DE CA­RRE­RAS EN CO­CHES ELÉC­TRI­COS

LA FE­DE­RA­CIÓN IN­TER­NA­CIO­NAL DE AUTOMOVILISMO YA LLE­VA TRES TEM­PO­RA­DAS OR­GA­NI­ZAN­DO LA FÓR­MU­LA E, UN CAM­PEO­NA­TO CREA­DO CO­MO LA­BO­RA­TO­RIO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN Y DE­SA­RRO­LLO DE TEC­NO­LO­GÍAS ELÉC­TRI­CAS, QUE PO­CO A PO­CO VAN LLE­GAN­DO A NUES­TROS CO­CHES. SU PRÓ­XI­MA CI­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - FÓRMULA E - Por Juan To­rrón

Los cir­cui­tos de la Fór­mu­la E se en­cuen­tran en pleno cen­tro de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del mun­do. La au­sen­cia de rui­do de los mo­no­pla­zas les per­mi­te co­rrer en pleno cen­tro de Pa­rís, Bue­nos Ai­res, Pe­kín o Nue­va York., un fin de se­ma­na cual­quie­ra.

De la mano de su di­rec­tor ge­ne­ral, Ale­jan­dro Agag, es­te Cam­peo­na­to ha lo­gra­do acer­car­se a un pú­bli­co to­tal­men­te dis­tin­to al de la Fór­mu­la Uno. Las ca­rre­ras se dispu­tan a lo lar­go de una so­la jor­na­da, los sá­ba­dos, tan­to en­tre­nos co­mo man­gas fi­na­les, y al ser en el cen­tro de ciu­da­des, co­mo por ejem­plo Pa­rís, los vian­dan­tes se en­cuen­tran con el cir­cui­to du­ran­te su pa­seo ma­ti­nal. Suben a las gra­das y pre­sen­cian co­mo pa­san mo­no­pla­zas sil­ban­do muy cer­ca de las va­llas pro­tec­to­ras.

El so­ni­do de los co­ches se de­ja no­tar, aun­que na­da que ver con los mo­no­pla­zas de la Fór­mu­la Uno, con los que se com­pa­ran so­lo en as­pec­to y di­se­ño. Sor­pren­de su sil­bi­do y, so­bre to­do, los rui­dos pro­vo­ca­dos en las fre­na­das por los neu­má­ti­cos y otras pie­zas co­mo la sus­pen­sión, que aho­ra no que­dan so­la­pa­dos por el rui­do de los es­ca­pes con­ven­cio­na­les.

CA­DA AÑO MÁS MAR­CAS

Ini­cial­men­te, la pri­me­ra tem­po­ra­da se co­rría so­lo con mo­to­res fa­ci­li­ta­dos por McLa­ren, pe­ro el se­gun­do año las mar­cas po­ten­tes em­pe­za­ron a in­ver­tir mu­chos mi­llo­nes en una tec­no­lo­gía que des­pués pue­den apli­car di­rec­ta­men­te a los co­ches de se­rie. Así des­ta­can equi­pos co­mo Re­nault, la otra mar­ca fran­ce­sa DS, Au­di, Mahin­dra y tam­bién Ja­guar, en­tre otros. To­dos son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la evo­lu­ción tan­to de mo­to­res co­mo de ba­te­rías, aun­que es­tas las apor­ta Wi­lliams. El hán­di­cap im­por­tan­te lo en­con­tra­mos en los neu­má­ti­cos, ya que des­de el equi­po hay po­co que ha­cer. Mi­che­lin es el neu­má­ti­co ofi­cial y to­dos lle­van el mis­mo, así co­mo el cha­sis, que lo su­mi­nis­tra Da­lla­ra.

En los al­re­de­do­res del cir­cui­to, la or­ga­ni­za­ción mon­ta el E-Vi­lla­ge, en don­de las mar­cas ex­po­nen to­dos sus mo­de­los de ca­lle elec­tri­fi­ca­dos y la gen­te pue­de acer­car­se ca­si a bo­xes pa­ra po­der es­tar con pi­lo­tos y me­cá­ni­cos, con más or­de­na­do­res que he­rra­mien­tas.

«

A mi­tad de ca­rre­ra los pi­lo­tos de­ben pa­rar pa­ra cam­biar de mo­no­pla­za

CA­SI 300 CA­BA­LLOS

Los cir­cui­tos sue­len te­ner de me­dia tres ki­ló­me­tros de lon­gi­tud y sor­pren­de la ace­le­ra­ción de los mo­no­pla­zas en la sa­li­da de las cur­vas. Con una po­ten­cia me­dia de 270 ca­ba­llos, el hán­di­cap se fi­ja en­ton­ces en el pe­so, ya que al­can­zan ca­si los 900 ki­lo­gra­mos con el pi­lo­to, y so­bre to­do por las ba­te­rías. Su ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h es de tan so­lo tres se­gun­dos, y su ve­lo­ci­dad má­xi­ma no su­pera los 225 ki­ló­me­tros por ho­ra, con­se­gui­dos con una ca­ja de cam­bios de 3 ve­lo­ci­da­des, ci­fra más que co­rrec­ta si te­ne­mos en cuen­ta que se es­tá co­rrien­do en pleno cen­tro de la ciu­dad.

EQUI­PO DS VIRGIN

En­tre los pi­lo­tos des­ta­can al­gu­nos que co­mo Nel­son Pi­quet JR. o Se­bas­tien Bue­mi, am­bos ga­na­do­res de los dos úl­ti­mos cam­peo­na­tos. Es­te año, la mar­ca fran­ce­sa DS, en co­la­bo­ra­ción con

Virgin, tam­bién cuen­ta con Sam Bird y el pi­lo­to del Mun­dial de Tu­ris­mos, Jo­sé Ma­ría Pe­chi­to Ló­pez, con quien tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ha­blar en el Grand Prix de Pa­rís: «Pa­ra mí ha si­do un cam­bio bru­tal el pa­so de los tu­ris­mos a la Fór­mu­la E. Es­toy muy con­ten­to den­tro del equi­po DS Virgin, pe­ro re­co­noz­co que pi­lo­tar un co­che co­mo es­te re­sul­ta muy di­fí­cil, es más, pa­ra mí es el más di­fí­cil que he te­ni­do. Y es que los neu­má­ti­cos te obli­gan a sa­car el má­xi­mo de tus ma­nos, mien­tras te acos­tum­bras a la au­sen­cia de rui­do y una ca­ja de cam­bios de tan so­lo 3 ve­lo­ci­da­des. Sin du­da, la es­tra­te­gia del equi­po du­ran­te la ca­rre­ra es muy im­por­tan­te. Aquí te pue­den ade­lan­tar en bo­xes, tú pien­sa que a los 45 ó 47 ki­ló­me­tros de ca­rre­ra de­be­mos cam­biar de co­che y, por su­pues­to, no­so­tros co­mo pi­lo­tos de­be­mos es­tar aten­tos a po­si­bles re­bu­fos». El pi­lo­to ar­gen­tino re­co­no­ce que hay que cam­biar el ti­po de con­duc­ción. «Aquí el chip hay que ajus­tar­lo a una com­bi­na­ción en­tre aho­rro y pres­ta­cio­nes, to­do ello con­ser­van­do unos neu­má­ti­cos que son igua­les pa­ra to­dos. La ver­dad es que co­rrer en pleno cen­tro de gran­des ciu­da­des re­sul­ta atrac­ti­vo».

EQUI­PO DS VIRGIN. Virgin ha bus­ca­do en la fir­ma de au­to­mó­vi­les de lu­jo fran­cés un co­la­bo­ra­dor téc­ni­co, ca­paz de apor­tar la más al­ta tec­no­lo­gía con un mo­tor de 200 ki­lo­va­tios y equi­pa­do con unos fre­nos de car­bono ca­paz de de­te­ner el co­che de 210 a 40 km/h en tan so­lo 100 me­tros. Sus ba­te­rías pe­san 190 ki­lo­gra­mos del to­tal de 880 que pe­sa to­do el mo­no­pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.