EL VESPINO CUM­PLE 50 AÑOS

CUAN­DO SE ACER­CAN LOS 50 AÑOS DEL CO­MIEN­ZO DE SU FA­BRI­CA­CIÓN, UNA EX­PO­SI­CIÓN RE­COR­DA­RÁ EN MA­DRID EL VEHÍCU­LO QUE PER­MI­TIÓ MOTORIZARSE A MI­LES DE ES­PA­ÑO­LES. FUE EL EQUI­VA­LEN­TE AL SEIS­CIEN­TOS, EN VER­SIÓN DE DOS RUE­DAS. DES­PUÉS DE TRES DÉ­CA­DAS SE DES­PI­DIÓ A

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Je­sús Flo­res

Una ex­po­si­ción re­pa­sa­rá la his­to­ria de es­te mí­ti­co ci­clo­mo­tor es­pa­ñol, que per­mi­tió mo­ver­se a va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

Trein­ta años dan pa­ra mu­cho: por ejem­plo, pa­ra crear y des­truir un mi­to. O tra­tar de ha­cer­lo. En ese tiem­po, el Vespino na­ció en una fá­bri­ca post-au­tár­qui­ca de Ma­drid, co­mo res­pues­ta a una pe­cu­liar le­gis­la­ción pa­tria que obli­ga­ba a las mo­tos de 49 c.c. a lle­var pe­da­les; se desa­rro­lló en pa­ra­le­lo a los mi­les de ado­les­cen­tes que lo dis­fru­ta­ron, en­tre otros, y aca­bó mu­rien­do de éxi­to: Piag­gio, ya sin las tra­bas aran­ce­la­rias pre­vias a la en­tra­da de Es­pa­ña en la UE, de­ci­dió tras­plan­tar las so­lu­cio­nes téc­ni­cas del mo­de­lo es­pa­ñol al Ciao y uni­fi­car to­da su ofer­ta ba­jo esa eti­que­ta. Mien­tras tan­to, los in­ver­so­res de Der­bi apos­ta­ban muy fuer­te por la Va­riant en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y es­te úl­ti­mo mo­de­lo se lle­vó el ga­to al agua. Has­ta que la fir­ma ca­ta­la­na aca­bó sien­do ab­sor­bi­da tam­bién por el gru­po Piag­gio. Co­sas del li­bre mer­ca­do.

Pe­ro el abue­lo de los ac­tua­les es­cú­te­res si­gue en el re­cuer­do de mu­chos —de he­cho en to­da Es­pa­ña hay gru­pos de afi­cio­na­dos que se de­di­can a res­tau­rar­los y a con­vo­car reunio­nes, co­mo su­ce­de con la Ves­pa— y la pró­xi­ma se­ma­na ce­le­bra­rá su cincuenta cum­plea­ños con una ex­po­si­ción. El ho­me­na­je, muy cer­ca de la fac­to­ría de San Blas don­de se fa­bri­có has­ta el 2000, se­rá los días 17 y 18 en un es­ce­na­rio muy ade­cua­do pa­ra la oca­sión: el cen­tro cul­tu­ral José Luis Ló­pez Váz­quez. Dos ico­nos del desa­rro­llis­mo se da­rán un gran abra­zo en una épo­ca en la que las mo­to­ri­za­cio­nes eléc­tri­cas es­tán in­va­dien­do el mer­ca­do de las mo­to­ci­cle­tas de me­nor po­ten­cia, don­de los cre­ci­mien­tos anua­les de ven­tas ron­dan ya el 70 %, y en la que los es­cú­te­res de 125, ca­ta­pul­ta­dos por la nor­ma­ti­va que per­mi­te con­du­cir­los con el car­né de co­che, son los re­yes de la ciu­dad.

SIN CAR­NÉ NI MA­TRÍ­CU­LA

Y fue­ron pre­ci­sa­men­te las le­yes las que im­pul­sa­ron el na­ci­mien­to del Vespino en 1968, ba­jo una pa­ten­te y desa­rro­llo to­tal­men­te es­pa­ño­las: la ca­sa ma­triz, Piag­gio, au­to­ri­zó a su fi­lial Mo­to Ves­pa a po­ner en mar­cha es­te mo­de­lo de 49 c.c. con cha­sis mo­no­cas­co y pe­da­les prac­ti­ca­bles que se ajus­ta­ban a la nor­ma­ti­va es­pa­ño­la pa­ra es­ta po­ten­cia de mo­tor. La de­man­da ex­tran­je­ra no tar­dó en lle­gar, aun­que Piag­gio siem­pre tra­tó de im­po­ner sus pro­pios mo­de­los. Los Vespino de los se­sen­ta, se­ten­ta y ochen­ta no ne­ce­si­ta­ban nin­gún ti­po de car­né pa­ra po­ner­se a sus man­dos, ni de ma­trí­cu­la, so­lo un eco­nó­mi­co se­gu­ro anual. Lue­go lle­ga­ron nue­vas exi­gen­cias le­ga­les, co­mo el au­men­to de la edad pa­ra con­du­cir­los, lo que tam­bién les res­tó com­pe­ti­ti­vi­dad. En el 2000 Mo­to Ves­pa to­da­vía aten­dió un úl­ti­mo gran pe­di­do de Te­le­piz­za, pa­ra sus re­par­ti­do­res. En años an­te­rio­res mi­les de mo­de­los ha­bían ido a pa­rar a los car­te­ros de Co­rreos y no mu­chos me­nos ha­bían lle­va­do a sus jó­ve­nes via­je­ros has­ta las puer­tas de las dis­co­te­cas. Hoy en día es­tas tam­bién han echa­do la ver­ja. So­lo que­da la nos­tal­gia.

UN ICONO DE LOS PIJOS OCHEN­TE­ROS So­bre es­tas lí­neas, San­tia­go Segura y Javier Gu­tié­rrez es una es­ce­na de «Po­cho­lo y Bor­ja­ma­ri». Aun­que tu­vo una clien­te­la va­rio­pin­ta, hu­bo una épo­ca en la que el Vespino fue un sím­bo­lo de «ni­ños bien».

EL PRI­ME­RO Y EL ÚL­TI­MO

A la de­re­cha, el pri­mer mo­de­lo de Vespino. La gran evo­lu­ción que su­frió en 30 años que­da pa­ten­te en la ima­gen su­pe­rior, que co­rres­pon­de al F-18.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.