EL ELÉC­TRI­CO AL QUE SE LE NE­GÓ LA LUZ

ES­TE PE­QUE­ÑO VEHÍCU­LO A PI­LAS NA­CIÓ EN 1996 Y SE IBA A CON­VER­TIR EN EL ES­TAN­DAR­TE DE LA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN DE ELÉC­TRI­COS, PE­RO SEIS AÑOS MÁS TAR­DE SU PRO­PIA COM­PA­ÑÍA LOS EXTERMINÓ SIN UN MO­TI­VO CLA­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - HISTORIAS DE CHAPA - Por Óscar Ayerra

Ca­si las 1.117 uni­da­des fa­bri­ca­das de es­te pe­que­ño y fu­tu­ris­ta vehícu­lo eléc­tri­co fue­ron li­te­ral­men­te des­gua­za­das en 2004, con so­lo seis años de vi­da. Su pro­pio crea­dor, la Ge­ne­ral Mo­tors, re­ti­ró to­das las uni­da­des del mer­ca­do, sin dar ex­pli­ca­cio­nes. El ma­yor fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les de EE.UU. de­ci­dió dar car­pe­ta­zo al pro­gra­ma sur­gi­do en 1996 en el que in­tro­du­cía es­te vehícu­lo eléc­tri­co en la so­cie­dad de Ca­li­for­nia me­dian­te lea­sing o al­qui­ler in­de­fi­ni­do. Es­te vehícu­lo for­ma­ba par­te de un es­tu­dio de mer­ca­do so­bre el im­pac­to de es­ta nue­va tec­no­lo­gía en con­di­cio­nes de uso real.

NA­CI­DO DE UNA CA­RRE­RA

En los años 80 cre­cía la ne­ce­si­dad de bus­car nue­vas fór­mu­las al­ter­na­ti­vas de pro­pul­sión, de mi­ni­mi­zar los efec­tos ad­ver­sos que los es­tu­dios so­bre po­lu­ción em­pe­za­ban a des­ve­lar. Pri­me­ro las uni­ver­si­da­des y más tar­de los fa­bri­can­tes, in­no­va­ban con vehícu­los mo­vi­dos con nue­vas ener­gías co­mo la so­lar. En es­tos años exis­tía una ca­rre­ra a ni­vel mun­dial pa­ra pro­to­ti­pos de co­ches so­la­res en Aus­tra­lia. Ge­ne­ral Mo­tors no so­lo par­ti­ci­pó sino que la ga­nó en 1987 con su Sun­ray­cer, un pro­to­ti­po eléc­tri­co mo­vi­do por ener­gía so­lar. Fue la ba­se pa­ra crear, ya en se­cre­to, un vehícu­lo eléc­tri­co pa­ra uso real. Así na­cía el EV 1. Su pre­sen­ta­ción en 1996 en el sa­lón del au­to de Los Án­ge­les fue un bom­ba­zo.

Es­te bi­pla­za era rá­pi­do, si­len­cio­so, li­ge­ro y sor­pren­den­te­men­te avan­za­do, con­ta­ba con un di­se­ño fu­tu­ris­ta que en­can­di­ló al pú­bli­co. En­se­gui­da con­quis­tó los co­ra­zo­nes de quienes lo con­du­cían. La lis­ta de per­so­nas pa­ra al­qui­lar era ki­lo­mé­tri­ca. Mu­chos fa­mo­sos for­ma­ron par­te de es­ta tro­pa que vio en el élec­tri­co la al­ter­na­ri­va per­fec­ta pa­ra me­jo­rar el ai­re de la ciu­dad de Los Án­ge­les. In­clu­so Mel Gib­son fue uno de sus fe­li­ces pro­pie­ta­rios. Con una au­to­no­mía de 160 km, re­sul­ta­ba su­fi­cien­te pa­ra ir de ca­sa al tra­ba­jo. La re­car­ga se rea­li­za­ba con un en­chu­fe exac­ta­men­te igual que los eléc­tri­cos ac­tua­les. Ca­da usua­rio pa­ga­ba so­bre 300 dó­la­res al mes y lo po­dían ele­gir en tres co­lo­res ro­jo, ver­de os­cu­ro y azul cla­ro. Otros fa­bri­can­tes se apun­ta­ron a la fa­bri­ca­ción de co­ches con pi­la eléc­tri­ca pe­ro a di­fe­ren­cia del que cons­truía GM los de­más eran adap­ta­ción de mo­de­los de ga­so­li­na.

ELI­MI­NA­CIÓN

Sin em­bar­go es­te cre­ci­mien­to de la al­ter­na­ti­va al vehícu­lo de com­bus­tión no fue muy bien aco­gi­do por las gran­des pe­tro­le­ras, quienes vie­ron en es­te pe­que­lo EV1 (elec­tric vehi­cle) un cán­cer en sus pri­me­ros es­ta­dios. Ha­bía na­ci­do den­tro de la ma­triz pro­duc­to­ra de vehícu­los más im­por­tan­te de EE.UU y era ne­ce­sa­rio es­tir­par­la pa­ra evi­tar fu­tu­ros pro­ble­mas. Al­gu­nos fa­bri­can­tes, en­tre ellos GM y Chrys­ler, se unie­ron a es­ta que­ma de bru­jas cu­ya prin­ci­pal víc­ti­ma fue es­te pe­que­ño y dul­ce elec­tró­do­més­ti­co ca­se­ro, co­mo al­gu­nos lo lla­ma­ron.

En 2002, la com­pa­ñía GM sus­pen­de el pro­gra­ma y no­ti­fi­ca a to­dos los arren­da­ta­rios la no re­no­va­ción de su al­qui­ler y la fe­cha en la que te­nían que de­vol­ver su vehícu­lo o em­pren­de­rían ac­cio­nes ju­di­cia­les. To­dos fue­ron de­vuel­tos. La GM co­men­zó en­ton­ces a des­gua­zar uno a uno to­dos los EV1 fa­bri­ca­dos. Gran par­te de sus an­ti­guos due­ños, fans in­con­di­cio­na­les, em­pren­die­ron pro­tes­tas, ac­cio­nes le­ga­les y has­ta guar­dias día y no­che de­lan­te de la par­ce­la don­de guar­da­ban las úl­ti­mas 78 uni­da­des sin des­gua­zar. In­clu­so es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar 25.000 dó­la­res por ca­da uni­dad. To­do fue inú­til, el gi­gan­te ame­ri­cano no qui­so sa­ber na­da de co­che eléc­tri­co y se des­hi­zo de él.

Años más tar­de, al­gu­nos in­ge­nie­ros de GM co­men­ta­ron que la de­ci­sión de re­ti­rar el EV1 res­tra­só 10 años el de­sa­rro­llo y la co­mer­cia­li­za­ción del Che­vro­let Volt, el eléc­tri­co es­tre­lla de la mar­ca de la GM hoy en día

40 SU­PER­VI­VIEN­TES.

So­lo unos po­cos fue­ron do­na­dos a di­ver­sas uni­ver­si­da­des y mu­seos pe­ro to­das fue­ron des­ha­bi­li­ta­das pa­ra que no pu­die­sen fun­cio­nar. A ex­cep­ción de una uni­dad, la que se en­cuen­tra en el Smith­so­nian mu­seum (mu­seo na­cio­nal de his­to­ria ame­ri­ca­na) ya que no per­mi­te te­ner vehícu­los que no fun­cio­nen.

MO­RIR DE ÉXI­TO

El EV1 tuvo to­dos los ingredientes pa­ra el éxi­to, sin em­bar­go eso fue lo que le ma­tó. Fue eli­mi­na­do por su pro­pio crea­dor, la Ge­ne­ral Mo­tors, por re­pre­sen­tar una ame­na­za fren­te a los com­bus­ti­bles fó­si­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.