LA AS­TU­RIA­NA ARPP IDEA UN CA­JE­RO ATEN­DI­DO POR PER­SO­NAS

La em­pre­sa as­tu­ria­na ARPPA di­se­ña, fa­bri­ca y po­ne en mar­cha una tecnología pa­ra ban­cos y dis­pen­sa­ción de bi­lle­tes de aten­ción per­so­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. He­via

¿Se ima­gi­na po­ner­se fren­te a un dis­po­si­ti­vo si­mi­lar a un ca­je­ro au­to­má­ti­co, to­car la pan­ta­lla pa­ra so­li­ci­tar un ser­vi­cio ban­ca­rio, un bi­lle­te de avión o de au­to­bús y que en la ima­gen que re­ci­ba apa­rez­ca y le con­tes­te una per­so­na pa­ra re­sol­ver el en­car­go que pre­ci­se? Pues sí, esa tecnología exis­te y es­tá ope­ra­ti­va. La em­pre­sa as­tu­ria­na ARPPA (Asis­ten­tes Re­mo­tos pa­ra Pun­tos de Aten­ción) lle­va más de una dé­ca­da in­ves­ti­gan­do y des­de en­ton­ces dis­po­ne de equi­pos ope­ra­ti­vos por dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía es­pa­ño­la que se ca­rac­te­ri­zan por la tecnología de asis­ten­cia a dis­tan­cia.

Su cen­tro lo­gís­ti­co es­tá en Ovie­do y en Gi­jón, don­de cuen­ta con sus fa­ce cen­ter, que aglu­ti­nan a agen­tes, in­ge­nie­ros, téc­ni­cos y to­do el per­so­nal al ser­vi­cio de es­ta tecnología, has­ta 150 em­pleos, que aglu­ti­na la com­pa­ñía.

La em­pre­sa se en­car­ga de to­do el pro­ce­so, de prin­ci­pio a fin, tal y co­mo co­men­ta Ela­dio Jun­ce­da, in­ge­nie­ro y uno de los fun­da­do­res de ARPPA. Di­se­ña, fa­bri­ca, po­ne en mar­cha el dis­po­si­ti­vo y lo man­tie­ne, con to­da la tecnología que con­lle­va, in­clui­do el soft­wa­re y los ope­ra­do­res que asis­ten a los usua­rios. Na­die has­ta el mo­men­to dis­po­ne de una pro­pues­ta si­mi­lar y eso les da una ven­ta­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en el mer­ca­do. So­bre to­do des­pués de que Li­ber­bank, la en­ti­dad fi­nan­cie­ra que ha pro­ba­do con éxi­to es­ta tecnología con ele­va­do ni­ve­les de sa­tis­fac­ción, le ha­ya dis­pen­sa­do de la ex­clu­si­vi­dad que le exi­gía en su con­tra­to de ser­vi­cio.

El dis­po­si­ti­vo de la em­pre­sa as­tu­ria­na es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dar los ser­vi­cios pro­pios de una en­ti­dad ban­ca­ria. Es de­cir, se pue­de in­gre­sar di­ne­ro, pa­gar re­ci­bos, abo­nar im­pues­tos, ac­tua­li­zar li­bre­tas, e in­clu­so re­ti­rar efec­ti­vo. Una op­ción que has­ta aho­ra no es­ta­ba ope­ra­ti­va por­que los equi­pos ha­bi­tual­men­te es­ta­ban co­lo­ca­dos al lado de ca­je­ros que ya desem­pe­ña­ban es­ta fun­ción.

Tal y co­mo ex­pli­ca Ela­dio Jun­ce­da «nues­tros equi­pos se pue­den ins­ta­lar en zo­nas, co­mo las ru­ra­les, don­de se han ce­rra­do ofi­ci­nas ban­ca­rias tra­di­cio­na­les y que po­drían re­cu­pe­rar el ser­vi­cio pa­ra sus clien­tes», ase­gu­ra. Tam­bién per­so­nas po­co fa­mi­lia­ri­za­das con las nue­vas tec­no­lo­gías —y que aho­ra han de en­fren­tar­se a ter­mi­na­les pro­gra­ma­das con am­plios me­nús de fun­cio­na­mien­to— ve­rían re­du­ci­das las di­fi­cul­ta­des, pues quien les re­suel­ve sus ope­ra­cio­nes es otra per­so­na. Les in­di­ca dón­de in­tro­du­cir la tar­je­ta, re­co­ger un cer­ti­fi­ca­do o un re­ci­bo, por ejem­plo. Es una con­ver­sa­ción, sin más, co­mo la que po­dría man­te­ner con un em­plea­do de una su­cur­sal.

Y sur­ge en un mo­men­to en que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial desa­rro­lla dis­po­si­ti­vos más so­fis­ti­ca­dos, pe­ro que no re­suel­ven las du­das que, en oca­sio­nes, tie­nen los clien­tes.

Con unos ci­fras de fac­tu­ra­ción que es­te año po­drían al­can­zar los tres mi­llo­nes de eu­ros, ARPPA orien­ta su pro­yec­ción ha­cia el sec­tor ban­ca­rio, pe­ro no es el úni­co. Ya tra­ba­ja con com­pa­ñías de trans­por­te co­mo ALSA, o la na­vie­ra Fred Ol­sen, que ven­den bi­lle­tes, in­for­man de co­ne­xio­nes con ru­tas, anu­lar re­ser­vas, etc. Las má­qui­nas as­tu­ria­nas se adop­tan a cual­quier ser­vi­cio de cual­quier em­pre­sa.

Su cre­ci­mien­to es­tá tan­to en el mer­ca­do na­cio­nal co­mo internacional, con pro­yec­tos en Es­co­cia y Mé­xi­co.

Las ter­mi­na­les per­mi­ten re­sol­ver trá­mi­tes en­tre per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.