LA EVO­LU­CIÓN DE LA ES­PE­CIE MO­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - JUAN ARES

Es­ta­mos en el si­glo XXI. Los dro­nes co­mien­zan a sur­car los cie­los, en la tie­rra los co­ches se pro­po­nen de­jar de ex­pul­sar hu­mos no­ci­vos en po­cos años y ade­más cir­cu­la­rán de for­ma au­tó­no­ma y so­bre to­do se­gu­ra. Ce­ro hu­mos, ce­ro ac­ci­den­tes.

¿Y que pa­sa con la mo­to? Pues su­ce­de que pa­re­ce ha­ber­se que­da­do an­cla­da al si­glo XX. Y lo ha­ce con un sin­sen­ti­do di­fí­cil de ex­pli­car. Apa­ren­te­men­te el en­torno ur­bano fa­vo­re­ce­rá el desa­rro­llo de la mo­to, que es un vehícu­lo más ágil, más rá­pi­do y efi­caz que el co­che y que, ade­más, ocu­pa me­nos es­pa­cio. La des­apa­ri­ción pau­la­ti­na del co­che en las ciu­da­des pro­pi­cia­rá el au­ge de vehícu­los al­ter­na­ti­vos, de los que la mo­to (o me­jor, el es­cú­ter) pa­re­ce el más ade­cua­do. Sin em­bar­go, es la bi­ci­cle­ta, con una in­ci­pien­te elec­tri­fi­ca­ción y un pre­cio sin com­pe­ten­cia, la que pa­re­ce ha­ber da­do un pa­so al fren­te y de­trás po­drían ve­nir los Seg­way, pa­ti­ne­tes y una plé­ya­de de pro­duc­tos nue­vos ade­cua­dos pa­ra la ciu­dad.

Y en ese con­tex­to la mo­to se es­tá que­dan­do ar­cai­ca, ob­so­le­ta, anacró­ni­ca. Ca­da día pa­re­ce más pa­té­ti­co que por las ciu­da­des se es­cu­chen de­ci­be­lios des­bo­ca­dos sa­li­dos de es­ca­pes de en­gen­dros de dos rue­das. El rui­do es la pri­me­ra la­cra a com­ba­tir.

La si­guien­te es la de los con­su­mos. No en­tien­do que mi pe­que­ño es­cú­ter que uti­li­zo ca­da día por la ciu­dad con­su­ma lo mis­mo que un co­che ur­bano de cua­tro me­tros, ca­paz pa­ra lle­var cua­tro per­so­nas den­tro y con 1.200 ki­los de pe­so. Ese es otro de los re­tos, por­que cuan­do ha­bla­mos de con­su­mo de car­bu­ran­te no po­de­mos ol­vi­dar que uni­do a él va la emi­sión de ga­ses de es­ca­pe.

El ter­cer pro­ble­ma de la mo­to es el de la se­gu­ri­dad. En los úl­ti­mos tiem­pos, el ma­yor avan­ce ha si­do el del ABS y... po­co más. Con­ce­do los con­tro­les de trac­ción pa­ra las mo­tos más de­por­ti­vas, pe­ro aún así me pa­re­ce muy po­co pa­ra un vehícu­lo que tie­ne an­te si la gran lo­sa de apa­re­cer muy a me­nu­do en los in­for­ma­ti­vos con sus da­tos de ac­ci­den­ta­li­dad.

Son los fa­bri­can­tes los que tie­nen que ha­cer un es­fuer­zo por avan­zar en es­tas ma­te­rias pen­dien­tes, so pe­na de que­dar­se fue­ra de con­tex­to.

La evo­lu­ción de la es­pe­cie mo­to, que no le em­pu­je a su ex­ter­mi­nio co­mo los mo­der­nos di­no­sau­rios del si­glo XXI, de­be ir ha­cia un es­cú­ter ur­bano có­mo­do pa­ra dos pla­zas, mo­derno, lim­pio, eléc­tri­co, si­len­cio­so, con es­pa­cio pa­ra guar­dar bol­sas, mo­chi­las o cas­cos, con ABS, pa­ra­bri­sas pa­ra el in­vierno y un pre­cio com­pe­ti­ti­vo a me­dio ca­mino de bi­ci­cle­tas y co­ches ur­ba­nos. Ese vehícu­lo po­dría ser el pro­ta­go­nis­ta de las ciu­da­des en el 2025, por­que ade­más de­be­ría ser ca­paz de in­ter­re­la­cio­nar­se con el co­che au­tó­no­mo pa­ra evi­tar los ac­ci­den­tes, con lo cual de­be­ría lle­var sis­te­mas que per­mi­tie­sen su fre­na­da au­tó­no­ma cuan­do de­tec­ta­se pe­li­gro de co­li­sión o ries­go de atro­pe­llo.

Me pa­ro a re­ca­pa­ci­tar so­bre es­te te­ma y no de­jo de pre­gun­tar­me dón­de que­da el apar­ta­do emo­cio­nal que has­ta ha­ce po­co era lo que ha­cía tan atrac­ti­va la mo­to pa­ra aque­llos que la apren­di­mos a amar en el si­glo XX, cuan­do se cir­cu­la­ba sin cas­co, in­clu­so. Pues le­ja­nas aque­llas de­por­ti­vas que sur­ca­ban las ca­rre­te­ras con ému­los de Án­gel Nie­to al ma­ni­llar, o las mí­ti­cas mo­tos de cam­po fir­ma­das por Bul­ta­co, Mon­te­sa u Os­sa, ten­dre­mos que em­pe­zar a sen­tir la emo­ción de cir­cu­lar en me­dio del si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.