EL CA­PI­TAL EX­TRAN­JE­RO PROPULSA A PORTUGAL

Las ma­yo­res cor­po­ra­cio­nes del mun­do ins­ta­lan fi­lia­les en sue­lo lu­so Goo­gle, en Lis­boa, y Ama­zon, en Opor­to, se­rán las pró­xi­mas en lle­gar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. Sío Do­pe­so

La sor­pren­den­te re­cu­pe­ra­ción de la economía por­tu­gue­sa ha en­con­tra­do en la in­ver­sión ex­tran­je­ra un pi­lar de ines­ti­ma­ble va­lor. Si en el 2016 el país cap­tó 900 mi­llo­nes de eu­ros de mul­ti­na­cio­na­les fo­rá­neas, el 2017 lo ce­rra­rá con más de 1.000.

An­tes de ga­nar Eu­ro­vi­sión y de arra­sar en la Eu­ro­co­pa de fút­bol, y bas­tan­te an­tes de que el mi­nis­tro de Finanzas, Ma­rio Cen­teno, se con­vir­tie­ra en pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Portugal ya se ha­bía qui­ta­do de en­ci­ma otros mu­chos com­ple­jos an­te Eu­ro­pa. De en­tra­da, el de ser un país res­ca­ta­do.

En reali­dad, ha­ce ya un año lar­go que la Co­mi­sión Europea vie­ne con­tem­plan­do con asom­bro lo que ya to­dos lla­man el mi­la­gro por­tu­gués, que está si­tuan­do al país en el pun­to de mi­ra de to­das las gran­des in­ver­sio­nes que pla­nean so­bre el Vie­jo Con­ti­nen­te.

Hay da­tos que dan cuen­ta de ese mo­men­to dul­ce. Si en el 2016 ya con­si­guió cap­tar más de 900 mi­llo­nes de eu­ros de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, el ba­lan­ce del 2017 (aún sin ce­rrar) su­pera los 1.000 mi­llo­nes. Con Tes­la me­ro­dean­do por la Re­gión Nor­te, el país ve­cino se ha con­ver­ti­do en un po­lo de atrac­ción de ca­pi­tal ex­tran­je­ro en sec­to­res pun­te­ros.

En­tre las im­plan­ta­cio­nes re­cien­tes más des­ta­ca­das fi­gu­ra la com­pa­ñía ae­ro­náu­ti­ca bra­si­le­ña Em­braer, que cuen­ta con dos plan­tas de pro­duc­ción en la ciu­dad por­tu­gue­sa de Évo­ra (a 154 ki­ló­me­tros al es­te de Lis­boa), en las que in­vir­tió un to­tal de 177 mi­llo­nes de eu­ros. Tam­bién han lle­ga­do Sie­mens, Bosch, Fau­re­cia o la ja­po­ne­sa Fu­jit­su, que abrió en Bra­ga un cen­tro de so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que em­plea a 300 tra­ba­ja­do­res.

NUE­VA IN­VER­SIÓN MI­LLO­NA­RIA

El Go­bierno por­tu­gués tie­ne un plan pa­ra que es­ta di­ná­mi­ca con­ti­núe al me­nos has­ta el 2020. En es­te mo­men­to, la AICEP (Agên­cia pa­ra o In­ves­ti­men­to e Co­mér­cio Ex­terno de Portugal) tie­ne en car­te­ra cer­ca de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros más de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta en el país.

«Mu­cha de es­ta in­ver­sión anun­cia­da lle­ga de la mano de empresas que ya se en­cuen­tran ins­ta­la­das en Portugal des­de ha­ce mu­chos años, que nos co­no­cen bien, y que con­fían en no­so­tros, por eso de­ci­den re­for­zar sus cen­tros de pro­duc­ción en Portugal», ha ex­pli­ca­do re­cien­te­men­te el pri­mer mi­nis­tro lu­so, An­tó­nio Cos­ta, que ci­tó los nue­vos pro­yec­tos pre­vis­tos por Con­ti­nen­tal Ma­bor o Au­toeu­ro­pa, la fi­lial por­tu­gue­sa del gru­po ale­mán Volks­wa­gen.

El imán lu­so es es­pe­cial­men­te fuer­te en la in­dus­tria de com­po­nen­tes de au­to­mo­ción, un mer­ca­do en el que sus bue­nas con­di­cio­nes pa­ra la in­ver­sión y su pro­duc­ti­vi­dad lla­man la aten­ción.

1.000 MI­LLO­NES AL AÑO

Es­ta fuer­te com­pe­ti­ti­vi­dad está pro­vo­can­do in­clu­so que se es­té lle­van­do mu­chas im­plan­ta­cio­nes que te­nían co­mo pri­mer des­tino Ga­li­cia. Un ejem­plo: en el año 2005, el nú­me­ro de au­xi­lia­res del gru­po PSA que pre­si­de el por­tu­gués Car­los Ta­va­res asen­ta­das en el nor­te lu­so se re­du­cía a 10. Hoy ya hay ca­si me­dio cen­te­nar a pleno ren­di­mien­to; de ellas, la mi­tad son de ma­triz ga­lle­ga. Y su pe­so en los nue­vos lan­za­mien­tos de la plan­ta de PSA en Vi­go pa­sa­rá del 6 % ac­tual al 25 %. Y mu­cho aún está por lle­gar: al me­nos 300 mi­llo­nes de eu­ros con­fir­ma­dos, has­ta el año 2020, en pro­vee­do­res de au­to­mo­ción.

Quien pien­se que el cos­te más ba­jo de la mano de obra de Portugal (580 eu­ros men­sua­les, el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal) es el prin­ci­pal gan­cho pa­ra cap­tar mul­ti­na­cio­na­les se equi­vo­ca.

El Go­bierno lu­so tie­ne una es­tra­te­gia ba­sa­da en in­cen­ti­vos fis­ca­les y con­di­cio­nes de sue­lo pre­fe­ren­tes pa­ra fa­ci­li­tar la en­tra­da de ca­pi­tal ex­tran­je­ro, pe­ro tam­bién ofre­ce plan­ti­llas ca­da vez me­jor for­ma­das, con do­mi­nio de idio­mas, que es­tán en­can­di­lan­do al sec­tor tec­no­ló­gi­co a lo gran­de.

Goo­gle, sin ir más le­jos, se ins­ta­la­rá en Lis­boa, y no con una ofi­ci­na co­mer­cial. El gigante de Si­li­con Va­lley tie­ne pre­vis­to abrir en ju­nio en Lis­boa un cen­tro tec­no­ló­gi­co que da­rá tra­ba­jo en un prin­ci­pio a 500 per­so­nas con pro­fe­sio­nes cua­li­fi­ca­das. El anun­cio lo ha he­cho el pri­mer mi­nis­tro por­tu­gués, An­tó­nio Cos­ta, en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos, du­ran­te la re­cien­te con­fe­ren­cia.

Por qué Portugal y por qué aho­ra. Las res­pues­tas a esas pre­gun­tas las tie­ne muy fá­ci­les el pri­mer mi­nis­tro: un pa­ro del 7,8 % (da­to de enero), un dé­fi­cit del 1,2 %, una re­duc­ción de la deu­da al 126 %, un cre­ci­mien­to cer­cano al 2,7 %, el ma­yor del si­glo, y un Go­bierno que ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, pe­se a con­tar con so­cios co­mo el Blo­co y el PC que es­tán en con­tra del eu­ro y en con­tra del pa­go de la deu­da. Portugal ha lo­gra­do sa­lir de la cri­sis y pre­sen­ta hoy unos in­di­ca­do­res ma­cro­eco­nó­mi­cos que des­pier­tan en­vi­dia fue­ra de sus fron­te­ras y han ge­ne­ra­do un cli­ma de es­ta­bi­li­dad que ha lla­ma­do la aten­ción de nu­me­ro­sas mul­ti­na­cio­na­les.

El cen­tro tec­no­ló­gi­co se ins­ta­la­rá en Oei­ras, una po­bla­ción co­lin­dan­te con la gran ca­pi­tal. Da­rá ser­vi­cio a Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te y Áfri­ca. La elec­ción de Portugal pa­ra es­te ti­po de in­ver­sión —no muy fre­cuen­te en Goo­gle fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos— se ha to­ma­do en­tre una fuer­te com­pe­ten­cia, se­gún di­jo el pri­mer mi­nis­tro.

La lle­ga­da de Goo­gle a Lis­boa es un éxi­to más del Go­bierno en su apues­ta por atraer empresas de nue­va tec- no­lo­gías, des­de las pe­que­ñas star­tup a la cum­bre anual Web Sum­mit, que reunió a fi­na­les del año pa­sa­do en Lis­boa a las gran­des fir­mas tec­no­ló­gi­cas del pla­ne­ta, así co­mo a cien­tos de em­pren­de­do­res e in­ver­so­res. Re­cien­te­men­te tam­bién se anun­ció que se ins­ta­la­rá en Lis­boa el la­bo­ra­to­rio mun­dial de Mer­ce­des Benz pa­ra los co­ches sin con­duc­tor, con una plan­ti­lla de 150 in­ge­nie­ros.

CEN­TRO LO­GÍS­TI­CO

Ade­más, el Ayun­ta­mien­to de Opor­to re­co­no­ce que exis­ten «con­ver­sa­cio­nes» con la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se de co­mer­cio elec­tró­ni­co Ama­zon pa­ra ins­ta­lar un cen­tro lo­gís­ti­co en esa ciu­dad, se­gún fuentes mu­ni­ci­pa­les que, de mo­men­to, elu­die­ron pro­nun­ciar­se so­bre cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la mar­cha de las ne­go­cia­cio­nes. Se­gún re­co­gía la se­ma­na pa­sa­da el pe­rió­di­co Jor­nal de Ne­gó­cios, Ama­zon ha te­ni­do in­te­rés en en­trar en Opor­to des­de el 2016 y ya ha­bría es­co­gi­do lo­ca­li­zar­lo en Boa­vis­ta, en la zo­na oc­ci­den­tal de la ciu­dad.

Quien pien­se que el sa­la­rio mí­ni­mo de 580 eu­ros es el úni­co ali­cien­te pa­ra el in­ver­sor se equi­vo­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.