SER­GIO VA­LLE­JO.

El pi­lo­to lu­cen­se nos mues­tra el DS3, el co­che que uti­li­za en el na­cio­nal de ra­lis, pe­ro en es­te ca­so en su ver­sión ur­ba­na, con el que cir­cu­la to­dos los días y re­co­no­ce los tra­mos an­tes de ca­da ca­rre­ra.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Tex­to Ser­gio Va­lle­jo Fotos Óscar Cela

Em­pe­za­re­mos ana­li­zan­do el as­pec­to ex­te­rior del DS3, don­de des­ta­ca la ori­gi­na­li­dad del di­se­ño. Es­te es uno de los as­pec­tos de los que más se ha ha­bla­do, pues se tra­ta de un co­che atrac­ti­vo y de lí­neas ori­gi­na­les y po­co con­ven­cio­na­les. Com­pa­rán­do­lo con nues­tro DS3 R5 de com­pe­ti­ción, no des­en­to­na a pe­sar de su me­nor an­cho de vías y no te­ner ale­tas en­san­cha­das. Si­gue man­te­nien­do un as­pec­to de lo más rá­cing. Las llan­tas pa­san de 17 a 18 pul­ga­das, aun­que con las ale­tas ori­gi­na­les no se apre­cia una gran di­fe­ren­cia. Gus­te o no, el DS3 es un co­che que aca­pa­ra mu­chí­si­mas mi­ra­das y ge­ne­ra bas­tan­te in­te­rés, a pe­sar de que la gran ma­yo­ría de la gen­te de a pie no sa­be to­da­vía qué mo­de­lo es, ya que DS es to­da­vía una mar­ca muy jo­ven en el mer­ca­do.

Los in­te­rio­res de los dos co­ches no tie­nen mu­cho que ver. En el de ra­lis se pres­cin­de de ca­si to­das las co­mo­di­da­des

El DS3 de ca­lle lo usa­mos pa­ra re­co­no­cer los tra­mos del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Rall­yes

pa­ra lle­var­lo a una uti­li­za­ción úni­ca­men­te en com­pe­ti­ción. Por suer­te pa­ra el usua­rio del de ca­lle, es­te es un mo­de­lo con to­das las ayu­das y co­mo­di­da­des pa­ra pa­sear con la ma­yor se­gu­ri­dad sin per­der el ADN de un co­che de com­pe­ti­ción.

La pri­me­ra vez que me pu­se al vo­lan­te del DS3 tu­ve la opor­tu­ni­dad de com­pro­bar el tac­to tan agra­da­ble que trans­mi­te. Lue­go he te­ni­do la po­si­bi­li­dad de con­du­cir­lo du­ran­te más tiem­po y ha­cer­me una me­jor idea so­bre qué ofre­ce, pues aho­ra es el co­che que uti­li­zo to­dos los días. Qui­zá la pri­me­ra pa­la­bra que me ven­ga a la men­te sea «di­ver­sión».

Con es­te motor 155 THP el co­che se mue­ve de ma­ra­vi­lla, sin ser ra­di­cal, te per­mi­te ha­cer co­sas que mo­to­res más mo­des­tos ni ima­gi­nan, al tiem­po que te di­bu­ja una son­ri­sa en la ca­ra. No es un co­che que ten­ga una pun­ta des­me­su­ra­da, ni tam­po­co una ace­le­ra­ción que de­je sin ha­bla (que por cier­to, no es­tá na­da mal), pe­ro tie­ne su en­can­to, co­mo otros mo­de­los pe­que­ños, por lo ma­ne­ja­ble que se mues­tra y lo bien que res­pon­de a las ór­de­nes del con­duc­tor.

Si ha­bla­mos de equi­pa­mien­to, se agra­de­ce que des­de el ni­vel ini­cial se dis­pon­ga de seis air­bags, rue­da de re­pues­to, an­ti­nie­blas de­lan­te­ros o vo­lan­te de cue­ro. En es­ta uni­dad te­ne­mos un sin­fín de co­mo­di­da­des que nos ayu­dan es­pe­cial­men­te en el uso co­ti­diano. A mí me agra­da mu­cho el con­trol de ve­lo­ci­dad y el li­mi­ta­dor. En los reco­noci­mien­tos de los ra­lis, don­de tam­bién uso es­ta uni­dad, te­ne­mos una li­mi­ta­ción a 80 km/h y con es­te co­che te des­preo­cu­pas de te­ner que ir mi­ran­do siem­pre el ve­lo­cí­me­tro. El na­ve­ga­dor ori­gi­nal es fá­cil de uti­li­zar, pe­ro tam­bién pue­des co­nec­tar tu te­lé­fono mó­vil, ma­ne­jar­lo y ver la pan­ta­lla en la del co­che. In­clu­so uti­li­zar el na­ve­ga­dor del te­lé­fono, tan de agra­de­cer aho­ra que se lle­va tan­to el re­ci­bir una ubi­ca­ción por What­sApp. Co­mo con­clu­sión, es­toy en­can­ta­do de uti­li­zar­lo día a día.

DE LA CA­LLE A LAS CA­RRE­RAS Del co­che de se­rie par­tió nues­tro mo­de­lo de ca­rre­ras que co­mo se pue­de ver en las fotos es más ba­jo, tie­ne llan­tas de ma­yor ta­ma­ño y un an­cho de vías di­fe­ren­te. El res­to, si te fi­jas, es ca­si to­do igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.