LOS MÁS RÁ­PI­DOS DE GA­LI­CIA

LA VOZ HA IDO DE RU­TA CON LOS PRO­PIE­TA­RIOS DE AL­GU­NOS DE LOS CO­CHES DE­POR­TI­VOS MÁS PO­TEN­TES Y EX­CLU­SI­VOS. SE REÚNEN UNA VEZ AL MES Y RE­CO­RREN LAS CA­RRE­TE­RAS GA­LLE­GAS PA­RA DAR RIEN­DA SUEL­TA A SU PA­SIÓN POR AU­TO­MÓ­VI­LES QUE PUE­DEN SU­PE­RAR LOS 500 CA­BA­LLOS Y

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por Ja­vier Ar­mes­to

Ami no me gus­ta co­rrer». Quien ha­ce es­ta afir­ma­ción es el pro­pie­ta­rio de un Nis­san GT-R, un vehícu­lo de 480 ca­ba­llos y que al­can­za los 310 ki­ló­me­tros por ho­ra de ve­lo­ci­dad pun­ta. Por si aca­so, en el sal­pi­ca­de­ro lle­va un avi­sa­dor de ra­da­res, un dispositivo le­gal que uti­li­za una ba­se de da­tos que se va ac­tua­li­zan­do pe­rió­di­ca­men­te. El GT-R es uno de los co­ches ha­bi­tua­les en las que­da­das de su­per­de­por­ti­vos que or­ga­ni­za el co­ru­ñés Ger­mán Uro­nes, un afi­cio­na­do a los au­to­mó­vi­les de al­tas pres­ta­cio­nes que ha­ce sie­te años se pro­pu­so re­unir a los due­ños de es­tos vehícu­los. «Po­co a po­co fui bus­can­do a gen­te que tu­vie­se mar­cas co­mo Fe­rra­ri, que es mi fa­vo­ri­ta, es la mar­ca que me pierde, pe­ro tam­bién Lam­borg­hi­ni. Fui­mos ha­cien­do pe­que­ñas reunio­nes, al prin­ci­pio eran tres o cua­tro co­ches y aho­ra so­lo el gru­po de A Co­ru­ña so­mos al­go más de vein­te, en­tre Lo­tus, dos Lam­borg­hi­ni, tres o cua­tro Fe­rra­ri, Mer­ce­des SLS, dos Au­di R8...».

Ca­da mes ha­cen al me­nos una sa­li­da a la que se su­man otros gru­pos de Ga­li­cia. «En Ou­ren­se es­tá Jo­sé Ma­nuel Lage y con él vie­nen va­rios Pors­che y un Le­xus RCF [477 ca­ba­llos, des­de 87.000 eu­ros].

En Vi­go es­tá San­tia­go Igle­sias, que se cen­tra más en Fe­rra­ri, él tie­ne un 355», ex­pli­ca Ger­mán. En to­tal se jun­tan has­ta 70 co­ches y se han lle­ga­do a ver mo­de­los muy ex­clu­si­vos co­mo dos Hon­da NSX o un Fe­rra­ri 348 GTB, del que se fa­bri­ca­ron muy po­cas uni­da­des. «En agos­to hi­ci­mos una que­da­da pa­ra ver una co­lec­ción y el due­ño vino a co­mer con no­so­tros y tra­jo un BMW Z8 Al­pi­na [un co­che que se co­ti­za en el mer­ca­do de se­gun­da mano por en­ci­ma de los 350.000 eu­ros]», se­ña­la el pro­mo­tor de es­tas reunio­nes.

Pa­ra po­der par­ti­ci­par no hay un re­qui­si­to mí­ni­mo «por­que por ejem­plo un BMW M3 o un M4, in­clu­so el ac­tual F80/82, no tie­ne el di­se­ño de un deportivo co­mo Pors­che o Fe­rra­ri, pe­ro es un co­che que en­tra den­tro del gru­po», se­ña­la. Tam­po­co es una cues­tión de po­ten­cia: «Un Al­fa 4C tie­ne 241 ca­ba­llos, pe­ro en­ca­ja per­fec­ta­men­te den­tro del gru­po. No se tra­ta de po­ner un lis­tón ni de di­se­ño, ni de po­ten­cia, es el con­jun­to del co­che en sí y lo que re­pre­sen­te den­tro del gru­po», aña­de.

El vehícu­lo más po­ten­te que han te­ni­do fue un Fe­rra­ri 599 GTB pro­ce­den­te de Por­tu­gal: una bes­tia con mo­tor V12 de 612 ca­ba­llos, que ace­le­ra de 0 a 100 en 3,7 se­gun­dos y al­can­za los 330 ki­ló­me­tros por ho­ra y cu­yo pre­cio de par­ti­da —ya no se fa­bri­ca— era de 275.000 eu­ros.

A pe­sar de la con­cen­tra­ción de má­qui­nas cu­yo ve­lo­cí­me­tro po­dría re­ven­tar los de­tec­to­res de la Guar­dia Ci­vil, nun­ca han te­ni­do nin­gún in­ci­den­te. «Es al­go que des­pués de tan­tos años y sa­li­das te sor­pren­de —di­ce Ger­mán—. Y al año ha­ce­mos en­tre do­ce y quin­ce, que son unas cuan­tas. Aho­ra mis­mo lo que hay es un gru­po de ami­gos y to­do el mun­do siem­pre que pue­de, vie­ne».

El per­fil de los par­ti­ci­pan­tes es muy he­te­ro­gé­neo. Hay pro­pie­ta­rios que com­pra­ron el co­che nue­vo, pe­ro tam­bién hay mu­chos que se hi­cie­ron con él de se­gun­da mano. «Al­gu­na vez he es­cu­cha­do al­gún co­men­ta­rio di­cien­do “ahí van los ri­cos”, y es ab­sur­do. Te cues­ta más un Pas­sat ran­che­ra equi­pa­do has­ta arri­ba que al­guno de es­tos co­ches. La gen­te cree que son ca­rí­si­mos y a lo me­jor el que tie­nen ellos cues­ta más. Es el des­co­no­ci­mien­to». Lo que sí se con­fir­ma es el tó­pi­co de que la ma­yo­ría de los con­duc­to­res de su­per­de­por­ti­vos son hom­bres. «A ellas les atrae más el te­ma de co­mer que la ru­ta en sí», re­co­no­ce Ger­mán.

Nor­mal­men­te, la jor­na­da in­clu­ye pa­ra­das en pun­tos de in­te­rés co­mo mi­ra­do­res o de­gus­ta­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas. Y con­clu­ye con una co­mi­da en la que es­tos apa­sio­na­dos de los su­per­de­por­ti­vos po­nen en co­mún sus ex­pe­rien­cias. Las con­ver­sa­cio­nes gi­ran en torno a

Te cues­ta más un Pas­sat equi­pa­do has­ta arri­ba que al­guno de es­tos co­ches

cuán­do se pue­de cir­cu­lar con ma­trí­cu­la his­tó­ri­ca, có­mo ho­mo­lo­gar el co­che pa­ra pa­sar la ITV, con­su­mos... Pe­ro tam­bién hay tiem­po pa­ra con­tar anéc­do­tas, co­mo la chi­ca que pre­fie­re mon­tar en un Ibi­za que en el Fe­rra­ri de su no­vio, el ve­cino de San­tia­go que se ha he­cho de oro fa­bri­can­do ad­mi­sio­nes de fi­bra de car­bono pa­ra es­tos au­to­mó­vi­les, o un miem­bro del gru­po que aca­ba de com­prar de sal­do un Ford Es­cort Cos­worth que un pa­na­de­ro de 60 años guar­da­ba en un pa­jar. «Aho­ra lim­piar cu­la­tas, pu­lir­lo y ven­der­lo por 40.000», co­men­ta al­guno. La ma­yo­ría co­no­ce gen­te que se de­di­ca a eso, a bus­car gan­gas de cua­tro rue­das pa­ra lue­go res­tau­rar­las y ha­cer ne­go­cio con ellas. «Un tra­ba­llo ben fei­to, no las ma­ca­rra­das que se ven por ahí», ma­ti­za uno. «Yo creo que es­to va a lle­gar un mo­men­to que va a re­ven­tar, por­que pa­gar por un co­che cua­tro ve­ces más que nue­vo...», di­ce otro.

CA­RRE­TE­RAS CON BUEN FIR­ME

La par­te so­cial de es­tas que­da­das es im­por­tan­te, pe­ro ló­gi­ca­men­te se reúnen pa­ra gas­tar ga­so­li­na y neu­má­ti­cos, y ahí se ve de nue­vo el per­fil va­ria­do: des­de el se­ñor ma­du­ro que con­du­ce es­ti­lo bur­gués has­ta el que­ma­do que ade­lan­ta a to­da la ca­ra­va­na. Bus­can ca­rre­te­ras con buen fir­me, por­que es­tos co­ches tie­nen la sus­pen­sión muy du­ra y un mal ba­che pa­sa fac­tu­ra en la es­pal­da. «Sue­len ser ca­rre­te­ras sin trá­fi­co y siem­pre va­mos res­pe­tan­do to­das las se­ña­les, sin ha­cer el ca­bra —ex­pli­ca Ger­mán Uro­nes—. Hu­bo dos o tres per­so­nas que tu­ve que pres­cin­dir de ellas por­que te­nían una for­ma de con­du­cir que no era sana, po­nían en pe­li­gro al res­to». Cu­rio­sa­men­te, el or­ga­ni­za­dor de es­tas sa­li­das es el úni­co que no tie­ne un co­che deportivo. «Lo pen­sé, pe­ro más ade­lan­te. Yo es­to lo ten­go co­mo un hobby, co­mo el que lle­ga el sá­ba­do y di­ce “me voy a ha­cer foo­ting” o “yo me voy de acam­pa­da”. Pues yo voy a ha­cer una con­cen­tra­ción», con­clu­ye.

FOTO: SANTI M. AMIL

UNA RU­TA POR LA RI­BEI­RA SA­CRA Par­ti­ci­pan­tes de to­da Ga­li­cia se reunie­ron en el cen­tro co­mer­cial Pon­te Ve­lla de Ou­ren­se y des­pués re­co­rrie­ron las ca­rre­te­ras que ro­dean el río Sil, vi­si­ta­ron los mi­ra­do­res y una bo­de­ga y con­clu­ye­ron con una co­mi­da.

«FE­RRA­RI ES LA MAR­CA QUE ME PIERDE» Ger­mán Uro­nes, un co­ru­ñés de 35 años, es el or­ga­ni­za­dor de las ru­tas. La mar­ca del ca­va­llino ram­pan­te es su fa­vo­ri­ta, aun­que en la foto po­sa con un Lam­borg­hi­ni y en las sa­li­das sue­le ir en el Pors­che 911 Ca­rre­ra de un ami­go.

EN CA­RA­VA­NA.

Los co­ches ha­cen pa­ra­das pa­ra re­agru­par­se. En la foto, de de­re­cha a iz­quier­da, un BMW M3, un Lo­tus Eli­se, un Fe­rra­ri 430, un Ford Fo­cus RS y un Nis­san GT-R.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.