EZ-UL­TI­MO, SIN CHÓ­FER

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - RENAULT - Por Re­dac­ción

EZ-UL­TI­MO ES EL TER­CER ES­LA­BÓN DE LOS CO­CHES ROBOTIZADOS, ELÉC­TRI­COS Y PA­RA COM­PAR­TIR QUE RE­NAULT ES­TÁ DI­SE­ÑAN­DO PA­RA LA MO­VI­LI­DAD DEL FU­TU­RO. ES UN CO­CHE «PRE­MIUM», LU­JO­SO Y ELE­GAN­TE, QUE NO NE­CE­SI­TA CON­DUC­TOR PUES ES AU­TÓ­NO­MO, Y NO CON­TA­MI­NA AL SER ELÉC­TRI­CO. PUE­DE COMPARTIRSE AL UTI­LI­ZAR­LO DU­RAN­TE UNA HO­RA, UN DÍA O LO QUE DESEE, PUES SE AC­CE­DE A ÉL POR ME­DIO DE «CARS­HA­RING» DES­DE UNA APLI­CA­CIÓN DE MÓ­VIL.

Re­nault EZ- UL­TI­MO es un vehícu­lo ro­bo­ti­za­do au­tó­no­mo, co­nec­ta­do y cien por cien eléc­tri­co. Pue­de ac­ce­der­se a él co­mo ser­vi­cio pa­ra un tra­yec­to es­pe­cí­fi­co, un cir­cui­to o una re­ser­va por días. Po­drá es­tar a dis­po­si­ción de hoteles de lu­jo o com­pa­ñías aé­reas pa­ra lle­var a sus clien­tes VIP, y tam­bién en em­pre­sas de mo­vi­li­dad VTC, don­de se pue­de al­qui­lar pa­ra cual­quier des­pla­za­mien­to. Es un vehícu­lo ro­bo­ti­za­do, por tan­to sin pues­to de con­duc­ción, ca­paz de ges­tio­nar la dis­tan­cia con res­pec­to al vehícu­lo que tie­ne de­lan­te, de per­ma­ne­cer en su ca­rril, de cam­biar el mis­mo pa­ra ade­lan­tar, por ejem­plo, y de gi­rar en una in­ter­sec­ción. Tam­bién es ca­paz de po­ner­se a res­guar­do en un lu­gar se­gu­ro en ca­so de ocu­rrir un in­ci­den­te ex­cep­cio­nal en su en­torno, ya sea por sí mis­mo o bien gra­cias a la co­nec­ti­vi­dad con un cen­tro de su­per­vi­sión.

Gra­cias a su tec­no­lo­gía au­tó­no­ma de ni­vel 4, EZ-UL­TI­MO es ca­paz de cir­cu­lar tan­to en ciu­dad co­mo en un en­torno ex­tra­ur­bano, ha­cia un ae­ro­puer­to o des­de un ho­tel ha­cia un pun­to de in­te­rés tu­rís­ti­co, por ejem­plo.

Con sus 5,80 me­tros de lar­go, es vi­sual­men­te im­pre­sio­nan­te, a la vez que dis­cre­to gra­cias a su mo­to­ri­za­ción eléc­tri­ca.

Es­tá cons­trui­do so­bre una pla­ta­for­ma eléc­tri­ca, si­mi­lar a las de EZ-GO y EZ-PRO. El mo­tor mue­ve las rue­das de­lan­te­ras y las ba­te­rías es­tán alo­ja­das ba­jo el pi­so, y dis­po­ne de un sis­te­ma de re­car­ga de ba­te­ría por in­duc­ción a fin de lo­grar una co­ne­xión au­to­má­ti­ca, sin in­ter­ven­ción hu­ma­na, En pa­ra­do mues­tra una si­lue­ta muy ba­ja. Las sus­pen­sio­nes ac­ti­vas per­mi­ten ele­var la ca­rro­ce­ría del vehícu­lo va­rios cen­tí­me­tros cuan­do es­te cir­cu­la, lo que fa­ci­li­ta, por ejem­plo, su pa­so por los badenes.

Pa­ra ac­ce­der a él, la ma­jes­tuo­sa puer­ta la­te­ral se abre au­to­má­ti­ca­men­te mien­tras que la par­te al­ta acris­ta­la­da se des­plie­ga co­mo un ala de ma­ri­po­sa.

EN­VOL­TO­RIO LU­JO­SO Es­te vehícu­lo se pre­sen­ta co­mo un jo­ye­ro que ofre­ce a los pa­sa­je­ros, has­ta tres per­so­nas, una nue­va ex­pe­rien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.