EL MER­CE­DES DE SIEM­PRE VIA­JA AL FU­TU­RO

UN AU­TO­MÓ­VIL CLÁ­SI­CO CON LA TEC­NO­LO­GÍA MÁS SO­FIS­TI­CA­DA QUE HOY EN DÍA SE PUE­DE EN­CON­TRAR EN UN CO­CHE DE CA­LLE: ES­TA ES LA CON­CLU­SIÓN QUE SA­CA­MOS DE LA PRUE­BA QUE LE HE­MOS HE­CHO A ES­TE CLA­SE E 220D CON «PACK» ES­TÉ­TI­CO AMG. HAY MU­CHOS TI­POS DE MER­CE­DES EN E

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PRUEBA: MERCEDES CLASE E 220 D - Por Je­sús Flo­res

Ala som­bra de la es­tre­lla de Mer­ce­des se han lan­za­do en los úl­ti­mos años mo­de­los que no pa­sa­rían una prue­ba del ADN his­tó­ri­co de la mar­ca ale­ma­na. Ahí te­ne­mos el pri­mer cla­se A de los 90 o el C Sport­cou­pé que lle­gó con el cam­bio de si­glo, por no ha­blar de la cla­se R; co­ches, di­ga­mos rompe­dores, pe­ro que no eran pa­ra ir di­cien­do: «Ten­go un Mer­ce­des». Al me­nos en el sen­ti­do más sim­ple de la fra­se. Bueno, los tiem­pos cam­bian, los gus­tos evo­lu­cio­nan e in­clu­so los gran­des —unos se han re­sis­ti­do más que otros, pe­ro has­ta BMW aca­bó lan­zan­do el se­rie 1 y se lan­zó a la pis­ci­na con ex­pe­ri­men­tos co­mo el se­rie 5GT— tie­nen que adap­tar­se a las úl­ti­mas ten­den­cias y ne­ce­si­da­des, aún co­rrien­do el ries­go de ce­der te­rreno en su pres­ti­gio. Pe­ro Mer­ce­des ha sa­bi­do na­dar y guar­dar la ro­pa, po­ner en su es­ca­pa­ra­te esas nue­vas co­lec­cio­nes y man­te­ner en sus me­jo­res vi­tri­nas la al­ta cos­tu­ra: es­te cla­se E es buen ejem­plo de ello. Un co­che que man­tie­ne in­tac­to el di­se­ño y la ca­li­dad que ha da­do pres­ti­gio tra­di­cio­nal­men­te a la mar­ca de Stutt­gart, con al­gu­nos gui­ños in­clu­so a las épo­cas más glo­rio­sas, pe­ro do­ta­do de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos más van­guar­dis­tas que se pue­den en­con­trar en un au­to­mó­vil de ca­lle, so­bre to­do en lo que se re­fie­re a se­gu­ri­dad ac­ti­va y pa­si­va y en los sis­te­mas mul­ti­me­dia. Lo pu­di­mos com­pro­bar a los man­dos de un 220d, de 194 ca­ba­llos que ti­ran muy bien, con el pa­que­te AMG Li­ne in­te­rior y el Avant­gar­de ex­te­rior, una com­bi­na­ción que do­ta a es­ta ber­li­na de de­ta­lles es­té­ti­cos más de­por­ti­vos, tan­to en los asien­tos co­mo en el te­ji­do me­tá­li­co de las mol­du­ras que en­vuel­ven las sa­li­das de ai­re del sal­pi­ca­de­ro o la pa­rri­lla de­por­ti­va con la clá­si­ca es­tre­lla en el cen­tro. Pe­ro que los in­tere­sa­dos en un se­dán de lujo, un ro­tun­do co­che de re­pre­sen­ta­ción o, sim­ple­men­te, un Mer­ce­des de to­da la vi­da es­tén tran­qui­los, hay op­cio­nes de to­do ti­po pa­ra per­so­na­li­zar a gus­to un cla­se E —ta­pi­ce­rías de cue­ro, mol­du­ras de ma­de­ra, in­clu­so cua­dro de ins­tru­men­tos analó­gi­co pa­ra los que le asus­ten sus dos pan­ta­llas de TFT de 12,3 cms.—, por­que la mar­ca es cons­cien­te de los dis­tin­tos per­fi­les de sus po­ten­cia­les clien­tes, cu­yo úni­co de­no­mi­na­dor co­mún en mu­chos ca­sos es que se tra­ta de: gen­te que se pue­de gas­tar en torno a los cin­cuen­ta mil eu­ros en un co­che.

«

El cla­se E ofre­ce aca­ba­dos que van des­de los que bus­can una ber­li­na de lujo con ai­re deportivo a los que quie­ren el Mer­ce­des de siem­pre

UN VO­LAN­TE MUL­TI­ME­DIA

A los man­dos del mo­de­lo que nos ce­dió el con­ce­sio­na­rio Lou­zao, de A Co­ru­ña, ex­pe­ri­men­ta­mos una de las ma­yo­res no­ve­da­des que ofre­ce el cla­se E, un vo­lan­te que in­cor­po­ra bo­to­nes de con­trol tác­til, si­mi­la­res a los de un te­lé­fono mó­vil, que per­mi­ten al con­duc­tor con­tro­lar mu­chas de las fun­cio­nes del sis­te­ma mul­ti­me­dia, in­for­ma­ción y en­tre­ni­mien­to. To­das es­tas fun­cio­nes tam­bién se pue­den con­tro­lar, en la pro­pia con­so­la y con la ayu­da de un joys­tick si­tua­do don­de ha­bi­tual­men­te iría el cam­bio ma­nual. Cla­ro que es­te cla­se E es au­to­má­ti­co y su pa­lan­ca de po­si­cio­nes, cu­rio­sa­men­te, es­tá lo­ca­li­za­da en el vo­lan­te, co­mo en aque­llos Mer­ce­des de los años 50 y 60. Pe­ro es­te gui­ño al pa­sa­do se que­da ahí: la pa­lan­qui­ta ac­cio­na un mo­derno cam­bio de­no­mi­na­do 9-G Tro­nic, que en­tre otras co­sas re­du­ce el con­su­mo y el rui­do de ro­da­du­ra, y es­tá in­te­gra­da en un sis­te­ma de trans­mi­sión con start-stop. A par­tir de ahí, el asun­to que­da en ma­nos del con­duc­tor... y del Dri­ve Pi­lot, que es co­mo la mar­ca de­no­mi­na a su sis­te­ma que co­rri­ge y aler­ta de po­si­bles erro­res hu­ma­nos du­ran­te la mar­cha, co­mo el cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril o el fre­na­zo re­pen­tino del co­che que lle­va­mos de­lan­te.

En es­te ca­so, la al­ta cos­tu­ra se me­re­ce sa­lir a la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.