«Ho­xe aín­da me pre­gun­tan: ‘pe­ro ti es a ad­mi­nis­tra­do­ra da re­de?’»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - M. Mén­dez

Mon­tse Pon­te tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de De­sa­rro­llo de Dinahosting, co­mo su nom­bre in­di­ca, una com­pa­ñía que se de­di­ca al alo­ja­mien­to web. Aquí se en­car­ga de la pro­gra­ma­ción y ges­tión del área de do­mi­nios. Pue­de so­nar muy com­pli­ca­do, pe­ro Mon­tse per­se­ve­ra: «La ma­te­ria más odia­da si­guen sien­do las ma­te­má­ti­cas, ¡con lo chu­las que son!».

Des­de que co­men­zó la ca­rre­ra en el año 94 fue cons­cien­te de que iba a for­mar par­te de una mi­no­ría: «Es­tu­dié in­for­má­ti­ca en A Co­ru­ña. Yo no te­nía re­fe­ren­tes en el mun­do de la in­ge­nie­ría en ca­sa, pe­ro sí te­nía a mi ma­dre. Siem­pre nos en­se­ñó a mí y a mis her­ma­nas que te­nía­mos las mis­mas ca­pa­ci­da­des que cual­quie­ra».

Ella y sus com­pa­ñe­ras de cla­se sa­lie­ron con un tra­ba­jo ba­jo el bra­zo. Eso sí, hay co­sas que echa en fal­ta: «En ge­ne­ral, en las empresas del mun­do de las tec­no­ló­gi­cas, tam­po­co pre­do­mi­nan las mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos. Las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar exis­ten en to­dos los sec­to­res».

Mon­tse ha­bla de una «he­ren­cia cul­tu­ral» con­tra la que hay que lu­char. «En mi ge­ne­ra­ción cre­ci­mos con la idea de que los hom­bres son bom­be­ros, in­for­má­ti­cos o me­cá­ni­cos y las mu­je­res en­fer­me­ras o pro­fe­so­ras. Des­de pe­que­ñas te­ne­mos me­nos con­tac­to con la ca­cha­rre­ría. Pa­só in­clu­so en mi ca­sa. Lo tí­pi­co era que el her­mano se en­car­ga­se de to­das las ta­reas que im­pli­ca­ban ma­nua­li­da­des, don­de se usa­ban he­rra­mien­tas».

El sis­te­ma edu­ca­ti­vo, apun­ta, de­be ha­cer un im­por­tan­te es­fuer­zo por cam­biar una ten­den­cia que es preo­cu­pan­te: «No sa­be trans­mi­tir las ma­ra­vi­llas de las ma­te­má­ti­cas, la fí­si­ca o la elec­tró­ni­ca. Hay que cam­biar el en­fo­que de las asig­na­tu­ras téc­ni­cas de for­ma que lle­guen a las jó­ve­nes».

Su com­pa­ñe­ra Pau­la Martínez lle­va el di­se­ño, con­fi­gu­ra­ción y mo­ni­to­ri­za­ción de re­des que dan ser­vi­cio, por ejem­plo, a las pá­gi­nas web. Ofre­cen el es­pa­cio que ocu­pa en la nube to­da su in­for­ma­ción. «Aín­da ho­xe, can­do te­ño que con­tac­tar con co­le­gas dou­tras empresas da ra­ma ou cos no­sos pro­ve­do­res es­coi­to co­men­ta­rios do ti­po: ‘pe­ro ti es a ad­mi­nis­tra­do­ra da re­de?’». En su cla­se, en el cam­pus de Ou­ren­se, la ba­lan­za en­tre alum­nos y alum­nas es­tu­vo más equi­li­bra­da. «Era­mos 42 alum­nas dun to­tal de 90. Da­que­la non ti­ña­mos cla­ro que es­ta ca­rrei­ra fo­se a ter tan­tas saí­das co­mo se sa­be ago­ra».

Em­pe­zó en un ám­bi­to, «can­do ca­se non se in­tuía que exis­tía». Cuan­do todo de­be­ría es­tar más ro­da­do, vie­ne la mar­cha atrás. «Hai in­ves­ti­ga­cións que in­di­can que a elec­ción de es­tu­dios su­pe­rio­res está in­fluen­cia­da po­los es­te­reo­ti­pos de xé­ne­ro ad­qui­ri­dos den­de a in­fan­cia. Por al­gun­ha ra­zón, as mu­lle­res son máis re­ti­cen­tes a op­tar por ca­rrei­ras téc­ni­cas por­que per­ci­ben que pa­ra ter éxi­to ne­las é pre­ci­so cer­ta ‘xe­nia­li­da­de’ e as mu­lle­res iden­ti­fí­can­se máis co tra­ba­llo du­ro».

¿Qué ha­ría ella? «Non de­be­mos per­mi­tir que as ne­nas crean que non son tan xe­niais e ca­pa­ces co­ma os ne­nos. Ta­mén, fa­cer ver que, aín­da que é un te­rri­to­rio de ho­mes, non é di­fí­cil fa­cer­se un oco. Es­tou en­can­ta­da cos meus com­pa­ñei­ros e sín­to­me va­lo­ra­da co­ma cal­que­ra de­les».

| PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Mon­tse y Pau­la son dos de las in­for­má­ti­cas de la em­pre­sa de­di­ca­da al «hos­ting» y alo­ja­mien­to web.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.