Mis­mo sa­la­rio por mis­mo em­pleo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - An­to­nio A. Iglesias Váz­quez AN­TO­NIO AR­SE­NIO IGLESIAS VÁZ­QUEZ es so­cio de Ven­to, Abo­ga­dos y Ase­so­res.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo aca­ba de apro­bar una pro­pues­ta pa­ra re­for­mar una di­rec­ti­va del año 1996 que re­gu­la las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos de un país a otro den­tro de la Unión Eu­ro­pea.

Se re­fie­re ex­clu­si­va­men­te a los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos de den­tro de la UE y por un tiem­po li­mi­ta­do. No es de apli­ca­ción por lo tan­to a los tra­ba­ja­do­res que se es­ta­ble­cen en otro país de for­ma du­ra­de­ra, con vo­ca­ción de per­ma­nen­cia.

Se pre­ten­de que los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos re­ci­ban la mis­ma re­mu­ne­ra­ción que los lo­ca­les, in­clui­das las pa­gas ex­tra­or­di­na­rias y las pres­ta­cio­nes. En de­fi­ni­ti­va, a los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos de la UE se les apli­ca­rá el mis­mo con­ve­nio co­lec­ti­vo que a los em­plea­dos na­cio­na­les del país de des­tino. Es­to es, los tra­ba­ja­do­res han de per­ci­bir la mis­ma re­mu­ne­ra­ción por un mis­mo tra­ba­jo en un mis­mo lu­gar, con in­de­pen­den­cia de don­de pro­ven­ga.

Ac­tual­men­te, un tra­ba­ja­dor po­la­co em­plea­do en Fran­cia o en Ale­ma­nia, pue­de lle­gar a cos­tar­le a un em­pre­sa­rio la mi­tad que un tra­ba­ja­dor fran­cés o ale­mán. Los paí­ses del es­te per­de­rán el atrac­ti­vo que tie­nen en paí­ses más ri­cos por el aba­ra­ta­mien­to de sus cos­tes. Bru­se­las quie­re evi­tar lo que de­no­mi­nan dum­ping so­cial, pues mu­chas empresas se han ins­ta­la­do en paí­ses del es­te pa­ra ex­por­tar tra­ba­ja­do­res, a ve­ces de for­ma frau­du­len­ta, a tra­vés de empresas fic­ti­cias sin pre­sen­cia si­quie­ra en el país, li­mi­tán­do­se a un sim­ple apar­ta­do de co­rreos. Se tra­ta de ata­jar la com­pe­ten­cia des­leal.

Du­ran­te los pri­me­ros 24 me­ses, las co­ti­za­cio­nes de es­tos tra­ba­ja­do­res a la Se­gu­ri­dad So­cial y al des­em­pleo de­pen­de­rán del país don­de es­té ubi­ca­da la empresa (país de ori­gen), y por lo tan­to, sus con­di­cio­nes tam­bién es­tán re­gu­la­das por la le­gis­la­ción de es­te Es­ta­do. A par­tir de los 24 me­ses se­rán apli­ca­bles las nor­mas de Se­gu­ri­dad So­cial del país de des­tino.

En ca­so de que se pro­duz­ca un des­pi­do du­ran­te los pri­me­ros 24 me­ses se­rá de apli­ca­ción la nor­ma­ti­va la­bo­ral del país don­de es­té ubi­ca­da la empresa. Des­pués se­rá de apli­ca­ción la le­gis­la­ción del país des­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.