo­nes de eu­ros, más que en el 2016 y pro­ba­ble­men­te me­nos que en el 2018. Una ter­ce­ra ano­ma­lía vir­tuo­sa tie­ne que ver con la crea­ción de em­pleo. Des­de el 2014, la eco­no­mía es­pa­ño­la ha ge­ne­ra­do 1,5 mi­llo­nes de em­pleos nue­vos, re­du­cien­do la ta­sa de pa­ro en ocho pun­tos, des­de un 26 %, has­ta un 18 % en la ac­tua­li­dad.

Lo anó­ma­lo de es­ta si­tua­ción es que el cre­ci­mien­to del PIB, la au­sen­cia de in­fla­ción, el su­pe­rá­vit ex­terno y la crea­ción de em­pleo son fe­nó­me­nos que es­tán acon­te­cien­do de for­ma si­mul­tá­nea en es­tos úl­ti­mos años, al­go ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­or­di­na­rio en la eco­no­mía es­pa­ño­la y que, por cier­to, es un ras­go es­truc­tu­ral de la eco­no­mía ale­ma­na. En de­fi­ni­ti­va, una ta­sa de cre­ci­mien­to crea­do­ra de em­pleo ne­to, com­pa­ti­ble con el equi­li­brio ex­te­rior (ex­ce­den­te por cuen­ta co­rrien­te) e in­te­rior (re­du­ci­da in­fla­ción).

Aho­ra bien, la cri­sis eco­nó­mi­ca ha de­ja­do da­ños muy cuan­tio­sos: un sec­tor de la cons­truc­ción (obra pú­bli­ca y pri­va­da) con unos excedentes que no tie­nen sa­li­da en el mer­ca­do; una cri­sis ban­ca­ria con epi­so­dios re­cu­rren­tes de una enor­me vi­ru­len­cia, unas cuen­tas pú­bli­cas que acu­mu­lan asi­me­trías con­ta­bles re­le­van­tes y un mer­ca­do de tra­ba­jo con un ni­vel de des­equi­li­brio que con­vier­te la de­sigual­dad en un pro­ble­ma de pri­mer or­den en to­do aná­li­sis.

En to­da cri­sis —so­bre to­do en las sis­té­mi­cas, co­mo es­ta úl­ti­ma— la pro­duc­ción se re­cu­pe­ra an­tes que el ni­vel de em­pleo y, en es­tos mo­men­tos al­can­za ya má­xi­mos his­tó­ri­cos, mien­tras que el em­pleo to­da­vía ne­ce­si­ta­rá al­gu­nos años más pa­ra re­co­brar ta­sas de pa­ro in­fe­rio­res al 10 % co­mo las que te­nía­mos en el 2007, ca­si dos mi­llo­nes de pa­ra­dos, fren­te a los 4,2 mi­llo­nes que se con­ta­bi­li­zan hoy.

So­bre es­te pun­to me gus­ta­ría re­cor­dar que en el 2007 dis­po­nía­mos en Es­pa­ña de más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas ex­tran­je­ras que ocu­pa­ban tres mi­llo­nes de em­pleos. La de­ri­va­da de es­ta si­tua­ción es que una par­te de esos ex­tran­je­ros aho­ra ya no es­tán y sus em­pleos no hay por qué re­cu­pe­rar­los. Es de­cir, no ne­ce­si­ta­ría­mos res­tau­rar to­do el em­pleo per­di­do con la cri­sis: con un 80 % se­ría su­fi­cien­te.

Otra he­ren­cia de la úl­ti­ma eta­pa re­ce­si­va es la de­sigual­dad. Es­te es un te­ma es­pi­no­so. En pri­mer lu­gar, plan­tea un pro­ble­ma me­to­do­ló­gi­co im­por­tan­te al de­fi­nir el uni­ver­so de es­tu­dio: no es lo mis­mo me­dir la de­sigual­dad en­tre los asa­la­ria­dos a tiem­po com­ple­to que to­mar co­mo re­fe­ren­cia to­dos los tra­ba­ja­do­res (pa­ra­dos y au­tó­no­mos ahí in­clui­dos). En se­gun­do lu­gar, tam­po­co es lo mis­mo me­dir la de­sigual­dad an­tes de la in­ter­ven­ción del Es­ta­do que des­pués (te­nien­do en cuen­ta el se­gu­ro de des­em­pleo y ayu­das so­cia­les). Al mar­gen de es­tas cues­tio­nes, que no son me­no­res, la de­sigual­dad en Es­pa­ña for­zo­sa­men­te tu­vo que ha­ber au­men­ta­do, bá­si­ca­men­te por dos vías: el des­em­pleo y los sa­la­rios. Y no son dos vías dis­tin­tas; son, por el con­tra­rio, las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da.

Con un ex­ce­den­te de mano de obra tan cuan­tio­so co­mo el que he­mos pa­de­ci­do en Es­pa­ña, va en la ló­gi­ca del sis­te­ma que los sa­la­rios ha­yan dis­mi­nui­do in­clu­so por de­ba­jo de la re­tri­bu­ción mí­ni­ma. En mi opi­nión, de­sigual­dad, des­em­pleo, tem­po­ra­li­dad, pre­ca­ri­za­ción y sa­la­rios ba­jos es to­do lo mis­mo. Con­for­me va­ya avan­zan­do la crea­ción de em­pleo, por pre­ca­rio que és­te sea, van a ir me­jo­ran­do las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los es­pa­ño­les que ya es­tán tra­ba­jan­do. Cuan­do el ex­ce­den­te de tra­ba­ja­do­res sea mí­ni­mo (co­mo lo fue en el 2007), los sa­la­rios se­rán más al­tos que los de aho­ra, re­co­gien­do esa si­tua­ción de re­la­ti­va es­ca­sez de la mano de obra y la me­nor de­sigual­dad se­rá, al me­nos, más so­por­ta­ble so­cial­men­te. En otros tér­mi­nos, la crea­ción de em­pleo es la me­jor po­lí­ti­ca fren­te a la de­sigual­dad y a la pre­ca­ri­za­ción. De ahí mi preo­cu­pa­ción cuan­do se ha­cen propuestas de su­bir los sa­la­rios o re­tro­traer la úl­ti­ma re­for­ma la­bo­ral.

Si es­tas me­di­das lle­gan a ir ade­lan­te, y si ten­go ra­zón, la ta­sa de pa­ro vol­ve­rá a su­bir co­mo lo hi­zo a par­tir del 2007. Re­vin­di­car hoy una subida de sa­la­rios, o un mar­co ins­ti­tu­cio­nal más rí­gi­do en el mer­ca­do de tra­ba­jo es ra­zo­nar en tér­mi­nos de pleno em­pleo cuan­do se tie­nen 4,2 mi­llo­nes pa­ra­dos en la ca­lle bus­can­do tra­ba­jo y pre­sio­nan­do los sa­la­rios a la ba­ja.

En el aná­li­sis de la cri­sis y sus efec­tos so­bre el em­pleo hay un ele­men­to que es muy im­por­tan­te y que, ha­bi­tual­men­te, no for­ma par­te del dis­cur­so ofi­cial: la po­bla­ción ex­tran­je­ra inmigrante que se ins­ta­la en Es­pa­ña. Es­te fe­nó­meno de­mo­grá­fi­co era ca­si im­per­cep­ti­ble en la dé­ca­da de los úl­ti­mos no­ven­ta y, en los pri­me­ros años del nue­vo si­glo ad­quie­re, rá­pi­da­men­te, una im­por­tan­cia bá­si­ca. En el 2009, la po­bla­ción ex­tran­je­ra su­pe­ra­ba ya los 5,2 mi­llo­nes de per­so­nas, es­to es, más del 11 % de la po­bla­ción to­tal. Y en ese mo­men­to, los re­si­den­tes ex­tran­je­ros lle­ga­ron a ocu­par más de 2,8 mi­llo­nes de em­pleos, es de­cir, más del 13 % de los em­pleos dis­po­ni­bles. A par­tir de ese mo­men­to, es­te co­lec­ti­vo sa­le muy mal pa­ra­do de la cri­sis. Con los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles, un mi­llón de ex­tran­je­ros aban­do­na­ron Es­pa­ña, cuan­do apor­ta­ban en­tre un 15 y un 20 % de los pa­ra­dos en Es­pa­ña.

El mer­ca­do de tra­ba­jo es­pa­ñol está lleno de asi­me­trías y de­sigual­da­des. No son so­lo pro­ble­mas de de­sigual­dad de gé­ne­ro o de asi­me­trías in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les, sino que hay que aña­dir tam­bién las di­fe­ren­cias de acuer­do con la na­cio­na­li­dad y al es­ta­tus ju­rí­di­co del tra­ba­ja­dor. La po­bla­ción inmigrante ha so­por­ta­do la cri­sis más que pro­por­cio­nal­men­te y, en esa me­di­da, ha ali­via­do al res­to de la po­bla­ción de te­ner que pa­de­cer ajus­tes ma­yo­res.

La crea­ción de em­pleo es la me­jor po­lí­ti­ca fren­te a la de­sigual­dad y la pre­ca­ri­za­ción

| A. MAN­SO

A me­di­da que se re­duz­ca el pa­ro me­jo­ra­rán las con­di­cio­nes la­bo­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.