EL CIR­CUI­TO MAL­DI­TO

ES UN AU­TÓ­DRO­MO DES­CO­NO­CI­DO AUN­QUE LLE­VA CA­SI 100 AÑOS EN­TRE NO­SO­TROS, ES EL CUAR­TO CIR­CUI­TO OVAL MÁS AN­TI­GUO DEL MUN­DO Y EL ÚNI­CO QUE CON­SER­VA SU TRA­ZA­DO Y ES­TRUC­TU­RA ORI­GI­NA­LES. SIN EM­BAR­GO, TERRAMAR LLE­VA DES­DE LOS AÑOS 50 SEMIABANDONADO, LA MA­LA SUERT

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - REPORTAJE - Por Óscar Aye­rra

En el 2009 la nue­va so­cie­dad pro­pie­ta­ria de es­te ani­llo de hor­mi­gón en­cua­dra­do en unas 50 hec­tá­reas de te­rreno pre­ten­día res­ca­tar­lo del ol­vi­do y re­con­ver­tir­lo en un par­que te­má­ti­co del mo­tor pa­ra ex­hi­bir co­ches clá­si­cos y ac­tua­les. Con­ta­ría con un mu­seo, un ho­tel y un cen­tro de ex­pe­ri­men­ta­ción. Su inau­gu­ra­ción es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra es­te mes. Hoy to­do si­gue igual, ca­si aban­do­na­do. Pa­re­ce que la ma­la suer­te acom­pa­ña a es­te cir­cui­to des­de que se inau­gu­ró en 1923.

HA­CE 94 AÑOS

Cons­trui­do en 300 días, to­do un ré­cord pa­ra la épo­ca, Fran­cesc Ar­men­gol, em­pre­sa­rio ca­ta­lán en­tu­sias­ta del mun­do del mo­tor, jun­to con otros pro­mo­to­res tu­vie­ron la idea de eri­gir un pun­to de atrac­ción tu­rís­ti­ca en Sit­ges, don­de ade­más de una ciu­dad jar­dín in­clui­ría el pri­mer cir­cui­to de au­to­mó­vi­les per­ma­nen­te de Es­pa­ña.

El cos­te del au­tó­dro­mo fue de tal en­ver­ga­du­ra, 4 mi­llo­nes de pe­se­tas, que no fue­ron ca­pa­ces de ha­cer sos­te­ni­ble un ne­go­cio que a prio­ri pa­re­cía de éxi­to. Em­pe­za­ron por eli­mi­nar los pre­mios eco­nó­mi­cos pa­ra los ga­na­do­res, que su­po­nía el úni­co sus­ten­to pa­ra los pi­lo­tos en aquel en­ton­ces, por lo que fue apar­ta­do del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal de ve­lo­ci­dad y re­le­ga­do a com­pe­ti­cio­nes y ex­hi­bi­cio­nes de se­gun­do or­den, acre­cen­tan­do así las deu­das y los acree­do­res. Su ma­la suer­te ha­bía co­men­za­do. En 1927 el Es­ta­do em­bar­ga los te­rre­nos por im­pa­gos. En 1930 un nue­vo pro­pie­ta­rio lo com­pra y tras al­gu­nas in­ver­sio­nes con­so­li­da di­ver­sas com­pe­ti­cio­nes de co­ches y mo­tos, in­clu­so ex­hi­bi­cio­nes con ae­ro­pla­nos. Sin em­bar­go en el apar­ta­do eco­nó­mi­co se­guía sien­do un pozo sin fon­do, lo que obli­ga­ría a ce­rrar nue­va­men­te en 1933, jus­to an­tes de la gue­rra ci­vil. En los años años 50 se ce­le­bran al­gu­nas com­pe­ti­cio­nes oca­sio­na­les pe­ro sin de­ma­sia­do éxi­to, lo que desem­bo­ca en su cie­rre de­fi­ni­ti­vo en 1955.

Uti­li­za­do co­mo cam­po de cul­ti­vo y gran­ja aví­co­la ha lle­ga­do has­ta nues­tros días, gra­cias a ello si­gue ca­si in­tac­to en cuan­to a su es­truc­tu­ra pri­mi­ge­nia. Aho­ra son mu­chos los apa­sio­na­dos por el mun­do del mo­tor quie­nes, con per­mi­so de los due­ños, pue­den «to­car» con sus co­ches el mis­mo fir­me con el que se co­rría ha­ce ca­si 100 años.

ADE­LAN­TA­DO A LA ÉPO­CA

El cir­cui­to de Terramar con­ta­ba en sus tiem­pos de glo­ria con pa­sos sub­te­rrá­neos, tribuna prin­ci­pal, bo­xes, pad­dock, can­ti­nas, gra­de­ríos, ser­vi­cio de bom­be­ros, una clí­ni­ca con dos doc­to­res y has­ta una ma­sía del si­glo XVII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.