EL ORO VER­DE CLA­MA POR AL­GUIEN QUE LO OR­DE­NE

GA­LI­CIA APE­NAS EX­PLO­TA DE FOR­MA CON­TRO­LA­DA UN 10 % DE SU MON­TE, UNA DE LAS MA­SAS FO­RES­TA­LES MÁS VA­LIO­SAS DE EU­RO­PA. EM­PRE­SAS Y PRO­PIE­TA­RIOS RE­CLA­MAN FÓR­MU­LAS QUE PER­MI­TAN PO­NER EN VA­LOR SU GES­TIÓN Y, POR EX­TEN­SIÓN, CON­TE­NER LA LA­CRA DE LOS IN­CEN­DIOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gladys Váz­quez

Un mon­te me­dio en Ga­li­cia tie­ne tres hec­tá­reas, pe­ro pue­de es­tar par­ce­la­do has­ta 15 ve­ces o más

¿De­ja­ría us­ted mi­les de eu­ros aban­do­na­dos en un mon­te? Pue­de pa­re­cer una vi­sión muy sim­plis­ta, pe­ro es lo que es­tá pa­san­do en Ga­li­cia con una de las ma­sas fo­res­ta­les más va­lio­sas de Eu­ro­pa.

Nues­tra co­mu­ni­dad vi­ve de es­pal­das a su enor­me su­per­fi­cie de mon­te: dos mi­llo­nes de hec­tá­reas, de las cua­les, 1,4 mi­llo­nes es­tán ar­bo­la­das. El res­to es mon­te ra­so. Aún así, que un mon­te es­té con­si­de­ra­do co­mo ar­bo­la­do no sig­ni­fi­ca que no pue­da es­tar su­cio o aban­do­na­do. Que en una su­per­fi­cie se plan­ta­se ma­de­ra en su día, tam­po­co sig­ni­fi­ca que sea pro­duc­ti­va. En un mo­men­to de enor­me des­po­bla­ción del ru­ral y de en­ve­je­ci­mien­to de sus ve­ci­nos, son mi­les las hec­tá­reas que han caí­do en ma­nos de he­re­de­ros que tam­po­co cui­dan el mon­te. Fin­cas aho­ra en ma­nos de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que no pue­den, no les in­tere­sa o que di­rec­ta­men­te no sa­ben qué tie­nen en­tre ma­nos. Muy ha­bi­tual es el ca­so del pro­pie­ta­rio de avan­za­da edad. Ya no quie­re in­ver­tir en sus fin­cas. No es ca­paz ni de man­te­ner el mon­te lim­pio. Y ade­más, le ve mu­chos ries­gos.

En es­tas cir­cuns­tan­cias hay una fór­mu­la de ges­tión que to­ma fuer­za. Es el con­sor­cio o al­qui­ler del mon­te. Gran­des ma­de­re­ras co­mo En­ce, pe­ro tam­bién las más pe­que­ñas, ofre­cen un acuer­do al due­ño de la tie­rra. Si es un con­sor­cio, se acuer­da ex­plo­tar el mon­te du­ran­te una se­rie de años. Cuan­do lle­ga la ta­la, se re­par­ten los be­ne­fi­cios. Si es un al­qui­ler, el pa­go por el te­rreno se pue­de acor­dar de for­ma men­sual o anual. Em­pre­sas fa­mi­lia­res, co­mo la vi­mian­ce­sa Ma­de­ras Caa­ma­ño, han cons­ta­ta­do el re­pun­te. «Fi­xe­mos os pri­mei­ros con­sor­cios hai uns oi­to anos. En ca­tro anos co­me­za­re­mos a cur­ta. Ago­ra mes­mo te­mos uns 20 clien­tes bai­xo es­tes acor­dos. Son pre­to de 500 hec­tá­reas po­la zo­na da Cos­ta da Mor­te».

Uno de sus pró­xi­mos pro­yec­tos es­tá en una su­per­fi­cie de 150 hec­tá­reas, al­go que no abun­da pre­ci­sa­men­te. «O mon­te ten que ter un ta­ma­ño al­go con­si­de­ra­ble. Non me­nos dun­ha hec­tá­rea. Máis pe­queno non nos com­pen­sa», di­ce Ma­nuel. Y ese es pre­ci­sa­men­te uno de los pro­ble­mas. Se­gún la Xun­ta, un mon­te me­dio en Ga­li­cia mi­de tres hec­tá­reas. Pe­ro que eso no lle­ve a en­ga­ño. Pue­de es­tar di­vi­di­do en has­ta 15 fin­cas y ca­da una, por su­pues­to, te­ner un ti­tu­lar di­fe­ren­te. Y es que el mon­te de Ga­li­cia es­tá en ma­nos de más 673.000 pro­pie­ta­rios, y la reali­dad acre­di­ta que más del 90 % de esas tie­rras es­tán sin or­de­nar. No hay una ges­tión sos­te­ni­ble. «O ideal se­ría que os ve­ci­ños se aso­cia­sen, pe­ro iso pa­sa pou­co. Os do­nos des­con­fían. Fun­cio­na me­llor se es un­ha em­pre­sa de pro­xi­mi­da­de, que es­tás no po­bo, que sa­ben que ca­ra tes», in­sis­te Ma­nuel Caa­ma­ño.

¿Qué bon­da­des tie­nen es­tos acuer­dos? Pues que es­tas em­pre­sas ges­tio­nan las par­ce­las de prin­ci­pio a fin: des­de el des­bro­ce has­ta la ta­la. Si el pre­cio de la ma­de­ra es ba­jo, se pue­de es­pe­rar. El con­tac­to es con­ti­nuo. El mon­te es­tá así lim­pio, con lo que eso su­po­ne de ca­ra a los in­cen­dios.

Des­de la Aso­cia­ción Fo­res­tal de Ga­li­cia lo ven co­mo una op­ción más, pe­ro no la úni­ca. Co­mo ven­ta­ja tie­ne que no hay que lle­gar a acuer­dos con ve­ci­nos o fa­mi­lia, pe­ro ¿qué pa­sa si no tie­nes su­fi­cien­te te­rreno? «Ca­da pro­pie­ta­rio de­be bus­car a me­llor fór­mu­la», ase­gu­ra Xo­sé Co­ve­lo, téc­ni­co de la AFG. «A xen­te to­ma es­tes ca­mi­ños por­que non po­de xes­tio­nar o seu mon­te. Iso ou que te­ñen me­do ao ris­co de in­ves­tir no seu te­rreo, fa­cer un­ha plan­ta­ción e que lles ar­da».

El con­sor­cio o al­qui­ler no es pa­ra na­da la úni­ca fór­mu­la: exis­ten las Pro­ma, las SAT o las So­for. Son di­fe­ren­tes so­lu­cio­nes le­ga­les, pe­ro eso sí, exi­gen que cien­tos de ve­ci­nos se pon­gan de acuer­do.

Las So­cie­da­des de Fo­men­to Fo­res­tal son una de las apues­tas de la Xun­ta. Aho­ra mis­mo exis­ten cin­co que su­man 1.000 hec­tá­reas y que agru­pan a 217 pro­pie­ta­rios. Es­tán en Ou­tes, A Fon­sa­gra­da, A Es­tra­da y Si­lle­da. Ade­más, hay en mar­cha dos más, en Lalín y O Iri­xo, con otras 300 hec­tá­reas y 17 pro­pie­ta­rios. «Non im­por­ta o xei­to, o pro­pie­ta­rio ten que ter cla­ro que non per­de o mon­te. Nos ca­sos de par­ti­cu­la­res, po­de che­gar a un acor­do cun­ha em­pre­sa; se fa­la­mos de acor­dos en­tre di­fe­ren­tes do­nos, po­den xes­tio­nar eles un­ha par­te do mon­te e ou­tra ce­der­lla a un­ha com­pa­ñía».

Xo­sé Co­ve­lo lanza otra op­ción. «Ima­xi­na que uns ve­ci­ños te­ñen moi­tas hec­tá­reas. Par­te do mon­te po­den usa­lo pa­ra plan­tar e ven­der ma­dei­ra, pe­ro ¿por que un­ha par­te da te­rra, se é un souto, non llo ce­den a un­ha coo­pe­ra­ti­va que se de­di­que á re­co­lli­da de cas­ta­ñas?», ex­pli­ca. «Un­ha zo­na de mon­te pro­du­ti­va po­de axu­dar ás ou­tras».

En el di­fí­cil pro­ce­so de po­ner­se de acuer­do es­tá la re­cien­te Aso­cia­ción de Pro­pie­ta­rios de Mon­tes Pri­va­dos de O Mo­rra­zo. Son ya 120 so­cios, pe­ro si­guen bus­can­do alia­dos. Pa­ra ello han or­ga­ni­za­do char­las por su co­mar­ca pa­ra ex­pli­car­le ca­ra a ca­ra a sus ve­ci­nos en qué les pue­de be­ne­fi­ciar unir fuer­zas. «La gen­te ma­yor nos di­ce que el mon­te es­tá bien así. Que sus hi­jos ya ha­rán lo que quie­ran. No se ha he­cho pe­da­go­gía», di­ce Ma­nuel Frei­re, uno de los im­pul­so­res de un plan que no con­tem­pla de for­ma im­pres­cin­di­ble el eu­ca­lip­to. Y es que es­ta pa­la­bra, eu­ca­lip­to, es la pa­la­bra mal­di­ta.

Es la es­pe­cie rei­na en Ga­li­cia. Los da­tos de la Xun­ta di­cen que hay más de 300.000 hec­tá­reas de eu­ca­lip­to en la co­mu­ni­dad. En otras 145.000 es­tán mez­cla­dos con ro­bles o pi­nos. Son da­tos del 2013. La Ad­mi­nis­tra­ción se en­cuen­tra en ple­na re­vi­sión del Plan Fo­res­tal y el eu­ca­lip­to es la prio­ri­dad: no lo van a prohi­bir, pe­ro sí re­gu­lar. Y es que aque­llos que se atre­ven a in­ver­tir, quie­ren un ren­di­mien­to en el me­nor tiem­po po­si­ble. El eu­ca­lip­to no de­ja así de ga­nar me­tros y eso nos lle­va a otra te­rri­ble pa­la­bra: in­cen­dios. «Re­du­cir los fue­gos a los eu­ca­lip­tos es de­ma­sia­do sim­plis­ta», ase­gu­ra Juan Pi­cos. El di­rec­tor de la Es­co­la de En­xe­ña­ría Fo­res­tal de la UVi­go in­ten­ta ex­pli­car­lo de for­ma fá­cil: «No es tan­to el qué co­mo dón­de es­tá la plan­ta­ción». La mis­ma lí­nea si­gue Se­ra­fín Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble de la So­cie­da­de Ga­le­ga de His­to­ria Na­tu­ral. «As au­tóc­to­nas con­ser­van máis hu­mi­da­de, men­tres que o eu­ca­lip­to es­tá máis se­co. Fa­ci­li­ta a pro­pa­ga­ción, pe­ro o mon­te non ar­de sen com­bus­ti­ble». Se­ra­fín lo de­fi­ne co­mo un pro­ble­ma com­ple­jo, pe­ro in­sis­te en que «hou­bo un cre­ce­men­to do eu­ca­lip­to des­pro­por­cio­na­do. Hai quen pi­de cam­biar zo­nas agra­rias a fo­res­tais pa­ra se­guir plan­tan­do eu­ca­lip­to». «Es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias de lo vi­vi­do en las úl­ti­mas dé­ca­das», ex­pli­ca Pi­cos. «Hu­bo des­po­bla­ción, pe­ro tam­bién pér­di­da de ga­na­de­ría y agri­cul­tu­ra. ¿Qué su­ce­de? Que el aban­dono fo­res­tal tar­da más en per­ci­bir­se».

Am­bos ex­per­tos en­tien­den que los in­ver­so­res quie­ra re­sul­ta­dos cer­ca­nos en el tiem­po, pe­ro pi­den que se con­tem­plen otras es­pe­cies. «Nues­tra pro­duc­ti­vi­dad es nues­tra ma­yor des­gra­cia», apun­ta Juan Pi­cos. Y es que, a pe­sar de to­do, Ga­li­cia es la ma­yor pro­duc­to­ra de ma­de­ra de to­do el país. Se­gún los da­tos del Clús­ter de la Ma­de­ra, del 2015, las ta­las su­pe­ran los ocho mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos. Más de la mi­tad de la ma­de­ra que se cor­ta es eu­ca­lip­to. En ese año se hi­cie­ron 81.427 ta­las con un ren­di­mien­to pa­ra los pro­pie­ta­rios de 300 mi­llo­nes de eu­ros. Vo­lu­mi­no­sos da­tos pa­ra una Ga­li­cia que no atien­de su mon­te.

Aque­llos que in­vier­ten en ma­de­ra quie­ren eu­ca­lip­to, pe­ro hay op­cio­nes pa­ra mez­clar es­pe­cies

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.