AU­MEN­TAN LOS CAM­BIOS AU­TO­MÁ­TI­COS

MÁS VA­LE TAR­DE QUE NUN­CA. LOS CAM­BIOS AU­TO­MÁ­TI­COS, LA GRAN ASIG­NA­TU­RA PEN­DIEN­TE DEL AU­TO­MO­VI­LIS­TA ES­PA­ÑOL, PA­RE­CE QUE EM­PIE­ZAN A AU­MEN­TAR. EL RAN­CIO SEN­TI­MIEN­TO DE QUE PA­RA SER BUEN CON­DUC­TOR HAY QUE LLE­VAR CAM­BIO MA­NUAL EMPIEZA A CE­DER AN­TE LA CO­MO­DI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - EN PORTADA - Por Juan Ares

La ten­den­cia más os­ten­si­ble a lo lar­go del pa­sa­do año en el mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co es­pa­ñol fue el re­gre­so a los mo­to­res de ga­so­li­na, que ya ca­si se igua­lan a los dié­sel en ven­tas. Pe­ro de for­ma más len­ta y si­len­cio­sa, aun­que im­pa­ra­ble tam­bién, se pro­du­ce un au­men­to de los cam­bios au­to­má­ti­cos, que po­co a po­co y con la lle­ga­da de nue­vas tecnologías se­cuen­cia­les aus­pi­cia­das por la elec­tró­ni­ca van ca­lan­do en los con­duc­to­res es­pa­ño­les.

Ha­ce quin­ce o vein­te años era di­fí­cil pa­sar de un cam­bio ma­nual a uno au­to­má­ti­co, so­bre to­do pa­ra los fo­ro­fos de la con­duc­ción, los que po­dría­mos lla­mar con­duc­to­res emo­cio­na­les, cu­yas neu­ro­nas po­drían chi­rriar an­te aque­llas subidas de ré­gi­men de los mo­to­res cuan­do ace­le­ra­ban con los cam­bios de va­ria­dor con­ti­nuo de en­ton­ces, o las ca­jas de cam­bios au­to­má­ti­cas de cua­tro ve­lo­ci­da­des. Eran len­tos y gas­to­nes, de­ses­pe­ran­tes in­clu­so. Lo mis­mo su­ce­día en las fre­na­das, don­de el freno mo­tor no ac­tua­ba igual que en un cam­bio ma­nual cuan­do se me­tían dos mar­chas me­nos.

Pe­ro los tiem­pos es­tán cam­bian­do, co­mo di­ce Bob Dy­lan en una de sus can­cio­nes, y la lle­ga­da de una nueva ge­ne­ra­ción de cam­bios ma­ne­ja­dos por la elec­tró­ni­ca del vehícu­lo, con ca­jas de do­ble ár­bol que per­mi­ten sin­cro­ni­zar has­ta nue­ve ve­lo­ci­da­des en al­gu­nos ca­sos, pe­ro en don­de las sie­te u ocho ya son ha­bi­tua­les; y ha­cer­lo ade­más con si­len­cio, sua­vi­dad y en dé­ci­mas de se­gun­do (Pors­che ya re­co­no­ce que sus cam­bios au­to­má­ti­cos son más rá­pi­dos que los ma­nua­les), ha pro­pi­cia­do que po­co a po­co los es­pa­ño­les va­ya­mos cam­bian­do nues­tra for­ma de pen­sar.

Aun­que, eso sí, Es­pa­ña si­gue a la co­la de Eu­ro­pa en cam­bios au­to­má­ti­cos, jun­to a otros paí­ses me­di­te­rrá­neos co­mo Por­tu­gal, Fran­cia o Ita­lia.

« Al­gu­nos mo­de­los se ven­den en ex­clu­si­va con ca­jas au­to­má­ti­cas, so­bre to­do los de lujo y los hí­bri­dos, pe­ro fal­ta ofer­ta en la ga­ma me­dia

MAS PRE­MIUM AU­TO­MÁ­TI­COS

Pa­ra em­pe­zar hay que de­cir que en cam­bios au­to­má­ti­cos hay que di­fe­ren­ciar en­tre mar­cas de lujo o de­por­ti­vas y mar­cas ge­ne­ra­lis­tas. En­tre los pri­me­ros, los cam­bios au­to­má­ti­cos son los más ven­di­dos. Al­gu­nas mar­cas co­mo Au­di, por ejem­plo, tie­nen mo­de­los co­mo el A7 Sport­back, el A8 o el mis­mo Q7 que so­lo se ven­den con cam­bios au­to­má­ti­cos. En su ga­ma me­dia el A6 tie­ne un 90% de au­to­má­ti­cos, el A4 un 48% y el A5 un 46%. Que se lo pre­gun­ten tam­bién a Le­xus, co­mo aban­de­ra­da de los co­ches de lujo hí­bri­dos, cu­yas uni­da­des so­lo equi­pan cam­bio au­to­má­ti­co. Y es que pre­ci­sa­men­te la hi­bri­da­ción es una de las im­pul­so­ras de los cam­bios au­to­má­ti­cos, co­mo de­mues­tra To­yo­ta con su Au­ris hy­brid que fue el hí­bri­do más ven­di­do de Es­pa­ña y pro­ba­ble­men­te tam­bién co­mo mo­de­lo au­to­má­ti­co, al ma­tri­cu­lar más de 11.000 uni­da­des.

Otra co­sa son las mar­cas ge­ne­ra­lis­tas, con mo­de­los más ba­ra­tos, don­de la pe­na­li­za­ción en pre­cio de las ca­jas de cam­bio au­to­má­ti­cas (si­guen cos­tan­do en­tre mil qui­nien­tos y dos mil eu­ros más que las ca­jas ma­nua­les) las ha­ce me­nos ape­te­ci­bles. Así ve­mos que mo­de­los de éxi­to co­mo el Seat Ibi­za o el León, los más ven­di­dos, en Es­pa­ña, so­lo al­can­zan un 3% y un 8,5% de ven­tas, res­pec­ti­va­men­te, con cam­bios au­to­má­ti­cos. En el ca­so del León ya es un buen da­to, aus­pi­cia­do por las bon­da­des de su cam­bio DSG de sie­te ve­lo­ci­da­des.

En otra mar­cas co­mo Peu­geot, la in­ci­den­cia del cam­bio au­to­má­ti­co en sus mo­de­los os­ci­la en­te el 2% del 208, el 6% en el 2008, el 8% en el 308 y un sor­pren­den­te 16% en el nue­vo cros­so­ver com­pac­to 3008. Aun­que la pal­ma se la lle­va su ber­li­na gran­de 508 con un 25% de ven­tas en au­to­má­ti­co.

El des­pe­gue de los au­to­má­ti­cos vie­ne im­pul­sa­do por ca­jas más efi­cien­tes, cu­yos con­su­mos ya no dis­tan mu­cho de las ma­nua­les y ade­más con po­si­bi­li­da­des de adap­tar la con­duc­ción a mo­dos de­por­ti­vos con la uti­li­za­ción de le­vas en el vo­lan­te, que re­du­cen la sen­sa­ción de que el co­che con­du­ce so­lo, al po­der in­ter­ve­nir así en la pro­pia ca­ja.

Ni que de­cir tie­ne que la co­mo­di­dad en la con­duc­ción se no­ta es­pe­cial­men­te en tra­mos ur­ba­nos sa­tu­ra­dos. Eso sí, el cam­bio au­to­má­ti­co es un ca­mino sin re­torno. El que lo prue­ba, no vuel­ve.

MÁS PO­PU­LA­RES EN LA GA­MA AL­TA Mar­cas de lujo o de­por­ti­vas, co­mo Le­xus, son las que más se pro­di­gan con los cam­bios au­to­má­ti­cos en su ga­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.