Re­co­no­ci­mien­to fa­cial con­tra el de­li­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Sa­ra R. Es­te­lla

Cin­cuen­ta ciu­da­des prue­ban un re­vo­lu­cio­na­rio sis­te­ma que per­mi­te iden­ti­fi­car a los sos­pe­cho­sos en cues­tión de se­gun­dos Con­tras­ta mi­les de imá­ge­nes con ar­chi­vos po­li­cia­les

Fu, va­rón, 28 años, pa­sea jun­to a su mu­jer por una ca­lle en la ciu­dad chi­na de Hangz­hou cuan­do una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad lo iden­ti­fi­ca, man­da una aler­ta a la po­li­cía y en seis mi­nu­tos es de­te­ni­do. El jo­ven ha­bía par­ti­ci­pa­do en una pe­lea dos años an­tes y des­de en­ton­ces es­ta­ba en bus­ca y cap­tu­ra. Un sis­te­ma re­vo­lu­cio­na­rio de re­co­no­ci­mien­to fa­cial ha per­mi­ti­do que las au­to­ri­da­des chi­nas den ca­za a se­sen­ta sos­pe­cho­sos en un mes y el ob­je­ti­vo es apli­car­lo pa­ra de­tec­tar a po­si­bles cri­mi­na­les e im­pe­dir que co­me­tan de­li­tos.

De­trás de ese in­no­va­dor soft­wa­re es­tán tres em­pren­de­do­res que en el 2014 crea­ron Fa­ce++, una empresa que em­pe­zó con 30 em­plea­dos y que hoy cuen­ta con más de 500. Su cuar­tel ge­ne­ral, si­tua­do a las afue­ras de Pe­kín, sor­pren­de na­da más pi­sar­lo. Los em­plea­dos no ne­ce­si­tan tar­je­tas pa­ra en­trar o sa­lir, una cá­ma­ra es­ca­nea su ca­ra y les abre la puer­ta al tiem­po que re­gis­tra la ho­ra de lle­ga­da. En el ves­tí­bu­lo, una fu­tu­ris­ta ha­bi­ta­ción llena de pan­ta­llas gi­gan­tes con lu­ces azu­la­das da al vi­si­tan­te la im­pre­sión de ha­ber via­ja­do al fu­tu­ro.

En ca­da pantalla se pue­de ob­ser­var la vi­da en di­rec­to en di­fe­ren­tes lo­ca­li­za­cio­nes, co­mo una sa­li­da del me­tro o el ac­ce­so de los em­plea­dos a la empresa. So­bre ca­da ca­ra sur­ge un cua­dra­do de bor­des blan­cos en el que en po­cos se­gun­dos ve­mos el nom­bre y la edad de ca­da vian­dan­te. «En ca­da ca­ra iden­ti­fi­ca­mos 50.000 pun­tos di­fe­ren­tes en las fac­cio­nes y en los ras­gos pa­ra po­der crear un có­di­go es­pe­cí­fi­co que iden­ti­fi­que a esa per­so­na sin mar­gen de error», ex­pli­ca Xie Yi­nan, CEO de Fa­ce++, a La Voz.

El soft­wa­re que uti­li­zan se lla­ma Meg­vii y pro­ce­sa imá­ge­nes que cap­tan las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad a la vez que las com­pa­ra con los da­tos de las fi­chas po­li­cia­les en tiem­po récord. «Uti­li­za­mos las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia pú­bli­cas y con nues­tro soft­wa­re, la po­li­cía pue­de ras­trear y de­te­ner a los cri­mi­na­les en cues­tión de se­gun­dos con un mar­gen de error del 0,01 %», ase­gu­ra.

Es­te mis­mo sis­te­ma se es­tá pro­ban­do ya en 50 ciu­da­des chi­nas pa­ra de­tec­tar a fu­tu­ros cri­mi­na­les. Con las cá­ma­ras y los sis­te­mas de GPS ins­ta­la­dos, ha­cen un se­gui­mien­to de ca­da ciu­da­dano y cuan­do hay una con­duc­ta sos­pe­cho­sa, la po­li­cía in­ten­si­fi­ca el se­gui­mien­to y pue­de in­clu­so in­ter­ve­nir aun­que no ha­ya co­me­ti­do nin­gún de­li­to. Aun­que las le­yes chi­nas no per­mi­ten acu­sar a al­guien de un de­li­to que aún no ha co­me­ti­do, los sos­pe­cho­sos pue­den ser acu­sa­dos de crí­me­nes en gra­do de ten­ta­ti­va.

Es­ta tec­no­lo­gía, aún en prue­bas, ha des­per­ta­do el de­ba­te acer­ca del ries­go que su­po­ne pa­ra la pri­va­ci­dad en un país don­de las au­to­ri­da­des tie­nen una lar­ga ex­pe­rien­cia en el con­trol de los ciu­da­da­nos, ya sean ver­da­de­ros sos­pe­cho­sos o di­si­den­tes. «Es­te sis­te­ma es­tá bien si so­la­men­te se uti­li­za pa­ra de­te­ner a los de­lin­cuen­tes, pe­ro la ver­dad es que nos es­tán con­tro­lan­do a to­dos, mo­ni­to­ri­zan nues­tros há­bi­tos y eso me preo­cu­pa», cuen­ta a es­te pe­rió­di­co un jo­ven pe­ki­nés que pre­fie­re man­te­ner su ano­ni­ma­to.

En Chi­na hay más de 176 mi­llo­nes de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y se es­pe­ra lle­gar a los 450 mi­llo­nes en el 2020. Una ci­fra que con­tras­ta con los 50 mi­llo­nes de cá­ma­ras de es­te ti­po que hay en to­do Es­ta­dos Uni­dos. Un en­tra­ma­do tec­no­ló­gi­co equi­pa­ra­ble a un Gran Her­mano gi­gan­te en el que no es di­fí­cil ima­gi­nar es­ce­nas co­mo las de Tom Crui­se en Mi­no­rity Re­port, un fu­tu­ro de pe­lí­cu­la que ya es pre­sen­te en Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.