EL DI­SE­ÑA­DOR LU­CEN­SE LUIS AREÑAS ABRA­ZA LA MO­DA «LOW COST»

El di­se­ña­dor man­tie­ne en Lu­go su tien­da con pri­me­ras mar­cas y aho­ra bus­ca lo­ca­les en Ga­li­cia pa­ra ex­pan­dir­se Pla­ni­fi­ca las ven­tas por In­ter­net de sus co­lec­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Do­lo­res Cela

El di­se­ña­dor lu­cen­se Luis Areñas, que vis­tió a ge­ne­ra­cio­nes de no­vias en Ga­li­cia con crea­cio­nes pro­pias y de mar­cas de re­nom­bre na­cio­nal, ha da­do el sal­to al cam­po con­tra­rio, la mo­da low cost. El crea­dor, que aca­ba de abrir la pri­me­ra tien­da de es­te ti­po en su ciu­dad de ori­gen, es­tá bus­can­do lo­ca­les en Ga­li­cia pa­ra ex­ten­der es­te mo­de­lo de ne­go­cio. Con él tra­ta de fi­de­li­zar a sus clien­tes de siem­pre, con un po­der ad­qui­si­ti­vo con­si­de­ra­ble y que bus­can pren­das ex­clu­si­vas, y a otro seg­men­to al que le gus­ta man­te­ner­se al día en las ten­den­cias de ves­tir, pe­ro sin te­ner que in­cu­rrir en un gas­to ex­ce­si­vo.

Areñas jus­ti­fi­ca un cam­bio de mo­de­lo que, a cor­to pla­zo, lle­va­rá in­cor­po­ra­do un ter­cer ti­po de tien­da de pre­cio in­ter­me­dio y las ven­tas on li­ne, en un cam­bio ra­di­cal del con­cep­to de mo­da, que se ha po­pu­la­ri­za­do y que lo ha obli­ga­do a to­mar me­di­das pa­ra po­der pro­gre­sar. Su in­cur­sión en es­te cam­po, con un éxi­to que no ha­bía ca­li­bra­do de an­te­mano —en tres me­ses So­fie & Go ven­dió 3.000 pren­das en una ciu­dad que no lle­ga a los 100.000 ha­bi­tan­tes—, no ha su­pues­to el aban­dono de sus orí­ge­nes.

El di­se­ña­dor lu­cen­se se ha fra­gua­do a lo lar­go de los años una am­plia car­te­ra de clien­tes, que no quie­re per­der, a la que si­gue aten­dien­do des­de Ve­ri­tas Ve­ri­ta­tis, un re­fe­ren­te en la ca­pi­tal lu­cen­se.

RE­NO­VA­CIÓN CA­DA 15 DÍAS

Al­gu­nas de ellas han aplau­di­do el gi­ro que ha da­do el crea­dor de la mano de su her­mano Car­los y de su so­cia Car­men Per­nás y se han con­ver­ti­do en ha­bi­tua­les de un es­ta­ble­ci­mien­to que re­nue­va per­chas y es­tan­te­rías ca­da 15 días, con pren­das ad­qui­ri­das en Es­pa­ña, Fran­cia e Ita­lia, paí­ses a los que via­ja dos ve­ces al mes. Es­te no es el ca­so de su bu­que in­sig­nia, en el que ca­da tem­po­ra­da rea­li­za una in­ver­sión de 100.000 eu­ros en pren­das que se­lec­cio­na seis me­ses an­tes.

Luis Areñas ase­gu­ra que quie­re se­guir sien­do fiel a sus orí­ge­nes, des­pués de una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal que lo ha lle­va­do a tra­ba­jar pa­ra ter­ce­ros en los años de cri­sis. El crea­dor, que es­tu­dió di­se­ño grá­fi­co en la Es­co­la de Ar­tes Apli­ca­das de Lu­go, en­con­tró muy pron­to su ver­da­de­ra vo­ca­ción, la mo­da. Es­tu­dió en la es­cue­la pri­va­da Goy­mar, de A Co­ru­ña, de la que sa­lie­ron otros nom­bres de crea­do­res de pres­ti­gio.

Pa­ra pa­gar­se sus es­tu­dios, Areñas em­pe­zó a tra­ba­jar de es­ca­pa­ra­tis­ta en El Cor­te In­glés y a dar cla­ses de ma­nua­li­da­des en co­le­gios. Des­pués de dos años y me­dio mon­tó su pri­me­ra tien­da en Lu­go con las 900.000 pe­se­tas que le die­ron al ca­pi­ta­li­zar las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo. A los seis me­ses se em­bar­có en la con­fec­ción de sus pro­pias crea­cio­nes. A los 28 años se es­pe­cia­li­zó en ves­tir a no­vias con sus pro­pios di­se­ños y los de Ro­sa Cla­rá, Je­sús del Po­zo, Aní­bal La­gu­na y Vic­to­rio y Lu­chino.

El éxi­to ob­te­ni­do le per­mi­tió mon­tar un ta­ller en el que lle­ga­ron a tra­ba­jar nue­ve per­so­nas y em­pe­zar a or­ga­ni­zar sus pro­pios des­fi­les, que son un re­fe­ren­te en Lu­go.

EVA CÁR­DE­NAS, LA ME­JOR JE­FA

En el 2005 abrió en Lu­go Za­ra Ho­me y Luis Areñas to­mó la de­ci­sión de ini­ciar una nue­va eta­pa pro­fe­sio­nal por cuen­ta aje­na. Por exi­gen­cias de In­di­tex, ce­rró el ta­ller y cam­bió el es­trés del tra­ba­jo a des­ta­jo por un ho­ra­rio y un suel­do a fi­nal de mes. «Fue la me­jor ex­pe­rien­cia de mi vi­da —con­fie­sa el crea­dor—, tu­ve de je­fa a Eva Cár­de­nas, con la que siem­pre me en­ten­dí muy bien». H&M le hi­zo una ofer­ta que no pu­do re­cha­zar y a los dos años y me­dio de­jó In­di­tex. «La peor de­ci­sión de mi vi­da», se­gún con­fe­só.

La cri­sis lo lle­vó a tra­ba­jar por cuen­ta aje­na, has­ta que des­pués de un año co­bran­do 1.140 eu­ros de­ci­dió mon­tar su pro­pia tien­da, en la que se re­en­con­tró con sus clien­tas.

| CAR­LOS CAS­TRO

El di­se­ña­dor lu­cen­se tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria vin­cu­la­da a dis­tin­tos pro­yec­tos del mun­do de la mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.